QUERELLA

De los bienes patrimoniales

Algunos panameños aún no salimos de la sorpresa, después del largo sufrimiento que padecimos durante el nefasto gobierno que acaba de concluir, signado por la venta incondicional e irregular de islas, costas y montañas, donde imperó el irrespeto por los bienes patrimoniales. Nos encontramos hoy frente a un hecho de injustificable autoría, como lo constituye la continuación de las obras en el PH Plaza Independencia, cuyos trabajos “continuaron pese al intento de la corregidora de San Felipe por suspenderlos, ya que estos violan las normas de conservación en el Casco Antiguo…”.

En reiteradas oportunidades, la Dirección Nacional de Patrimonio Histórico ha escrito a la Dirección de Obras y Construcciones Municipales para informarle que en el PH se han encontrado situaciones prohibidas por ley.

Desde antes que feneciera el pasado gobierno, la Dirección de Patrimonio Histórico, en cumplimiento del sagrado deber de preservar la memoria cultural e histórica de la Nación, ordenó la suspensión de la obra, pero el entonces ingeniero municipal, Jaime Salas, en contubernio con los devastadores, ordenó la continuación de los trabajos.

Hoy, el hecho, suspendido temporalmente, se reanuda, pues el “nuevo” ingeniero municipal, desconociendo normas y leyes, solo objeta algunas irregularidades que tienen que ver “con unas salidas eléctricas y de plomería”.

¿Ignora acaso el nuevo ingeniero municipal que las normas que sustentan la determinación de la Dirección de Patrimonio Histórico derivan de la Ley 14 de 1982, preservadora de los bienes patrimoniales? ¿O existen razones de fuerza , y no es la fuerza de la razón la que determina la imposición del PH Plaza Independencia?

Si lo anterior ocurre por desconocimiento, no se exime de responsabilidad a quienes frente a la Administración Pública tienen el deber de ilustrarse, asesorándose con los especialistas en la Dirección de Bienes Patrimoniales. Si ocurre con plena conciencia de la violación de la norma, tememos que la pauta en el transitar administrativo no se diferencie mucho de lo anterior.

Preservar los bienes patrimoniales y culturales constituye uno de los imperativos categóricos de cualquier nación. La memoria histórica y cultural de un país, constituye el cemento que lo cohesiona, le da personalidad e identidad social.

De allí que las grandes naciones se nutren y alimentan a sus asociados con los valores culturales heredados o sea el arquetipo a seguir, fuera de toda discusión o arbitrariedad. Para estas, la preservación de los mismos es imperioso moral y socialmente, en consecuencia constituyen parte de la simiente del arquetipo a seguir, por lo que está fuera de toda discusión o arbitrariedad.

Comentarios

Cerrar

La función de comentar está disponible solo para usuarios suscriptores. Lo invitamos a suscribirse y obtener todos los beneficios del Club La Prensa o, si ya es suscriptor, a ingresar.

Suscríbase gratis por 30 días Prueba
Adquiera un plan de suscripción Suscríbase
Cerrar

Por favor introduzca el apodo o nickname que desea que aparezca en sus comentarios:

Comentar 0 comentarios

Los comentarios son responsabilidad de cada autor que expresa libremente su opinión y no de Corporación La Prensa, S.A.

Por si te lo perdiste

Última hora

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Loteria nacional

20 Nov 2019

Primer premio

4 1 8 9

DDDB

Serie: 8 Folio: 7

2o premio

8025

3er premio

4855

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Caricaturas

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código