TRANSPORTE SELECTIVO

Taxistas contra Uber: Ana Carolina Guerra Saavedra

El mal servicio de transporte es uno de los problemas constantes en nuestro país, y sin solución desde los últimos 10 años. Es un obstáculo tan evidente que ni siquiera nos tenemos que subir a un taxi o a un autobús para darnos cuenta de la mediocridad del sistema. Solo queda imaginar lo que experimentan quienes viven esa experiencia cotidianamente. Todo lo referente al sistema vial, tanto para los autos como para los transeúntes, tiene un pero, desde la ineficiencia del transporte público hasta el no poder movilizarnos en bicicleta porque no tenemos ciclovías permanentes ni aceras.

En los últimos años hemos visto parte de un cambio que todavía no sabemos si funciona o no. Se cambiaron los “diablos rojos” por los metro buses; se construyó la línea uno del Metro y se unificó el color de los taxis. Sin embargo, esto no fue suficiente. Ahora, en vez de tenerle miedo a los “diablos rojos”, debemos temerle a los metros buses.

Sigue siendo un problema el tema de los “no voy” de los taxistas. Los “palancas” solo están por cumplir la cuenta del día y sacar el máximo provecho de las carreras, por eso siempre están apurados. Los taxis continúan involucrados en robos y actividades ilícitas, entre esas secuestros y extorsión.

Entonces, ¿cuál fue el cambio que tuvimos?

Debido a estas y muchas otras razones se han creado empresas como Uber, dedicadas al transporte privado de personas por medio de aplicaciones en los teléfonos inteligentes o smartphones. Uber se promueve por medio de un marketing muy interesante: “no bebas mientras manejas”, “ llega seguro a tu destino” y otros, que nos hacen dar cuenta de que, realmente, cumple con muchas de las necesidades que requerimos para trasladarnos. Pero, ¿ese sistema cumple con todos los requisitos de la ley?

El tema de la legalidad de Uber es complicado. Según la Autoridad de Tránsito y Transporte Terrestre (ATTT), Uber no cumple con los requisitos de las leyes panameñas y no encaja en el esquema legal de transporte en Panamá, estipulado en el Reglamento de Tránsito Vehicular. Este define a los taxis como: “Vehículo destinado al transporte selectivo de pasajeros con carácter comercial”.

Según el artículo 112 de este reglamento, los taxis requieren una licencia de transporte selectivo.

Los detractores de Uber apuntan a que ese sistema tiene la intención de promocionarse bajo una plataforma electrónica en la que se pretende el no pago de impuestos o evadir el pago de salarios a los conductores. Lo que ha hecho Uber ha sido revolucionar la forma en la que el transporte selectivo se maneja en el país, dejando atrás las malas prácticas de los taxistas, para convertirse en una innovación del transporte.

Por otra parte, los usuarios de Uber no son los mismos que utilizan el transporte público.

Desde que Uber empezó a trabajar en Panamá, no hemos visto menos filas en las paradas de buses, ni menos taxis diciendo “no voy”. Es decir, Uber no afecta directamente a los taxistas, tampoco es una competencia desleal, debido al segmento del mercado al que este tipo de servicios se dirige.

El debate entre Uber y los taxis es complicado porque ambas partes tienen argumentos comprensivos. Si bien es cierto que el transporte público en Panamá no es bueno, tampoco deberíamos fiarnos 100% de Uber que –según la ATTT y otros– va contra las leyes de transporte. Uber argumenta que sí cumple con todos los requisitos que la ley exige, y que no es una empresa de transporte, sino una plataforma que permite conectar a los conductores con pasajeros, zafándose así de muchos requisitos que la ley exige.

No solo en Panamá Uber tiene esta complicación. Países y ciudades como Costa Rica y Nueva York se unen a este problema. En Costa Rica, la Dirección Jurídica del Consejo de Transporte Público mencionó que la modalidad de Uber infringe la Ley 8955, que dictamina dos tipos de transporte público, y Uber no encaja en ninguno. Los taxistas ticos protestan en las calles porque sus ingresos han disminuido desde que Uber llegó a Costa Rica, en este 2015.

En cuanto a Nueva York, una ciudad constantemente congestionada en tráfico, Uber está más cotizado que los taxis, porque según CNN, los vehículos afiliados al servicio Uber superan el números de taxis en esa ciudad. Esto preocupa en Nueva York, porque ha generado una crisis financiera para los taxistas. Otros países, como Colombia, en donde Uber opera desde 2013, también enfrentan el problema de la ilegalidad de esa nueva tecnología.

Tenemos derecho a elegir nuestros servicios y estos no deben ser limitados. A pesar de que Uber debe aclarar ciertos aspectos legales en todos los países en que funciona, creo en aplicaciones como Uber, Lyft y demás, que me permitan transportarme a mí, a mi familia y a mis amigos de manera eficiente. Apoyo a Uber, porque he utilizado el servicio, tanto en Panamá como en otros países, y su calidad siempre es la misma. Espero que sirva como un llamado de atención para que todos los taxistas mejoren la calidad del servicio que prestan.

Recordemos que la competencia es el elemento que busca la excelencia. Sin embargo, me parece irónico que protesten y pidan que la ley se cumpla, pues muchos de ellos son los primeros que la infringen a diario.

Si el transporte público no mejora, ¿qué nos queda? Si el Gobierno no encuentra alternativas, la empresa privada lo hará.

Comentarios

Los comentarios son responsabilidad de cada autor que expresa libremente su opinión y no de Editorial por la Democracia, S.A.

Por si te lo perdiste

en presunto asalto Asesinan a directivo de cadena mexicana Televisa

Antes de incorporarse a Televisa en 2013, Lagos Espinosa se desempeñó como directivo en varios bancos.
Tomada de internet

Última hora

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Directorio de Comercios

Loteria nacional

19 Nov 2017

Primer premio

8 0 5 6

CCAA

Serie: 13 Folio: 12

2o premio

9078

3er premio

3785

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Caricaturas

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código