INCULTURA POLÍTICA

Votar a ganador: Jaime Cheng Peñalba

La cultura política en Panamá presenta algunos desaciertos y acciones impropias de una democracia. Desde la perspectiva de los votantes o los ciudadanos de “a pie”, como se nos conoce popularmente, hay poca o nula capacidad de crítica y reflexión. Algunas veces solo se opina en restaurantes, bares y parques sobre tal o cual situación y hasta allí llega el asunto. Ni hablar de compromisos porque esto resulta una pérdida de tiempo.

La población votante en Panamá es muy permeable a los rumores y con esto confecciona parte de sus hipótesis políticas. Se deja absorber fácilmente por el peso de la propaganda política. A mayor concentración de propaganda, mayor tendencia al convencimiento.

La población votante en Panamá, que no participa directamente en las acciones políticas, considera que esta es solo para la gente que tradicionalmente se mueve en este escenario. Decir que “yo soy político” o soy “apolítico” es unafrase desacertada, pues ser político no solo es ocupar y aspirar a cargos en el Estado. También involucra opinar y participar de algún aspecto de la vida de la Nación.

Una gran cantidad de votantes en nuestro país ejerce su derecho al sufragio, influido por una percepción sesgada que lo llevará más adelante hacia frustraciones, precisamente porque su voto no se ejerció de manera consciente.

Votar a ganador en el lenguaje de la hípica, significa que si alguien recibe un dato de un caballo que puede resultar un ganador seguro aunque pague poco se invierte el dinero en este y se descalifica a los demás, porque lo importante es ganar. ¿Cuántas veces este tipo de acciones ha llevado a los apostadores a perder todo su capital? Quizá, muchas.

El voto a ganador es una acción no consciente y que va de la mano de un poco o nula formación ideológica que es, precisamente, lo que conviene a muchos candidatos que manejan poderosos recursos económicos y, por ende, pueden costear una efectiva campaña de convencimiento. La persona que vota a ganador, porque no desea que su voto se malogre desecha programas y propuestas políticas, porque le da pereza leerlos. Descalifica, también, con esta acción, la trayectoria de algunos candidatos, aunque parte de su conciencia le dice que este podría ser un funcionario responsable.

El voto a ganador ha contribuido a sepultar excelentes propuestas y anulado también a aspirantes con pocos recursos pero con buenas intenciones.

El voto a ganador es el reflejo de una cultura “lumpen” que se ha venido manifestando en las campañas electorales por una falta de orientación y educación que es deber de clubes cívicos y organismos de la sociedad civil. Es una práctica que no nos conviene a los que aspiramos a vivir una democracia integral pero que lastimosamente es un precio que tenemos que pagar en una democracia restringida como la que vivimos en la actualidad.

Comentarios

Los comentarios son responsabilidad de cada autor que expresa libremente su opinión y no de Editorial por la Democracia, S.A.

Por si te lo perdiste

carretera entre Santa Fe y Calovébora ‘La conquista del Atlántico’

Última hora

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Directorio de Comercios

Loteria nacional

10 Dic 2017

Primer premio

1 7 9 9

CAAB

Serie: 10 Folio: 14

2o premio

6088

3er premio

4097

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Caricaturas

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código