ECONOMÍA

De la bestia y la libertad: Félix Puga

Hace un par de años decidí desafiar a una bestia. Conocía poco de ella. La sabía incontrolable y enigmática. La percibía despiadada y traicionera. Encarnaba todos mis temores y parecía conocer mis profundas debilidades.

Dicen que es de la familiaridad donde nace el desprecio, pero no dudo un segundo que este se concibe en la sospecha. El miedo y la imaginación son un poderoso brebaje de manipulación y me hacían verla allí, evocando desaires... padeciéndose de mí. No tiene mucha importancia el momento o el porqué de mi irreversible sublevación pues palidece ante el recuerdo de aquel instante en que decidí mirarla a los ojos y retarla. Fue en esa provocación que descubrí que no estaba ante una bestia sino ante una invitación. Escondida detrás de esta, estaba un camino y previo a dar mi primer paso, pude ver hacia adelante y ser deslumbrado por un incandescente brillo.

Entendí que la economía no era una bestia sino un sendero y que al recorrerlo inevitablemente alcanzaría el brillante destello de un tesoro: La libertad. A muchos les parece ingenuo ver el conocimiento económico en términos quiméricos. Lo cierto es que aquel brillo viene cubierto de la aridez de lo cotidiano pues la economía no nos llega en cuentos o fábulas.

Creciendo, nadie alrededor tuyo la entiende. Tus amigos, compañeros de clases, tus padres, tus educadores... Vive resguardada en el misterio de tu entorno. No la encontrarás en la lista de libros del Ministerio. No la verás en la contraportada del último homicidio barrial. No la escucharás de los alarmistas de la televisión matutina. Si no creces alrededor de la sabiduría de la riqueza o quien la maneje, es difícil que te seduzca.

Es mucho más fácil evitarla, primero, y luego demonizarla. La equiparas al dinero o a la mera tenencia material. Llegas a convencerte de que tiene una naturaleza ruin y descomprometida. Lo haces por idealismo e intenciones nobles que la inevitabilidad del tiempo y la experiencia llegan a revelar como ingenuas y deshonestas. ¿Cómo es el dicho? “Si a los 20 no eres comunista no tienes corazón. Si a los 30 todavía lo eres no tienes cabeza”.

La economía no debe ser una preferencia ni un camino exclusivo. Debe ser una oportunidad. Un rechazo abierto a nuestras limitaciones. ¿O acaso no es ese el gran propósito del conocimiento? Una estrella brillante señalando el norte dentro de un enorme firmamento marcado para siempre por las decisiones humanas y sus frutos.

No, no era una bestia. Era la espada para degollarla. Algunos la ven como la llave. Otros como la claridad para ver que las cadenas estaban forjadas en el pernicioso deseo de sus gobernantes en que permanezcan en la ignorancia y que la fuerza para despedazarlas reside en el simple acto del cuestionamiento.

Yo por el otro lado lo veo como un incontrolable incendio que devora hasta la más profunda raíz de aquellas viciosas limitaciones traídas por el enfermizo amor por el estado pater familias. El ingenuo miedo a la anarquía, el énfasis exagerado en el interés nacional y la adulterada percepción de relación entre individuos y gobernantes. Para una mente libre y contemplativa será sencillo encontrar en su reflexión a gobiernos repletos de seres pequeños y despiadados meramente preocupados de su diminuto yo. Descubrirá cómo las sociedades modernas han decidido confundir la nobleza de los derechos con la indecencia del soborno. De cómo a través de la subordinación incuestionada se trata de exterminar al corazón peregrino y al espíritu indomable.

Craso error. El espíritu sabe que a través de la obediencia ni se levantan templos ni se conquistan tortuosos caminos. Que la sumisión al tumulto en todos sus disfraces ideológicos y nacionalistas nunca alumbraron al mundo como lo han hecho la imaginación, la lírica, la belleza... Todo en contexto gracias al razonamiento del ser libre. Este es un obsequio que nos revela cómo se enlazaron nuestros impulsos más naturales y como esto nunca fue accidental sino consecuencia de la evolución de nuestros deseos individuales. De cómo nuestras pasiones y ambiciones nos han llevado a conocer mucho más de quienes somos, que queremos y cómo podemos conseguirlo.

No, no era una bestia. Lo son el miedo, la dependencia y la envidia. Respiran tiranía e indecencia y convencerán a aquellos más vulnerables de que el individuo está condenado a ahogarse en la desesperación del ciudadano anónimo, indefenso y apático. A desaparecer en la oscuridad de la masa. Pero sin importar que tan profundo sea el destierro, en esas tinieblas siempre podremos ver el brillo de la mente de un hombre libre. Es solo el quien podrá abrir los ojos a que, en un universo lleno de misterios, podemos tener un mapa del más humano de nuestros planes. Conectar los puntos que revelan nuestro destino.

Comentarios

Los comentarios son responsabilidad de cada autor que expresa libremente su opinión y no de Editorial por la Democracia, S.A.

Por si te lo perdiste

CENTRO DE CONEXIONES AÉREAS DE TOCUMEN China, un reto para el turismo panameño

Aeropuerto Internacional de Tocumen Mitradel ordena arbitraje entre Copa Airlines y sindicato

Los empleados se mantuvieron fuera de sus puestos.
LA PRENSA/Alex E. Hernández

Última hora

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Directorio de Comercios

Loteria nacional

22 Nov 2017

Primer premio

3 5 1 5

BBAC

Serie: 13 Folio: 15

2o premio

4722

3er premio

5119

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Caricaturas

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código