FACEBOOK LIVE: ¿Qué quieres saber del Cepadem? Ver aquí

DONACIÓN DE ALIMENTOS

¿A caballo regalado no se le mira la dentadura?: Lucas Verzbolovskis

¿A caballo regalado no se le mira la dentadura?: Lucas Verzbolovskis ¿A caballo regalado no se le mira la dentadura?: Lucas Verzbolovskis
¿A caballo regalado no se le mira la dentadura?: Lucas Verzbolovskis

Los alimentos no son como la “dentadura de caballo regalado”. Al contrario, hay que mirarlos –y muy bien– para asegurar su calidad. Una invocación religiosa inició la presentación, fue emotiva y sensibilizó a todos. Los promotores del proyecto afirmaron que en Panamá mueren anualmente mil 300 personas por desnutrición. La Contraloría contradice esa cifra, pero aún 50 personas, es inaceptable.

Agregaron que aquí se desperdicia mucha comida, solo había que ver las bodas, los cumpleaños y otras fiestas, aunque explicaron que “por ahora” no recogerían esas comidas preparadas, por los riesgos que representa su manejo. También usaron esos riesgos para solicitar amparo legal para los donantes, como forma de estimular las donaciones. ¡Debió ser al revés! ¿O es que los desnutridos vulnerables que reciben comida regalada no tienen derechos?

Al ver la Ley 37 de 2014, parece que no, su artículo 9 dice: “Los bancos de alimentos que reciban donaciones y los donantes, ya que las donaciones de alimentos se presumen de buena fe, no serán responsables civil o penalmente por los daños, lesiones o perjuicios causados por la naturaleza, antigüedad, empacado o condición de los alimentos, salvo en los casos de culpa grave, de conformidad a la Ley Civil”.

Excepto por la “buena fe”, pareciera una licencia para delinquir y más aún si se piensa en lesiones patrimoniales. Con esta ley, los representantes de la agencia estatal que donó comida deshidratada, contaminada con pedazos de vidrio y comprada a precios exorbitantes para beneficiar corruptos, ¡habrían quedado totalmente exonerados de responsabilidad!

Ya lo advertía Frédéric Bastiat, en el siglo XIX en su libro La Ley: “¡La ley convertida en instrumento de todos los apetitos inmoderados en lugar de servir como freno! ¡La ley realizando ella misma la iniquidad de cuyo castigo estaba encargada!”.

Rápidamente y sin cuestionamientos, Gobierno, oposición e independientes, aprobaron la Ley 37 y varios (Ministerio de Salud, medios escritos, televisivos y asociaciones empresariales) la apoyaron. ¿Por qué? También fallaron al no prohibir la donación de comida chatarra y, probablemente, la mayoría de los enlatados que recogerán. Esto acentuará los altos índices de obesidad, diabetes y complicaciones vasculares, que según la Contraloría causan más de 5 mil muertes al año. Es grave porque esa comida no es sana y no nutre. Saciará el hambre, pero seguirá la desnutrición. Está demostrado que el niño bien nutrido aprende rápido y rinde muchísimo más que uno desnutrido, por lo que donar comida chatarra, limitará para siempre sus oportunidades.

De forma inexplicable, la ley contradice los principios consagrados en el bien intencionado Decreto 1510, de septiembre de 2014, sobre Control de Enfermedades no Transmisibles, que será letra muerta ya que ley supera decreto. Otra falla, al no incluir normas de protección ambiental se promoverá la importación de productos por vencer que buscan escapar de las costosas reglamentaciones sobre desechos en otros países. Ante la inexistencia aquí de tales costos, los comerciantes aprovecharán las miles oportunidades de comprar productos con inferiores estándares, grandes descuentos y corta vida útil. Intoxicarán los suelos y Panamá se convertirá en basurero del mundo.

Por último, el artículo 10 permite que los donantes “supriman sus marcas distintivas”“por razones comerciales”. Lo anterior pareciera confirmar que nunca pensaron incentivar la donación de comida casera sana o de restaurantes, sino más bien comida enlatada. Suprimir la marca manteniendo intacta la etiqueta con la información que la ley exige es prácticamente imposible. Ingredientes, vencimiento y lote desaparecerán, lo que significa que muchos productos donados estarán vencidos y dañados. Continuamente hay alertas internacionales de productos contaminados. Si fueron donados sin marca ni etiqueta, ¿cómo harán para ubicarlos y retirarlos? No podrán.

En resumen, con la Ley 37 quizás logren saciar el hambre, pero no ayudarán a nutrir, y sin nutrición los niños y jóvenes quedarán marcados para siempre, sin oportunidades y con mayores riesgos de contraer enfermedades cardiovasculares.

Además, intoxicarán suelos, ríos y ambiente y desprotegerán legalmente a aquellos que necesitan protección. Mientras tanto, los filántropos exonerados de responsabilidad civil y penal, serán premiados como personas o empresas socialmente responsables. Lo establece el artículo 14. Si de filantropía verdadera se trata, ¿por qué no se olvidan de la comida de segunda mano regalada y promueven el arte de la cocina sana y sabrosa, preparada con ingredientes frescos o cultivados en las mismas comarcas? ¡Eso sí sería digno del buen samaritano!

Comentarios

Los comentarios son responsabilidad de cada autor que expresa libremente su opinión y no de Editorial por la Democracia, S.A.

Por si te lo perdiste

Última hora

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Directorio de Comercios

Loteria nacional

22 Nov 2017

Primer premio

3 5 1 5

BBAC

Serie: 13 Folio: 15

2o premio

4722

3er premio

5119

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Caricaturas

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código