RECUENTO

Testamento del año 2012: Magela Cabrera Arias

Queridos todos, soy el viejo 2012; hoy –a modo de catarsis– escuchen mi testamento. Así, después de haber expulsado lo malo, con el corazón limpio y la mente presta, den la bienvenida a mi hermano, el año 2013.

A mis hijos, los responsables del manejo fiscal, les regalo la inflación y un enorme saco lleno de sabiduría y prudencia para que, con un abracadra, logren que Panamá preserve la sanidad fiscal. A mi cuñada Lucy le dejo una margarita para que mientras la deshoja decida, al fin, si se va o no, y en el tiempo que le queda repiense la aplicación de la reforma educativa. A mis compadres, los diputados, les regalo mis tablets para que mitiguen las penas del desamor del pueblo –jugando Angry Birds– y así, entretenidos, dejen de aprobar leyes que no han leído.

A mis nietos, los organizadores del tráfico, les dejo un tranque monumental y para evitarles el estrés, varios audio-libros con propuestas de movilidad integral; así chicos y grandes podrán caminar, manejar y bicicletear sin la vida dejar. Me llevo las pistolas eléctricas de mi hijito Julio; a cambio le regalo un manual para aplicar “la trasformación cultural institucional” y los programas “Policía Amigo y Policía Comunitario”; así la Human Rights Everywhere le premiará con un abrazo al ritmo de 100 mil aplausos panameños.

A mis primos, los jueces de la Sala Tercera, les obsequio una gran inundación, como premio, por la suspensión de las resoluciones de áreas protegidas en Bahía de Panamá y Donoso.

A mi cuñada Alma le regalo un programa para aprender inglés “much hot”, y a ella y a su prima Giselle les dejo limas de uñas y un “Primer Empleo con salario mínimo”, así entenderán el significado de la desigualdad en la distribución de la riqueza.

A mi vecino Enrique le entrego otros mil 800 tanques de basura nuevecitos para reemplazar los que olvidó a la intemperie; y en penitencia le dejo dos semanas sin recolección de basura en su calle, pidiéndole que sea “aseado y responsable”.

A mi sobrino Luis Eduardo y sus gladiadores les quito las televisiones en la que aprenden la violencia, a cambio les dejo unos libros: Ser o tener, de Eric Fromm, Los bienes terrenales del hombre, de Leo Huberman, y Política para Amador y Ética como amor propio, de Fernando Savater.

A mi hijo José Domingo le dejo mi guía de Ordenamiento Territorial, un puñado de justicia y una casita con salvavidas incluido; así lucirá garboso, navegando entre las barriadas inundadas de Arraiján y La Chorrera y decidirá a quién sancionar por ocupar terrenos inadecuados y construir con malas mañas. Rellenos, puentes marinos, cintas costeras y túneles. Todos hablan con arrebato: funcionarios, arquitectos, vecinos pero nadie entiende la valía de la declaratoria de patrimonio mundial. Para el entuerto arreglar, a todos ellos y a mis nietos Carlos y Maruja les quito las tentaciones y los contratos y un doble regalo les dejo: un libro de historia y un código de ética.

Se trata de un chisme triste. Nadie sabe en qué consiste la repartición de tierras baldías, zonas costeras e insulares. A mi primo Franklin le heredo sabiduría y precaución, recordándole que las tierras son del pueblo y por ellas se han iniciado guerras largas y complejas.

A mi nieto Chello le dejo un “nuevo estilo” y le recomiendo que corra a la fiscalía a entregar un jamón enorme, envuelto en calcomanías que digan “Panamá primero, no a la reelección de Chello”.

Hasta Colón le envío mi herencia a mi hijo Leopoldo: un volquete lleno con transparencia y solidaridad, salpicado con terrones de la Zona Libre, para anular así la indolencia, la avaricia y la irresponsabilidad.

A mi nuera Patria le dejo mi ejemplar de la Declaración de los Derechos Humanos para que deje atrás los lamentos y alce la voz, con furor, cuando vea sufrir a colonenses, indígenas o bocatoreños; y para que exija, con dignidad, las libertades económicas, culturales y sociales de todos los panameños.

Me llevo los tanques, pistolas y radares de mi yerno José Raúl y a cambio le dejo un programa de seguridad ciudadana con instrucciones detalladas para construir parques-bibliotecas, escuelas gratuitas con última tecnología y empleos e incentivos para los más humildes.

A mis sobrinos Roxana, Balbina, Ana, José, Roberto, Enrique y José Luis los protejo de la fiebre causada por la ansiedad de poder y les dejo un manual para construir una ciudad ordenada, justa y solidaria, en la que primero estén los ciudadanos y después los intereses inmobiliarios; primero la gente y después los carros; primero las áreas públicas y verdes y después los estacionamientos. Como Demetrio está muy lejos, a mis nietos los Juan Carlos, Alberto, Giselle y Guillermito les dejo un asesor de lujo con técnicas de moda que aseguren su victoria: transparencia, honestidad y programas de gobierno que se afinquen en la realidad. A mis vecinos Maruja y Ricardo les regalo una ley de cultura que además de rescatar a la juventud de la violencia y la delincuencia, ofrece dignidad a los artistas, riqueza y trabajo a muchos y calidad de vida y felicidad a todos los ciudadanos.

Termino mi testamento y muero dignamente. La vida es un encanto cuando se vive en hermandad, buscando la felicidad en el trabajo honrado, la tolerancia y la paz basada en la justicia. Antes de dar mi último suspiro a Juan Pueblo le regalo: un conjuro contra la corrupción; dignidad y sensatez para que nadie los compre; un letrero que reza: “Panamá no se vende”; y sabiduría y fortaleza para exigir una Asamblea Constituyente Originaria.

Comentarios

Cerrar

La función de comentar está disponible solo para usuarios suscriptores. Lo invitamos a suscribirse y obtener todos los beneficios del Club La Prensa o, si ya es suscriptor, a ingresar.

Suscríbase gratis por 30 días Prueba
Adquiera un plan de suscripción Suscríbase
Cerrar

Por favor introduzca el apodo o nickname que desea que aparezca en sus comentarios:

Comentar 0 comentarios

Los comentarios son responsabilidad de cada autor que expresa libremente su opinión y no de Editorial por la Democracia S.A.

Por si te lo perdiste

Última hora

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Loteria nacional

18 Jul 2018

Primer premio

5 9 6 0

CABC

Serie: 19 Folio: 9

2o premio

3358

3er premio

4744

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Caricaturas

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código