ESCASEZ

Se buscan técnicos: Juan Planells

Si usted tiene un proyecto de inversión en Panamá que requiere de personal técnico especializado, mejor revise primero el inventario de recurso humano disponible, porque puede verse atrapado entre la escasez de técnicos calificados.

Esta situación no es nueva, y comienza con el desafortunado episodio de la construcción del Canal, cuando se recurrió a la importación masiva de mano de obra para ejecutar tareas que debieron descansar en manos panameñas. Dice la historia que, en esa ocasión, de los más de 30 mil trabajadores contratados solamente 357 eran locales.

Más tarde, hace sólo unos años, la empresa Intel decidió instalarse en Costa Rica porque, después de hacer el estudio de trabajadores calificados disponibles, resultó que no teníamos suficientes en nuestro patio.

Trate de conseguir hoy en día un plomero, electricista o soldador certificado, a un recepcionista de hotel que sepa inglés, o una técnica en el manejo de personas de la tercera edad, con las competencias y valores que les permitan asumir sus responsabilidades.

Se estima que cualquier país que aspire a sustentar sus proyectos de desarrollo con mano de obra local, requiere de aproximadamente 10 técnicos por cada profesional graduado en la universidad. Esa condición permitiría contar con una amplia banda de mandos medios que actúen como modificadores y técnicos de soporte para complementar la misión de los profesionales encargados de conceptualizar y desarrollar. En Panamá la relación es a la inversa. Revisando los datos del Instituto Nacional de Estadística y Censo correspondientes al año 2010, descubrimos que en nuestro país hay casi tres profesionales universitarios por cada técnico.

Como resultado de esta distorsión, abundan los licenciados que actúan como técnicos, lo que significa que desperdiciamos valioso tiempo educativo para dar una formación que no corresponderá a sus ocupaciones. El profesional está preparado para diseñar y especificar, y no para extender soluciones técnicas al campo o para dar soporte operativo. Al final tenemos una legión de universitarios que están desempleados o que ganan menos de lo que merecen; pero que a la vez, no producen lo que ganan por carecer de las competencias exigidas en el puesto que ocupan.

La escasez de técnicos preparados es la que provoca que una gran cantidad de extranjeros, que sí cuentan en sus países con institutos de formación técnica especializada, ocupen las vacantes en los nuevos proyectos de desarrollo, aumentando una migración laboral que es necesario legalizar para no paralizarlos. Así las cosas será muy difícil convertir el crecimiento económico en desarrollo social para los panameños. Nuestro vecino Costa Rica tiene un Instituto que forma técnicos (INA) cuyo presupuesto es casi tres veces el de nuestro Inadeh, y los créditos de sus estudiantes son reconocidos en la escuela secundaria y la universidad. Mientras tanto, para nosotros la formación técnica que imparte el instituto de formación profesional se considera como no regular y no formal y convierte este camino de desarrollo personal y social en un callejón sin salida. Aprovechemos esta oportunidad que nos ofrece el crecimiento económico de que disfrutamos, y formemos los técnicos especializados que el país requiere. Esta es la mejor inversión social de nuestros recursos porque convierte ciudadanos en sujetos de su propio desarrollo.

Comentarios

Los comentarios son responsabilidad de cada autor que expresa libremente su opinión y no de Editorial por la Democracia, S.A.

Por si te lo perdiste

Última hora

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Directorio de Comercios

Loteria nacional

19 Nov 2017

Primer premio

8 0 5 6

CCAA

Serie: 13 Folio: 12

2o premio

9078

3er premio

3785

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Caricaturas

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código