SERVICIO DE TRANSPORTE

Lo que Uber enseña sobre innovación y sociedad: Allan Holder

Lo que Uber enseña sobre innovación y sociedad: Allan Holder Lo que Uber enseña sobre innovación y sociedad: Allan Holder
Lo que Uber enseña sobre innovación y sociedad: Allan Holder

La tecnología tiene el potencial de mejorar la calidad de vida de cada ser humano y su avance debe ser promovido, desafortunadamente la forma en que opera la industria tecnológica es incompatible con los esquemas legales del presente. En este mundo globalizado, es de esperar que las innovaciones tecnológicas nacidas en otras latitudes sigan popularizándose en Panamá. Nuestro país corteja la inversión externa que trae retos y obstáculos nunca vistos y amenaza con desestabilizar a las instituciones y el funcionamiento saludable de la sociedad.

Un ejemplo de este fenómeno es la reciente polémica con respecto al servicio de Uber. Siento orgullo al ver cómo las innovaciones tecnológicas llegan con celeridad a nuestros lares y lo rápido que son acogidas. Al mismo tiempo, me preocupa considerar la posibilidad de que el Estado y la sociedad carezcan de las herramientas para responder a estas oportunidades de forma constructiva y saludable para el bienestar de todos.

Aquí la polémica de Uber es la misma que se ha desatado en otros países, y se puede solucionar. Es posible promulgar una ley que corrija las rendijas legales de las que se aprovecha Uber, y establezca que cualquier compañía que coordine servicios de transporte selectivo y se lucre con ellos, verifique a sus conductores, cotice la seguridad social y le ofrezca a cada uno los beneficios de un empleado.

También exigiría a estas compañías contar con una póliza que cubra todos los vehículos que operan en su nombre. Se podría requerir que este tipo de empresas entregue al país cierto porcentaje de los ingresos que obtiene operando en nuestros límites, tal como se negoció con Uber en México, D.F.

Alternativas como esas para lidiar con empresas como Uber hay miles. Lo que tienen en común todas y lo que las haría efectivas es que requieren de pensamiento ingenioso, un análisis crítico y comprensivo de la situación y, sobre todo, rapidez.

Uber llegó al mercado panameño y en menos de un año consiguió no solo establecerse como una solución sólida para el problema del transporte selectivo, sino también generar un club de fans que ahora protesta contra su propio Estado –el encargado, por definición, de defender y proteger el bienestar del público– en contra de la regulación del servicio.

Lo que hace atractivas a tecnologías como Uber es que solucionan los problemas de sus usuarios con facilidad, agilidad, y eficacia, principios básicos de la filosofía de negocios de las compañías de la nueva economía del internet. Muchas veces, el ethos de Silicon Valley, de “moverse rápido y romper cosas”, toma a gobiernos y sociedades desprevenidos y ocasiona reacciones impulsivas de rechazo.

Pero, en lugar de promover acciones que sofoquen el avance tecnológico y solucionen problemas a corto plazo, en esta nueva frontera se requiere un liderazgo proactivo por parte del Estado.

Es de suma importancia no tratar de subsumir estas innovaciones exigiendo que se limiten estrictamente a leyes, esquemas regulatorios y procesos lentos e ineficientes establecidos en el siglo pasado sin este tipo de productos y servicios tecnológicos en mente.

El Estado debe agilizarse y adoptar reformas que aborden las implicaciones sociales más amplias de estas tecnologías, para que el país conserve la ventaja competitiva que le ha permitido traer inversiones en los últimos 15 años. Además, para que el Estado no pierda legitimidad, al ser visto por el panameño como un obstaculizador del progreso. Por último, para que los derechos de los usuarios de estos servicios –a su seguridad física, legal y económica– no sean irrespetados por las prioridades de lucro de estas multinacionales tecnológicas.

Mi llamado es para que las autoridades hagan un análisis crítico de los retos que presentan y las vulnerabilidades que develan estas tecnologías en nuestras instituciones estatales para fortalecer las leyes y regulaciones del país. De esa forma, se mantiene a Panamá como un destino atractivo para la inversión y los negocios, pero al mismo tiempo se protege la integridad estructural de las instituciones y, por encima de todo, los derechos civiles del ciudadano.

En su discurso ante la Sociedad Escocesa para las Computadoras y la Ley, el profesor Eben Moglen, experto en leyes y tecnología de Columbia University, reconoce que, como sociedades, debemos cuidarnos del “daño sistémico que resulta de nuestra inhabilidad de comprender la naturaleza tecnológica de la transformación de nuestra sociedad, de forma lo suficientemente rápida y perspicaz para prevenir serios daños humanos”. Uber es la primera puesta a prueba de la fuerza, adaptabilidad y astucia de nuestro Estado y sociedad. Por el bien de nuestro futuro, trabajemos para pasarla.

Comentarios

Los comentarios son responsabilidad de cada autor que expresa libremente su opinión y no de Editorial por la Democracia, S.A.

Conquista

La Prensa en alianza con el Pulitzer Center invita a sus lectores a una experiencia inédita de periodismo transmedia. Una historia sobre la costa Atlántica que pone en cuestionamiento qué tipo de desarrollo queremos para nuestro país. Haga clic en la foto.

Por si te lo perdiste

periplos alrededor del mundo Corte Suprema, una agencia de viajes

Última hora

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Directorio de Comercios

Loteria nacional

13 Dic 2017

Primer premio

0 4 5 4

DAAD

Serie: 7 Folio: 1

2o premio

1238

3er premio

1041

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Caricaturas

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código