GESTIÓN DE GOBIERNO

¿Tumba o pedestal?: Jorge Gamboa Arosemena

El resultado de la elección abre una esperanza para que no se siga degradando la política, esa que debe ser la búsqueda del bien común, característica que cada gobierno, desde la década de 1990 hasta ahora, ha ido desvirtuando.

Juan Carlos Varela y el Partido Panameñista se enfrentan a una encrucijada, pues sus actuaciones pueden ser una tumba o un pedestal. Sería tumba, si mantienen las mismas prácticas politiqueras que ponen al clientelismo como forma de ganar adeptos, y al leseferismo, al tolerar la corrupción, mirando para otro lado y justificándola.

Para que esta oportunidad sea pedestal, se requiere un cambio radical en la manera de hacer gobierno. Refiere el Presidente electo que aspira a que cuando envíe a la Asamblea un proyecto de ley de beneficio para el pueblo, todos los diputados bienintencionados lo debatan, mejoren y aprueben. Pero ya hay precedentes escandalosos, como el caso Cemis, que permitió “coimear” a los diputados, algo reconocido por incriminación propia de Carlos Afú, cuando era miembro del PRD.

La conformación de las directivas de la Asamblea y sus comisiones permanentes, así como la ratificación de funcionarios que deben pasar este requisito, pondrán una dura prueba al inicio del nuevo gobierno. Si hace alianza, mediante la concesión de prebendas, cavará su tumba. Pero si concilia un acuerdo patriótico de transición, empezará a edificar su pedestal.

Construir un pedestal, para el Presidente electo y el panameñismo, sería no asignar bajo ningún subterfugio las ilegales y mal llamadas partidas circuitales. Los diputados no están facultados, por ninguna ley, para hacer ni manejar obra alguna en sus circuitos. Esto es vil clientelismo y hay que acabarlo. De seguir entregándolas, el Presidente electo cava su tumba y la del panameñismo.

Construiría pedestal si no usa la planilla del Estado como botín político, ni para el partido gobernante ni para que ningún otro entre a la alianza a fin de propiciar la gobernabilidad. Esto es fácil, si existe una voluntad honesta, pues cada jefatura o cargo a nombrar puede pasar por un concurso de méritos. Es hora de que los inscritos en los partidos de la alianza gobernante entiendan que la planilla no es botín. Si Varela implanta esto tendrá pedestal, si no cavará su tumba y la del panameñismo.

Similar criterio debe operar para nombrar a los funcionarios del servicio exterior, sobre todo en los consulados, que no deben ser vistos como el botín de los allegados al Presidente. Eso es una inmoralidad y fuente de corrupción. Tampoco se puede seguir permitiendo que esos puestos sean una oportunidad para hacerse millonario.

El servicio público es eso, servicio, no negocio. Aquí cabe el planteamiento cierto de Varela cuando dijo que la política no es negocio sino servicio. Será una tumba, si nombra a sus allegados. Será pedestal si busca (vía concurso) a los mejores y los pone bajo salarios, y que el Estado les pague sus gastos de alojamiento en la ciudad en que ejerzan el cargo. Es inmoral que un cónsul, por servirle al Estado, termine millonario. El papa Francisco acaba de solicitar a los gobernantes que repartan las riqueza.

Ahora que el presidente, Ricardo Martinelli, dice que se sumará a una constituyente, hasta originaria, le toca a Varela construir pedestal, con todos los panameños, y convocar al poder constituyente para fundar una nueva República en la que exista la real separación de poderes, de forma que el Órgano Judicial pueda realmente impartir justicia y acabe con la impunidad; pero será una tumba si hace un zafarrancho de proceso constituyente, porque los del poder constituido manipulan el ejercicio.

Si se comete la insensatez de convocar a una constituyente geométrica, tendríamos que soportar a los cinco magistrados (que son fichas del citado al tribunal de Nápoles), cuyos nombramientos son espurios porque ninguno calificaba para ese cargo. Y soportar a los 30 y más diputados fraudulentos, producto del ejercicio estilo El Bebedero, que replicaron en todo el país.

Para colmo, el hoy converso magistrado Erasmo Pinilla, con atinado discurso pero impropio por su investidura, será recusado por los defensores de los impugnados diputados del Cambio Democrático, para enredar más las cosas.

Si no se denuncia a los corruptos que han lucrado del Estado con sobrecostos o coimeando, el ejercicio será tumba. Sería pedestal si la justicia redimida, con fiscalías especiales y jueces verticales, alcanzan a los nuevos ricos y mega ricos que lograron esa bonanza a costilla de negociados con el Estado o traficando influencias.

La suerte está echada, un pueblo sometido al vasallaje intentó zafarse del colapso del Estado, eligiendo a Juan Carlos Varela, el abanderado del panameñismo y populares. Hay esperanza, esta depende de si el ejercicio es tumba o pedestal. Por el bienestar del pueblo panameño, esperamos sea pedestal...

Comentarios

Los comentarios son responsabilidad de cada autor que expresa libremente su opinión y no de Editorial por la Democracia, S.A.

Por si te lo perdiste

Última hora

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Directorio de Comercios

Loteria nacional

19 Nov 2017

Primer premio

8 0 5 6

CCAA

Serie: 13 Folio: 12

2o premio

9078

3er premio

3785

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Caricaturas

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código