CRÍTICA SOCIAL

Las balas del asistencialismo: Jorge Sarsaneda del Cid

Hace poco escuché a un comentarista de radio decir que mucha gente prefiere recibir los dineros de asistencia del gobierno a sembrar y cultivar la tierra. ¡Hasta le echan la culpa del déficit fiscal! Es muy fácil hablar cuando uno tiene asegurada la comida. Pero, ¿están bien los programas de “120 a los 70”, “beca universal”, “red de oportunidades”, “jumbo ferias” y demás? ¿Hay que mantenerlos? Repito, es fácil hablar si uno no está dentro del 30%-40% de pobres del país. Solamente comparto mis reflexiones. Cada quien que decida recibir el dinero que quiera.

Supongamos que en una casa de la comarca Ngäbe-Buglé, un abuelo recibe $120 por mes; su hijo recibe $80 por los cuatro hijos que tiene en la escuela; su nuera recibe $50 por la “Red”. Van $250. Supongamos que pueden vender plátanos, huevos, algo de frijol, yuca, café, de lo que tienen en su huerto y eso les da unos $100 al mes. Ya llevamos $350. ¿Quién es el valiente funcionario que me puede sustentar que esa familia de siete personas puede vivir decente y dignamente con $350 al mes? ¡Con dificultad llegan al costo de la canasta básica! Por lo tanto, hay que emigrar o... convivir con la desnutrición... Conclusión –dirán los políticos- hay que seguir con esas ayudas y subsidios. Otros dicen: mejor no, porque es “pan para hoy, hambre para mañana”.

En contra de lo que varios dicen, creo que estas ayudas deben continuar temporalmente, Pero así como están planteadas son verdaderas “balas” dirigidas a matar a la comunidad bajo el disfraz de ayudas, apoyos, “bondad gubernamental” o lo que sea.

Si alguien recibe “120 a los 70” eso no es razón para votar por el que le da a ayuda. Los que reciben esa miseria de dinero deberían exigir más, porque son personas que han trabajado toda su vida y cargan con una doble injusticia: no tienen acceso a jubilación y son testigos de los sueldos insultantes que tienen algunos, acentuando la injusticia social del país. ¿Por qué un honorable abuelo que trabajó toda su vida va a recibir $120 al mes y un des-honorable diputado –que no trabaja- va a recibir 90 veces más? ¿Y encima quieren que se les agradezca? Más bien parece burla o chiste cruel. Y eso que no hablamos de las medicinas...

¿Quién ha decidido que tener un hijo en la escuela oficial “cuesta” $20 dólares al mes? Solamente en útiles, transporte, cuotas, colaboraciones, “actividades”, rifas, ayudas, aportes, etc., sin contar los nuevos uniformes, ya tenemos un promedio de $100 por mes. Es decir, lo que recibe una familia es una miseria para pagar la educación de sus hijos. O sea, tampoco hay que agradecer, hay que exigir más.

Pero hay una maldad más profunda en todo esto: son ayudas individuales, no colectivas. Se propicia y se alimenta la savia, el corazón del sistema: el individualismo. “Esta es su plata”, le recalca el ministro “generoso” a un abuelo. ¿Por qué en vez de andar dando “regalitos” –con bombos y platillos y a costa de nuestros impuestos- para supuestamente conseguir votos, no se hacen planes junto con las comunidades para mejorar la producción? ¿Por qué no pagar mejor a los educadores e invertir mucho más en la calidad de la educación? ¿Por qué no se invierte en tener suficientes medicinas en vez de hacer propaganda machacona?

Mi conclusión: estas ayudas o “subsidios” –temporales– deberían ser mayores, pero deben ir acompañadas de formación, trabajo comunitario, organización, mejora de la producción, formación de cooperativas, huertos escolares, actividades con adultos mayores, mejor calidad educativa, etc. Claro, eso cuesta más trabajo, necesita ser pensado, ser desarrollado, es a más largo plazo, no es fácil “ganar” votos así. De otra forma, solo serán balas de asistencialismo disfrazadas de buena voluntad y ayuda.

Comentarios

Los comentarios son responsabilidad de cada autor que expresa libremente su opinión y no de Editorial por la Democracia, S.A.

Conquista

La Prensa en alianza con el Pulitzer Center invita a sus lectores a una experiencia inédita de periodismo transmedia. Una historia sobre la costa Atlántica que pone en cuestionamiento qué tipo de desarrollo queremos para nuestro país. Haga clic en la foto.

Por si te lo perdiste

Fiscalía apelará decisión del juez La apuesta de Guardia Jaén: recuperar su mansión y eludir la prisión

Defensa de Guardia Jaén dice que juez Loaiza actuó de forma ‘jurídica’ Vídeo
LA PRENSA/Manuel Vega Loo

GOBIERNO MANTIENE INHABILITACIÓN Tocumen rechazará oferta de Odebrecht

Carlos Duboy, gerente de Tocumen, S.A.LA
Ricardo Iturriaga

Última hora

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Directorio de Comercios

Loteria nacional

13 Dic 2017

Primer premio

0 4 5 4

DAAD

Serie: 7 Folio: 1

2o premio

1238

3er premio

1041

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Caricaturas

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código