REFLEXIÓN

La alternancia del poder político: Robin Rovira Cedeño

Un hombre subió a un autobús a recolectar dinero. No dijo su nombre ni portaba identificación. Tras un breve sermón, los pasajeros (como si fuese un acto reflejo) sacaron de sus bolsillos y carteras dinero para entregarle. Meditando en esto, pensé: ¿No nos sucederá así también en la política, cuando votamos cada cinco años de manera mecánica, solo porque ahora le toca el turno de gobernar a este o aquel partido?

Alguien llamó a este actuar, mecánicamente, “pensamiento heredado”. Y en esto se ha convertido la política, con la alternancia del poder; en un “quítate tú, porque ahora me toca a mí gobernar”. “Eres lo que haces; no lo que piensas hacer; no lo que deseas hacer”, reza un adagio y en lo que a política se refiere, un partido o un gobierno es, esencialmente, lo que hace; no lo que piensa hacer; no lo que desea hacer.

No faltará quien diga que como es el gobierno el que tiene la plata, es el que puede hacer algo por el país. Esto es insultar nuestra inteligencia.

No se trata de que revisemos la administración de un gobierno, pasado o presente, desde la sola perspectiva de lo que dejó de hacer. Eso equivaldría a fomentar el odio, porque la franqueza engendra el odio (veritas odium parit). De lo que se trata, realmente, es de asegurar la redituabilidad de nuestro voto traducido en cosas concretas: en obras y leyes razonables. Porque las obras y las leyes razonables son producto del impulso espiritual. Es decir, de una verdadera intención de ensanchar la mente y el corazón de los ciudadanos. No son producto del impulso emocional que lleva a una persona a creerse un mesías.

Somos y no somos imprescindibles. Los somos en el sentido de que cada uno de nosotros posee dones o talentos especiales, de tal forma que lo que una persona haga tal vez otra lo hará también; pero nunca lo hará igual a como lo haría esa persona, debido a su don o talento especial. Esto me hace recordar cuando le preguntaron a Cristóbal Colón si creía que no podían haber en España otros hombres capaces de efectuar la empresa. Colón no respondió, pero tomó un huevo e invitó a los que estaban a la mesa a que lo mantuvieran derecho sobre la punta. Todos lo intentaron en vano; él entonces, machacando el huevo un poco sobre el plato, lo dejó en equilibrio, ilustrando que después de haber demostrado el camino al Nuevo Mundo, era la cosa más sencilla seguirlo.

Por otro lado, nadie es imprescindible; porque el mundo seguirá adelante con o sin nosotros. ¿Cuántos artistas de cine talentosos rechazaron un papel en una película y después cuando esta se convirtió en todo un éxito de taquilla se arrepintieron de haber rechazado tal papel?

Moraleja, usemos, tanto en política como en nuestra vida cotidiana, el cerebro neocortical o intelectual más que el emocional.

Comentarios

Los comentarios son responsabilidad de cada autor que expresa libremente su opinión y no de Editorial por la Democracia, S.A.

Por si te lo perdiste

Última hora

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Directorio de Comercios

Loteria nacional

19 Nov 2017

Primer premio

8 0 5 6

CCAA

Serie: 13 Folio: 12

2o premio

9078

3er premio

3785

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Caricaturas

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código