¿CELEBRACIÓN PATRIÓTICA?

100 años del Canal de Panamá: Domingo M. González

/deploy/DATA/laprensa/BBTFile/0/2014/12/02/0_20141202WvLlJd.jpg /deploy/DATA/laprensa/BBTFile/0/2014/12/02/0_20141202WvLlJd.jpg
/deploy/DATA/laprensa/BBTFile/0/2014/12/02/0_20141202WvLlJd.jpg

Cien años se cumplen del denominado Canal de Panamá, distinguido así por su localización, jamás por su posesión. Es cierto que quienes tienen ahora la responsabilidad de administrarlo se disponen a celebrar el cronológico acontecimiento, obviando, con manifiesta indiferencia, lo caro que el pueblo pagó para liberarse del otrora enclave, que a partir del 7 de septiembre de 1977 pasó a conocerse como “Anexo A”.

Contrario a esto, una minoritaria nación nacionalista rememora los 50 años de la gloriosa gesta del 9 de enero de 1964, acometida contra el antedicho enclave.

Sin duda, el perplejo trabajo de cipayos nacionales presidido por el general Omar Torrijos, iniciado el 7 de febrero de 1974 con la declaración de los Ocho Puntos, consolidado y suscrito en dos tratados el 7 de septiembre de 1977, y ratificado el 14 de junio de 1978 con los nefastos “Instrumentos de Ratificación”, sirve de apoyo a la falaz celebración que tendrá el protagonismo de una amorfa nación –ayuna de educación nacionalista– que asiente lo divulgado por tirios y troyanos de que el “Canal de Panamá es tuyo”.

Obtener la “soberanía total” era la aspiración de estudiantes, pueblo y Gobierno con la gesta del 9 de enero y otras que le precedieron. No obstante, la complacencia de Torrijos hacia Estados Unidos (EU), dio al traste con esta aspiración. Dos tratados lo develan: el del Canal de Panamá, vigente hasta el 31 de diciembre de 1999, cuando EU le cede la administración de la vía, y el concerniente a la “Neutralidad Permanente y al Funcionamiento”, vigente y a perpetuidad. Sin duda, la culminación del primero era para enmascarar la perpetuidad del segundo.

Profundizar y entender lo enunciado en el título del tratado vigente “Concerniente a la Neutralidad Permanente del Canal y al Funcionamiento del Canal de Panamá”, nos lleva a inferir dos canales, toda vez que la primera frase se refiere solo al “Canal” y la segunda al “Canal de Panamá.

¿De cuál Canal celebrarán los 100 años? Sin duda, del primero. Examinando el articulado del tratado aludido, advertimos que este contiene ocho artículos, Torrijos concedió el último al Senado estadounidense, que introdujo los “Instrumentos de Ratificación” por él suscritos, el 14 de junio de 1978, asestando con esto la estocada traicionera a la nación.

Fue premeditado e intencional, que en los antedichos artículos la yunta Carter-Torrijos definiera como “Canal” al Canal de Panamá. Singularidad que desaparece con el numeral 2 del artículo III del tratado en cuestión, cuando remite al lector al “Anexo A”, donde aviesamente es pluralizado.

El enlazado anexo, con simple desparpajo, define lo expresado en el tratado como “Canal” de la siguiente manera: “El término Canal usado en todo el texto, incluye el Canal de Panamá existente, sus entradas y los mares territoriales de la República de Panamá adyacentes a él, según aparece en el mapa adjunto y cualquier otra vía interoceánica que pueda ser manejada total o parcialmente dentro del territorio de la República de Panamá, sus entradas y los mares territoriales adyacentes a la misma en cuya construcción o funcionamiento participen o hubieran participado Estados Unidos de América”.

Como se observa, el Canal de Panamá es integrado al Canal del “Anexo A”, así como nuestra soberanía territorial y marítima, puertos (entradas), incluida la nueva vía interoceánica denominada “ampliación”. ¿Cree usted que es patriótico celebrar los 100 años del Canal del “Anexo A” en pleno proceso en que rememoramos el quincuagésimo aniversario de la gloriosa gesta del 9 de enero de 1964?

¿Constituye el Título XIV de la ripiosa Constitución Nacional una relacionada ironía planificada por el país político, para encubrir el “Anexo A”, al decidir expresar a la nación a través del artículo 315 que: “El Canal de Panamá constituye un patrimonio inalienable de la nación panameña...” ¿A cuál Canal se refieren como nuestro los textos de ciencias sociales e historia de Panamá, al del “Anexo A” o el constitucional?

La traición de la yunta Carter-Torrijos continúa latente en el tratado vigente y a perpetuidad, como en el que expiró. Basta comparar los artículos II y III del Hay-Bunau Varilla con el “Anexo A” para develarlo. Desconocer estos sostenidos argumentos tienen en contra las obras del sistema educativo, al contravenir el numeral 2 del artículo 10 de la olvidada ley 47 Orgánica de Educación.

El bocado de soberanía que dicen algunos recibe Panamá a través de toneladas netas, servicios públicos y los denominados excedentes solo puede ser de entendimiento nacional, a través del cumplimiento del citado numeral por parte de quien le corresponde la administración del sistema. Divulgar el fondo de la Reserva 4, que destina las entradas del Canal del “Anexo A” para cumplir los fines que señala el artículo III del Tratado; la condición 1, y demás componentes de los Instrumentos de Ratificación es su compromiso.

¡Viva el quincuagésimo aniversario de la gloriosa gesta del 9 de enero de 1964, cuando el país nacional, hoy ausente, brotó a la faz del mundo!

Comentarios

Los comentarios son responsabilidad de cada autor que expresa libremente su opinión y no de Editorial por la Democracia, S.A.

Por si te lo perdiste

Última hora

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Directorio de Comercios

Loteria nacional

22 Nov 2017

Primer premio

3 5 1 5

BBAC

Serie: 13 Folio: 15

2o premio

4722

3er premio

5119

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Caricaturas

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código