EN BUSCA DE AYUDA

El ‘bullying’ en la formación de los médicos: Julio Toro Lozano

Para solucionar el problema del bullying (también conocido como acoso u hostigamiento) a nivel hospitalario, la literatura médica anglosajona propone programas dirigidos y coordinados por las altas autoridades, con el apoyo de técnicos que actúan, de manera proactiva y autónoma, con la finalidad de disminuir el impacto de esta práctica. Al igual que en las instituciones de policía, en donde se busca frenar la violencia policial, algunos países crearon la figura de zar o zarina antiacoso y desarrollaron políticas y procedimientos para ofrecer seguridad y un ambiente libre de hostigamiento, en este caso para beneficio de los residentes, internos y trabajadores de los hospitales. A todos se les invita a informar los casos de bullying que observen, de una manera oportuna, veraz, imparcial y confidencial. Luego de recibir una queja, los encargados de tratar el caso le comunican a las partes involucradas que se deben presentar a una entrevista en compañía de alguna persona que las apoye. Los implicados tienen que ser tratados de forma imparcial, sin sesgos profesionales o personales, y todos serán notificados sobre el proceso mientras este dure. De requerirse una investigación, se debe conservar un registro de esta y se seguirá el principio de la justicia, incluyendo la reconsideración del caso.

Es recomendable determinar el costo del hostigamiento en la atención de los pacientes. Además, es mandatorio reducir la carga de trabajo del residente e interno, ofrecerle un acompañamiento mayor por médicos especialistas, con carácter de docentes, y fomentar un horario que les permita asistir a conferencias y otras actividades didácticas.

El tema del bullying debe discutirse en la docencia de los residentes e internos; definir qué es y reconocer las características del acosador y de sus víctimas; identificar el impacto del hostigamiento y si afecta la cultura y la reputación de la instalación; demostrar el potencial y los diferentes niveles de la organización, así como las intervenciones individuales que pueden disminuir el acoso.

Los residentes y los internos deben saber adónde y cómo dirigir sus quejas al respecto; ser orientados para reconocer si han sufrido acoso o si han sido testigos de hostigamiento contra un colega; identificar el tipo de asedio que ocurre en el lugar de trabajo; discutir si los incidentes de acoso han sido reportados; conocer cuál es su obligación de informar sobre la existencia de estos casos y establecer si hay barreras que dificulten o impidan que se denuncien.

Hay que determinar qué tipo de apoyo sería de mayor beneficio contra el bullying, y conocer las recomendaciones que aportaría cada residente e interno para que el lugar de trabajo sea más seguro y confortable.

Según Elisabeth Paice, la zarina antiacoso en el Reino Unido, todo esfuerzo para humanizar la atención médica debe incluir la protección del recurso humano en formación, ya que el bullying atenta directamente contra la humanización.

Comentarios

Los comentarios son responsabilidad de cada autor que expresa libremente su opinión y no de Editorial por la Democracia, S.A.

Por si te lo perdiste

Última hora

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Directorio de Comercios

Loteria nacional

22 Nov 2017

Primer premio

3 5 1 5

BBAC

Serie: 13 Folio: 15

2o premio

4722

3er premio

5119

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Caricaturas

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código