CONTAMINACIÓN

El agua de mi provincia: Elvins Kelsins Santander

Recuerdo que hace cuatro años, cuando decidí irme en una aventura y conquistar un sueño, el añorado título de diplomático, en un pequeño y al mismo tiempo gigante país de Asia, por desconocimiento e ignorancia y por ser costumbre de mi campiña interiorana, bebí agua del grifo las primeras semanas, lo que me trajo como consecuencia una serie de complicaciones digestivas, pues allí el agua no es recomendada para el consumo humano.

Recuerdo también mi dolor por la lejanía y por haber dejado tantas cosas lindas, entre otras el río La Villa, sus quebradas y afluentes. Ese mismo río es el que hoy veo cómo destruimos. Con profundo pesar, me entero de que grandes compañías, irresponsables, destruyen la calidad del vital líquido y, con esto, envenenan masivamente los peces, la flora, la fauna y, en consecuencia, ponen en peligro a la población de la península azuerense, que depende del río para su subsistencia.

Se habla de vinaza, pero estudios más exhaustivos señalan que se trata de un herbicida llamado atrazina, nombre común atribuido a un químico ampliamente usado por los agricultores y las empresas de producción de maíz, caña y otros cultivos de grandes cantidades.

Me pongo a pensar si en un futuro corto en la región de Azuero (como yo hacía cada viernes en Asia) tendremos que ir a comprar varios litros de agua para beber; que cuando de verdad nos demos cuenta del problema, sea demasiado tarde; en cómo harán las familias pobres de mi pueblito querido para comprar agua embotellada; si realmente la próxima guerra de naciones será por este líquido, pues se vivirá la tragedia que atraviesa mi pueblo desde las últimas semanas, cuyos pobladores están desesperados por no poder calmar su sed, y si en Panamá habrá otras comunidades en peores condiciones que las que se viven en Chitré por este problema.

Y de tanto pensar, ahora me pregunto: ¿Desde cuándo hemos estado expuestos a este envenenamiento masivo? ¿Cuánta gente humilde sufre de cáncer de estómago, de enfermedades crónicas, muere, y cuántas familias destrozadas quedan expuestas a esa intoxicación? Poco a poco, vamos encontrando las verdaderas razones de tantas enfermedades malignas y muertes que otrora no sabíamos la respuesta.

Sueño con volver a bañarme en el río La Villa junto a mi familia, y espero que la lección que hoy recibimos sea un mensaje para los habitantes en general, especialmente, para los dueños de las grandes empresas del área, y que de esta manera tomemos cartas en este asunto para promover planes concretos pro rescate del río La Villa. De lo contrario, quedaremos sin río, sin quebrada, sin pescado, sin reserva forestal y sin nada. Considero que nuestros hijos no merecen sufrir lo que nosotros, como humanos, no pudimos cuidar y no pudimos dejarle de herencia.

Comentarios

Los comentarios son responsabilidad de cada autor que expresa libremente su opinión y no de Editorial por la Democracia, S.A.

Por si te lo perdiste

Última hora

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Directorio de Comercios

Loteria nacional

19 Nov 2017

Primer premio

8 0 5 6

CCAA

Serie: 13 Folio: 12

2o premio

9078

3er premio

3785

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Caricaturas

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código