CLIENTELISMO

El agujero negro: Mario Velásquez Chizmar

En una sociedad que camina al revés y sin brújula, el punto de inflexión no es el grado de decencia, ni la dimensión del acto de corrupción. Es añeja la utilización del Estado para alimentar comportamientos inapropiados que faciliten el crecimiento, desarrollo y trasmisión generacional de las “conductas típicas, antijurídicas y culpables”.

El pensador Gierke lo manifestó así: “El Estado y el derecho nacieron juntos; son tan viejos como la maldad humana”. Aquella idea del Estado como protector de derechos individuales y criatura de la voluntad humana para ordenar la convivencia social está altamente contagiada hoy por los defectos de la dureza del alma de quienes nos dirigen. Caldo de cultivo para la proliferación de prácticas alienantes en el campo político, que estiran más y más la brecha entre el pueblo y sus dirigentes. El clientelismo no es nuevo. Hoy lo coronaron como el medio por excelencia para captar votos y degradar al elector como vulgar mercancía de poco uso. Una vez encumbrados, y a costa de la miseria popular, florece un voraz apetito por el enriquecimiento injustificado. Exceso que solo conduce al fracaso; tarde o temprano.

En el PRD hay quienes necesitan más derrotas para entender el mensaje popular. El elector no ve diferencia real entre la dirigencia PRD y los representantes de la “maldad humana”. Enredados en una “gobernabilidad” que se reduce al reparto burocrático, donde brilla por su ausencia el contenido social y un claro y razonable propósito político, la dirigencia PRD sigue cavando su tumba, faena iniciada por Juan Carlos Navarro, el de la “reunión casual” y quien en dos ocasiones, antes del 4 de mayo, prohibió al sector jurídico de ese partido, que denunciáramos a Giacomo Tamburelli, imputado hoy por la Fiscalía Anticorrupción. La ola azul llegó al CEN fruto del más perverso clientelismo, similar solo al usado por el CD, y, como era lógico, sobrevino la más estrepitosa derrota electoral. Los que se fueron, nunca asumieron esa derrota. Los que se quedaron, tampoco, y siguen con lo mismo. Y los que legitimaron al bastardo, casi todos, usaron igual herramienta.

Se aproximan navidades sin novedades. Después del escandaloso, asqueroso y humillante desfile de millones del erario, para diputados inclinados más por regar sus sembradíos que por legislar, los panameñistas en el poder repiten el mismo error en pleno aniversario del nacimiento de Jesús. Muy “inteligentemente” lo aderezan reduciéndole el monto y bautizándolo con el bondadoso nombre de “bono”. En campaña dijeron hasta la saciedad que impulsarían la figura del diputado-legislador, para terminar con la de diputado-Santa Claus. Vendrán más promesas incumplidas.

Es el escenario ideal para el resurgimiento de las oscuras y depredadoras fuerzas de CD. La corrupción de principios y valores que arrastra, germina en nuestro entorno, sobre todo por la ausencia de alternativas reales y tangibles. Todos coinciden en mantener la desigualdad. Así es más fácil nutrir al clientelismo. La República agoniza. La igualdad y el bienestar populares, ya no son metas en los partidos. ¿Nos tragará el “agujero negro”?

Comentarios

Los comentarios son responsabilidad de cada autor que expresa libremente su opinión y no de Editorial por la Democracia, S.A.

Por si te lo perdiste

FONDOS Banda musical hace recolecta para viajar a Pasadena

La banda está integrada por 250 estudiantes.
Especial para La Prensa/Vielka Corro Ríos

Última hora

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Directorio de Comercios

Loteria nacional

19 Nov 2017

Primer premio

8 0 5 6

CCAA

Serie: 13 Folio: 12

2o premio

9078

3er premio

3785

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Caricaturas

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código