REFLEXIÓN

Vida y muerte: Gil Moreno

“Ven muerte adorable y balsámica, ondula alrededor del mundo, acércate, muéstrame tu serena frente. Yo canto a los muertos que me traes, canto al océano de amor que llevas en tus ondas”. Así se expresaba Walt Whitman, el poeta de la democracia, quien en las postrimerías de su vida veía venir la muerte como una bendición. No todos la perciben como una madre amorosa, al contrario, el común de los mortales la ve como una entidad implacable y aterradora que va segando vidas sin compasión. En cambio, para otros, es solo un paso del alma hacia el más allá.

“Como se pasa la vida, como se viene la muerte, tan callando”, afirmaba el poeta Jorge Manrique... y decía más adelante: “Nuestras vidas son los ríos que van a dar en el mar, que es el morir”; “allí van los señoríos, derechos a se acabar e consumir”. Es por esto, como decía el célebre Calderón de la Barca, que toda la dicha humana pasa como un sueño, que todo es vana ilusión. Porque de la muerte nada, nadie se escapa: muere el pobre, muere el rico, muere el árbol, muere el pájaro, muere la flor.

Vida y muerte se complementan, flujo y reflujo, dos fases de un mismo proceso. El tallo muere y en su lugar brota el retoño, que a su vez crece y muere, y así sucesivamente. Esta cadena, incesante y eterna, nunca termina porque todo es vida a nuestro alrededor, la muerte es solo una breve transición, después de la oscuridad viene la luz.

La religión cristiana, que es la mía, honrará en este día a los que se fueron de este mundo, porque reconoce que vivos y muertos somos todos un minúsculo pero significativo trozo de eternidad. Que yo sepa, casi todas las religiones conocidas tienden hacia la vida eterna y ven en la muerte un tránsito hacia el más allá, un mundo diferente, o un estado de bienaventuranza. Los cristianos, por ejemplo, afirman que quien observe sus preceptos, alcanzará la salvación.

Para algunas religiones la existencia humana no es más que una cadena incesante de reencarnaciones, en las que el ser se va purificando. Para los islamitas, los fieles irán al paraíso y los infieles sufrirán tormentos en el infierno. En cambio, los ateos y los materialistas consideran a la muerte como un vacío, la nada, la caída del ser a un pozo sin fondo, del que no hay retorno.

De acuerdo con los últimos adelantos de la ciencia, la materia es una ilusión, hay un mundo más allá que nuestros pobres sentidos no pueden percibir. El apóstol Pablo, al referirse al mundo espiritual, sostiene: “Porque nuestra lucha no es contra sangre y carne, sino contra principados, contra potestades, contra los gobernadores de las tinieblas de este siglo, contra huestes espirituales de maldad en las regiones celestes”. (Efesios 6-12).

Comentarios

Los comentarios son responsabilidad de cada autor que expresa libremente su opinión y no de Editorial por la Democracia, S.A.

Por si te lo perdiste

La procuradora general de la Nación de Panamá, Kenia Porcell, viajó a España, donde sostuvo reuniones de alto nivel en la sede de la Fiscalía General de ese país.
Cortesía/Gabinete de comunicación de la Fiscalía General de España

CASO ODEBRECHT Porcell se reúne con fiscal que coordina rogatorias en España

AEROPUERTO Despega operación de Taeca

Se trata del primer vuelo comercial  e internacional que se realiza desde la terminal aérea colonense.
LA PRENSA/Roberto Cisneros

Última hora

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Directorio de Comercios

Loteria nacional

22 Nov 2017

Primer premio

3 5 1 5

BBAC

Serie: 13 Folio: 15

2o premio

4722

3er premio

5119

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Caricaturas

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código