MÍNIMO IMPACTO AMBIENTAL

El buen uso de las fuentes hídricas: Salvador Sánchez J.

El progreso y la calidad de vida de un país dependen en buena medida de la disponibilidad de energía para el transporte y la producción de electricidad. En Panamá, por muchos años, la mayor fuente de energía para la producción de electricidad provenía de los combustibles fósiles, en especial el fuel oil y el diésel, lo que hace que los costos de producción de la electricidad tengan una relación directa con los precios de esos productos que requieren ser importados.

Para evitar la total dependencia de combustibles fósiles en la generación de electricidad, el Gobierno de Panamá inició en la década de 1970 la construcción de hidroeléctricas de gran capacidad como son las represas de Bayano y Fortuna. Ello ha permitido el aprovechamiento de uno de los principales recursos que tiene nuestro país, el agua, para controlar en parte los altos precios de la energía impulsados por los constantes aumentos de los precios de los combustibles.

Ocasionalmente, cuando se construyen esas grandes obras hidráulicas se hace necesario transformar el paisaje y la forma de vida de la comunidad que lo habita. También, ocasionalmente se ha dejado de atender adecuadamente las necesidades de los residentes de las áreas afectadas que han tenido que ser reubicados. Tampoco se les ha provisto de beneficios lógicos, como son el acceso a electricidad barata y a agua potable, mejores viviendas, caminos, escuelas a distancia razonable y oportunidades de trabajo durante la construcción y operación de las nuevas facilidades.

La privatización de la generación eléctrica, el alto costo de los combustibles fósiles, la creciente demanda de la población y del desarrollo, y la disponibilidad de fuentes hídricas han favorecido la búsqueda, diseño y construcción de nuevas hidroeléctricas. Sin embargo, en algunas ocasiones este esfuerzo ha encontrado el rechazo de las poblaciones afectadas por las experiencias negativas de anteriores proyectos y la pobre o escasa divulgación de las ventajas de la energía hidroeléctrica debidamente aprovechada.

En la actualidad la alternativa a la generación hidráulica son las instalaciones térmicas que, aunque tienen una menor inversión inicial y pueden construirse en menor tiempo, a la larga son más costosas y contaminantes y nos obliga a depender de fuentes foráneas.

Dicho lo anterior, estamos convencidos de que Panamá –dada la disponibilidad de fuentes hídricas abundantes– puede abastecer de electricidad al país con energía más económica y menos contaminante vía el apropiado desarrollo de hidroeléctricas. Ello sin descartar el complemento necesario de instalaciones térmicas de alta eficiencia, incluyendo las de gas natural y de energías renovables, como la eólica y solar. Estas últimas requieren de mayor apoyo e incentivos de parte del Estado, por ser más costosas en la actualidad.

Resultan evidentes las ventajas sociales, ambientales, económicas y de seguridad de las hidroeléctricas con embalses de espejos reducidos, con una escorrentía permanente mínima o de pasada, que provean electricidad y agua potable a la población del área, facilidades para el riego, recreación y pesca, y control de las crecidas. Previsto que ellas se desarrollen en el marco de las leyes ambientales, sus beneficios exceden cualquier efecto negativo o cualquier otro sistema de generación disponible en la actualidad.

Entre las distintas opciones de energía generada por hidroeléctricas, últimamente en Panamá se ha favorecido lo que se conoce como “hidroeléctricas de paso”, que no requieren de embalses. Prácticamente sin desviar el cauce del río, este sistema canaliza el flujo de agua mediante un canal, tubería o túnel en un punto estratégico para concentrar su fuerza en una planta generadora.

Con un impacto ambiental mínimo, para que sea exitosa la tecnología de hidroeléctricas de paso ella debe aplicarse en áreas con altos niveles de precipitación pluvial durante la mayor parte del año. Como carece de embalses, su operación depende de la fuerza hidráulica de los ríos que la nutren. Este sistema ha funcionado con éxito en muchos países del mundo. En Chile se iniciarán este año tres hidroeléctricas de paso en la región de Maule, previa aprobación del Servicio de Evaluación Ambiental.

Las empresas generadoras deben basar su gestión en tres principios: el ambiental, dirigido a establecer un balance entre los objetivos económicos y ecológicos; el social, dirigido a garantizar la seguridad y bienestar de todos sus grupos de interés (pobladores de la región, empleados y clientes), y el económico, que procura lograr óptimos niveles de eficiencia, productividad y rentabilidad. Este esquema de principios ha sido aplicado exitosamente por la empresa BC Hydro de Canadá.

Comentarios

Los comentarios son responsabilidad de cada autor que expresa libremente su opinión y no de Editorial por la Democracia, S.A.

Por si te lo perdiste

Donderis instó a la población del país a seguir los informes oficiales.
LA PRENSA/Archivo

Se recomienda mantenerse alejado de las zonas de playa Hay aviso de prevención por incremento de oleajes y vientos

POSIBLE DELITO CONTRA LA ADMINISTRACIÓN PÚBLICA Suspenden audiencia por el préstamo de la Caja de Ahorros

Felipe ‘Pipo’ Virzi
Archivo

Última hora

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Directorio de Comercios

Loteria nacional

10 Dic 2017

Primer premio

1 7 9 9

CAAB

Serie: 10 Folio: 14

2o premio

6088

3er premio

4097

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Caricaturas

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código