CULTURA PARA TODOS

El escenario artístico en Panamá: Alberto Valdés Tola

En Panamá, la afirmación popular sostiene que todo artista está condenado irremediablemente a morirse de hambre, dado, aunque en parte, por culpa de una sociedad (como la nuestra) que se encuentra tiranizada por la racionalidad comercial, científica y tecnológica, que impide, por lo general, que los artistas desarrollen todo su potencial artístico ya que las oportunidades laborales son escasas. Por otra parte, las obras y representaciones de los mismos no generan, muchas veces, interés en los medios de difusión masivos; por ende, no reciben el marketing necesario para su promoción y divulgación.

De esta forma, eventos culturales como la asistencia al teatro, al ballet, a la sinfónica o a las galerías de pinturas o museos de arte clásico o moderno se transforman en nuestra cotidianidad en aspectos irrelevantes, desconocidos y de poco interés para el panameño común.

No obstante, en nuestro país cada día se puede vislumbrar un naciente espíritu de cambio de perspectiva con respecto al arte; el cual, a pesar de ser incipiente, ha constituido una suerte de plataforma informal para artistas del patio, los cuales se han destacado en ámbitos artísticos tan diferentes como el cine, con pequeñas producciones cinematográficas como Chance; la danza, en todas sus variantes, por medio de competencias internacionales como el Reto Centroamericano de Baile; el canto, aunque destacando principalmente su vertiente popular, promovido en los últimos años por medio de concursos como Canta conmigo y Cantando por un sueño.

Por otra parte, el teatro y la música sinfónica, aunque aún distantes del imaginario popular, se encuentran abriéndose camino por medio de programas académicos de apreciación y carreras de profesionalización promovidos, principalmente, por la Universidad de Panamá y algunas escuelas públicas y privadas.

Ahora bien, posiblemente sea la apertura en nuestro país del Festival Internacional de Cine y la celebración de la semana internacional de la danza (el 29 de abril) lo que ha motivado, en parte, la efervescencia artística de jóvenes y adultos en estos días; sin embargo, no debe olvidarse que al igual que se ha incentivado el folclore a nivel nacional (en todas sus expresiones antropológicas y sociológicas, basadas principalmente en la etnicidad e identidad idiosincrática de nuestro sentir humano como colectividad), el arte, como expresión universal del sentir individual y social, merece tener un espacio formal dentro de la estructura social panameña.

De esta manera, debemos como ciudadanos responsables incentivar la institucionalización del arte en nuestro país, no solo como manifestación del espíritu humano (lo cual es innegable), sino como un medio sociocultural para promover la cultura panameña a nivel internacional. Así, debe edificarse una industria cultural (el arte como sector económico), en el que el artista no solo construya imaginativamente sus obras, sino que estas puedan ser expuestas, difundidas, promovidas y vendidas de manera masiva; al tiempo que se edifica un escenario propicio para el desarrollo del arte en nuestro país.

Comentarios

Los comentarios son responsabilidad de cada autor que expresa libremente su opinión y no de Editorial por la Democracia, S.A.

Por si te lo perdiste

Consumo de producción agrícola ¿Qué provincia es el reino del aguacate?

En Panamá, 92 productores cultivan 363 hectáreas de aguacate de las variedades ‘simmonds’, choquete, ‘booth’ y criollo.
Archivo

Última hora

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Directorio de Comercios

Loteria nacional

15 Nov 2017

Primer premio

4 7 2 9

BABB

Serie: 20 Folio: 11

2o premio

5026

3er premio

9314

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Caricaturas

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código