MALESTAR CIUDADANO

¿Otro aumento al costo del combustible?: Noel Augusto Caballero

¿Por qué, tozudamente, se persiste en hacer las cosas de forma contraproducente? Prometieron eliminar las letrinas, sin resolver primero el tema de abastecimiento de agua potable. Se le paga a la empresa Mi Bus el pasivo laboral (de su absoluta responsabilidad) por la chatarra de sus “activos”, y por el pésimo servicio de transporte público. Se aumentó el tributo a la extracción de arena, piedra y otros materiales (muy utilizados en la construcción, dizque para aumentarle a los jubilados) y lo que hicieron fue aumentar el costo de la construcción de las viviendas.

Se hace todo al revés, de forma regresiva y gravosa contra el pueblo. No es mediante cualquier tributo como se puede enfrentar el déficit financiero. Ya la Corte Suprema de Justicia sentenció el destino inconstitucional de aquel llamado impuesto de soterramiento de cables, que solo beneficiaba a ciertos residentes de la ciudad capital, pero a costa de todos los contribuyentes del país. Ese particular destino desnaturalizó la esencia tributaria del “impuesto” pretendido, porque era una “contribución por mejoras” disfrazada de “impuesto”.

Ahora se pretende, otra vez, aumentar el impuesto a los combustibles para darle un destino específico de uso en el Ministerio de Obras Públicas o para el mantenimiento de los puentes. Algo que repercutirá de manera negativa en todas las clases sociales (pobre y ricos, trabajadores y empleadores y hasta en los “ninis”). Para ello se basan en el actual bajo costo de los combustibles, sin embargo, dicha pretensión no llega a reconocer que el aumento del costo de la canasta básica y de la vida se “justificaron” por aquellos aumentos o alzas en el precio del barril del petróleo. Ahora se dice que esa inflación es “clavo pasado”, al igual que los sobrecostos en la construcción de carreteras y puentes, durante el gobierno anterior.

Aquí no se quiere aceptar el enorme consumo de combustible de los aviones y yates de lujo, cuyos respectivos impuestos son ridículos comparados con los que pagan los asalariados; ni que propios y extraños navegan y practican toda clase de deportes marítimos, prácticamente sin contribuir mayormente con el fisco; ni que las viejas tasas por sus registros navieros son mezquinas tomando en cuenta la realidad actual...

Pero, todo sea por el supuesto turismo (que, también, encarece todo). Se ignora la existencia de una enorme economía subterránea que mueve millones de dólares sin tributar, y solo se impone a los contribuyentes registrados mayores obligaciones tributarias, como la inconstitucional forma de retención de recaudar el Itbms, en lugar de establecer regímenes especiales.

Se exoneran apartamentos millonarios, lo que permite el fraude al fisco extranjero y no aporta nada importante al local.

Se incentivan actividades que eternamente dicen ser “enanas tributarias” (pequeñas o medianas empresas) para tributar menos. Se dan supuestos créditos que el fisco nunca devuelve porque, obviamente, muy poco se fiscaliza.

Y los subsidios populares no tienen fin, metas u objetivos fijos que no sean politiqueros. Empero sí hay creatividad para echar mano a tributos regresivos, porque son los que más dan, los que más rinden y no importa si se trata de un impuesto, una tasa o una contribución: la cosa es recaudar.

Un aumento al impuesto del combustible es un aumento a sus precios, por ende, a los de la canasta básica, lo que se traduce en la desmejora de la vida de todos los ciudadanos, tanto de los trabajadores como los que no son; de los empleadores e independientes; de los campesinos e indígenas; de los que estudian o no; y de los que pasan o no por aquellos puentes deteriorados, debido al exceso de carga de transportistas y a la tolerancia de las autoridades.

Comentarios

Los comentarios son responsabilidad de cada autor que expresa libremente su opinión y no de Editorial por la Democracia, S.A.

Conquista

La Prensa en alianza con el Pulitzer Center invita a sus lectores a una experiencia inédita de periodismo transmedia. Una historia sobre la costa Atlántica que pone en cuestionamiento qué tipo de desarrollo queremos para nuestro país. Haga clic en la foto.

Por si te lo perdiste

INVESTIGACIONES El magnate fundador de Apotex y su esposa murieron estrangulados

Aparentemente no hay señales de que las muertes hayan sido premeditadas o de que los Sherman sufrieran de depresión.
AFP

Última hora

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Directorio de Comercios

Loteria nacional

13 Dic 2017

Primer premio

0 4 5 4

DAAD

Serie: 7 Folio: 1

2o premio

1238

3er premio

1041

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Caricaturas

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código