EL MALCONTENTO

La arbitrariedad también es corrupción: Paco Gómez Nadal

Hay diferentes maneras de ser corrupto. La que más desagrada a la opinión pública es la más vulgar: robar fondos o recursos públicos. Pero hay muchas más. La segunda en este ranking de dudoso gusto es la de la coima, la comisión ilegal que se paga a un funcionario para beneficiar a un particular que se aprovecha así de las arcas estatales. Diría yo que la corrupción también se da cuando se conjuga el nepotismo o cuando se establecen privilegios no justificados para cargos públicos.

Pero hay otra forma de corrupción que suele crecer con vigor en regímenes presidencialistas: la arbitrariedad.

Ya saben que las partidas discrecionales de la Presidencia de la República siempre han sido fruto de cierta polémica. Durante un tiempo se exigía transparencia porque se sospechaba que era un territorio de arbitrariedad que se podía prestar para desmanes. Cuando se comenzaron a publicar (y ahora se conocen con celeridad a través de la página en internet de la Presidencia) poca gente le prestó atención a este capítulo de gasto sin fiscalización que convierte al presidente en una especie de señor feudal al que se le piden favores y que él, en su magnanimidad, va decidiendo a quién apoya y a quién ignora.

La Prensa, en un buen trabajo, nos ha develado cómo la Iglesia católica es beneficiaria directa de los favores arbitrarios de Juan Carlos Varela. Las justificaciones son vagas. Si el monto millonario para la restauración de la Catedral puede ser discutible, no hay forma de entender, por ejemplo, los 50 mil dólares que “regaló” el 18 de noviembre de 2015, con esta nada prolija justificación: “Apoyo económico para cubrir costo de proyectos realizados por el colegio Javier, a través del servicio social javeriano”.

Tampoco parece razonable que poner unas flores para celebrar el Día de la Madre con las madres de la Presidencia (habría que saber si esa celebración es parte de la acción de gobierno) costara mil 685 dólares que se sumaron a los 13 mil 700 en obsequios o a los 14 mil 157 en comida. O son muchas madres o no hay contención a la hora de dilapidar los fondos públicos. En todo caso, las madres de la Presidencia merecen más que las víctimas de la violación de derechos humanos cometida en Changuinola en 2010, porque en julio de 2015, la partida discrecional “otorgó” 4 mil dólares a Sitraibana bajo el concepto de “apoyo económico para la conmemoración del quinto aniversario de los hechos ocurridos en 2010 en la provincia de Bocas del Toro”.

En realidad, estoy seguro de que muchos de los gastos en apoyo a cirugías a particulares, retretes para comisarías, regalos tecnológicos o diseño de uniformes para bandas musicales son necesarios, pero no deberían depender de la “graciosa” decisión del presidente y necesitarían un marco de regulación que los sacara de la esfera de la arbitrariedad: ¿por qué se apoya este entierro y no otro?, ¿por qué se apoya con una cantidad X a los damnificados de unas inundaciones y con X multiplicada por tres a las víctimas de otra desgracia similar?, ¿por qué se dan 50 mil dólares de ayuda a una oenegé y ni un billete de cinco a otras?, ¿por qué es el presidente el que regala más de 600 mil dólares a los miembros de la selección nacional de fútbol?, ¿quién determina la tarifa del éxito y del fracaso?

La arbitrariedad corrompe porque permite castigar y premiar, porque da poderes no fiscalizados a un solo hombre que, como todos los políticos, tiene pleitesías. La pasión religiosa de Varela condiciona sus decisiones, pero no es su única pleitesía. Él, como los otros presidentes, disfruta de una chequera personal para comprar voluntades, acallar protestas y compensar errores de gobierno a punta de dinero. Él, como los otros presidentes, trata a los panameños como mendicantes, dona recursos a los colegios en lugar de dotarlos de presupuestos, financia operaciones y jubilaciones de policías o agentes de Senafront para no legislar a favor de todos los funcionarios en igualdad.

Un gobierno que quiera acabar con la corrupción no solo debe publicar las dudosas cuentas discrecionales, sino que debe acabar con ellas o regularlas a tal punto que no haya duda sobre su uso.

Comentarios

Los comentarios son responsabilidad de cada autor que expresa libremente su opinión y no de Editorial por la Democracia, S.A.

Conquista

La Prensa en alianza con el Pulitzer Center invita a sus lectores a una experiencia inédita de periodismo transmedia. Una historia sobre la costa Atlántica que pone en cuestionamiento qué tipo de desarrollo queremos para nuestro país. Haga clic en la foto.

Por si te lo perdiste

periplos alrededor del mundo Corte Suprema, una agencia de viajes

Última hora

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Directorio de Comercios

Loteria nacional

13 Dic 2017

Primer premio

0 4 5 4

DAAD

Serie: 7 Folio: 1

2o premio

1238

3er premio

1041

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Caricaturas

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código