COMPORTAMIENTO HUMANO

Trascendencia o engaño: Azucena Fillo Haro

Hoy escribiré sobre la trascendencia de un sentimiento que sigue siendo universal y subjetivo, porque es el sujeto quien lo siente y lo vive desde esta experiencia humana.

El amor, mal entendido por muchos, se confunde con la atracción física, que no es igual a la que se experimenta en aquel sentimiento capaz de ir más allá del objeto deseado y trascender al propio ser, renunciando a toda esperanza, comparable con el amor de los místicos en el desprendimiento de nuestra actitud atávica de posesión del objeto deseado.

Es a través de este sentimiento profundo, angustioso y doloroso a la vez que empezamos a entender el universo de misterios que rodea al ser humano.

¿Es acaso esta experiencia el producto de una reacción química del cerebro descrita por los científicos o de algo que trasciende el ser? Es decir, que va más allá de nuestra experiencia sensible develando la magnitud del gran misterio que es la vida misma.

Poetas, escritores y filósofos han escrito al respecto cada uno expresando ese sentir desde su óptica. Sin embargo, considero que cuanto más leo sobre este tema, menos conozco al ser humano, porque si ese sentimiento es capaz de producir tal desprendimiento generoso, ¿por qué somos cada vez peores, creando armas más sofisticadas y mortíferas para la destrucción de la vida en el planeta?

Si amar representa lo mejor de nosotros, ¿quién nos puede explicar la perversión y crueldad que anida en el ser humano, por ejemplo, en el caso de un padre que hace días fue condenado a 40 años de prisión por asesinar a sus hijos y luego incinerarlos?

¿Por qué somos tan crueles con nuestra propia especie? ¿Por qué permitimos el hambre que destruye las vidas inocentes de los niños que vienen a este mundo a sufrir?

Todo esto es la gran paradoja de nuestra existencia que expresa lo bueno que podemos ser, pero también lo malo que hay en el ser humano. ¿Es acaso parte integral la dolorosa aceptación de esta condición defectuosa que permite al mal convivir con el bien? Quizás esa sería una explicación razonable para entender y explicar el porqué los dictadores genocidas han tenido cabida en este mundo.

El hombre sigue siendo un enigma, por más que tratemos de comprender el fenómeno del mal y del bien. Y aunque se predica desde los púlpitos de todas las iglesias la búsqueda del bien, la humanidad sigue cayendo en el mismo error, una y otra vez. Ejemplo de esto son las guerras, cada vez más crueles; las armas de destrucción masiva capaces de aniquilar a la humanidad y dejar edificios intactos, mientras muchos seres permanecen sumidos en la desesperanza y en la incertidumbre de un mundo contradictorio.

El avance de la tecnología logra bienestar pero, a la vez, la promoción exacerbada de armas sofisticadas, creadas en ese mundo científico desprovisto de sentimientos, de una humanidad desfigurada por la ambición y el lastre que representan ese ángel caído tentado por el mal, que no es otra cosa que nuestro propio rostro desfigurado por los vicios y la codicia desmedida.

Si el hombre fuera capaz de amar, realmente, ¿qué mundo podríamos soñar?

Si la ciencia estuviera acompañada del humanismo, como hermana que guiara la conciencia ética de la sociedad, seríamos capaces de transformar el estado de injusticia por uno en el que la justicia fuera reverenciada.

Si el hambre dejara de existir, ¿qué mundo podríamos crear? Ciertamente, uno en el que la paz, la hermandad y la cooperación rendirían frutos porque el alma de todo ser buscaría hacer el bien. No nacemos malos, pero la sociedad tuerce el alma de muchos con sus graves injusticias. ¿Podremos crear ese mundo de esperanza?

Creo que sí, pero hace falta la cooperación de toda la sociedad mundial para transformar el mal que aún anida en nuestro propio ser cuando el egoísmo y la codicia nos hacen seres minúsculos, sin que podamos ver que nuestra propia vida es efímera y que hacer el bien por el bien mismo es la mejor recompensa.

Comentarios

Los comentarios son responsabilidad de cada autor que expresa libremente su opinión y no de Editorial por la Democracia, S.A.

Por si te lo perdiste

Consumo de producción agrícola ¿Qué provincia es el reino del aguacate?

En Panamá, 92 productores cultivan 363 hectáreas de aguacate de las variedades ‘simmonds’, choquete, ‘booth’ y criollo.
Archivo

Última hora

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Directorio de Comercios

Loteria nacional

15 Nov 2017

Primer premio

4 7 2 9

BABB

Serie: 20 Folio: 11

2o premio

5026

3er premio

9314

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Caricaturas

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código