DISCURSOS Y ACCIÓN

Sobre el calentamiento global: Orlando Acosta Patiño

Sobre el calentamiento global: Orlando Acosta Patiño Sobre el calentamiento global: Orlando Acosta Patiño
Sobre el calentamiento global: Orlando Acosta Patiño

La XXI Conferencia de las Partes (COP21), convocada por la Organización de Naciones Unidas (ONU), comenzó esta semana en la capital francesa, París. La COP21 es la cumbre que reúne a los 195 países firmantes de la Convención Marco de las Naciones Unidas sobre el Cambio Climático. Bajo el alcance de este tratado internacional, que data de 1992, se reconoce la importancia e implicaciones del fenómeno del calentamiento global.

Dedico esta entrega al compromiso de informar y aportar elementos sencillos a una discusión que logre generar reflexión, frente a los discursos políticos y las acciones del Gobierno panameño. Ejercicio que hago para contribuir e ir más allá de los atávicos comentarios vertidos en algunos medios de comunicación, que afirman que estamos ante una profecía bíblica. Para el panameño de a pie, el resultado de la cumbre se diluirá entre la fantasía Disney, que “inundará las calles de la ciudad”, bajo iniciativa de la Alcaldía, y la pista de patinaje en hielo instalada en un mall de la localidad. Es decir, estamos listos para el circo navideño que distraerá la atención de importantes temas sobre el futuro de la humanidad. Ya lo dijo mi abuela: “Ojos que no ven, corazón que no siente”.

Volviendo a la oscura visión apocalíptica sobre el origen profético del calentamiento global, es preciso aclarar que este es resultado de la combustión del petróleo como fuente de energía, que ha liberado a la atmósfera toneladas de dióxido de carbono (CO2) en los últimos 100 años. Estos gases de efecto invernadero impiden que el calor escape de la Tierra, provocando el aumento de temperatura y la variabilidad del clima. Tormentas, ciclones y huracanes más intensos, sequías imprevisibles, derretimiento de los hielos polares y el aumento del nivel de los océanos son algunas de las consecuencias.

La industria, el transporte y el cambio de usos del suelo son responsables de esta situación. Informes de la Organización Meteorológica Mundial documentan que la concentración de CO2 en la atmósfera alcanzó las 397.7 partes por millón (ppm) en 2014. Antes de la Revolución industrial (1850) era de 278 ppm. El Panel Intergubernamental de Cambio Climático, cuerpo científico asesor de los políticos en el tema, indica que las temperaturas del planeta aumentarán entre 3.7 y 45.8 grados en 2100. Por eso, los compromisos políticos y las acciones de los Gobiernos son clave para no llegar a ese estadio.

Un reciente diagnóstico realizado por la Alcaldía de Panamá, bajo el alcance de un proyecto regional sobre ciudades sostenibles, promovido por el Banco Interamericano de Desarrollo, ubica a nuestra urbe entre aquellas con mayor emisión de gases de efecto invernadero. Los sectores que más afectan son el transporte y el movimiento de aviones desde el hub de las Américas. Antes de viajar a París, el presidente, Juan Carlos Varela, anunció el incremento en la frecuencia de vuelos internos, lo que aumentará el vertido de gases contaminantes. No obstante, el país presentó, como compromiso, la ejecución de un plan de Gobierno que incluye la extensión del Metro y construcción de nuevos acueductos. El Canal de Panamá, como una ruta que minimiza la descarga de gases de calentamiento global, fue objeto de mención, bajo el compromiso de protección de la cuenca canalera. No obstante, la Asamblea Nacional promueve la creación del distrito Norte, y los diputados –como directores de inversión pública– promueven la urbanización de áreas boscosas en las zonas en que nacen importantes ríos que alimentan los lagos y posibilitan la operación del Canal. Así, la preservación de estos afluentes, vitales además para abastecer a más de la mitad de la población, está en riesgo por la acción de los políticos.

La extensión del Metro parece ser una acción sensata, pero incoherente, ante la cifra de que se venden 175 autos al día. La expansión de las ciudades fuera de sus límites urbanos que amenaza la oferta de producción de agua en la cuenca del Canal es un error que impulsan el Ejecutivo y el Legislativo. El Ministerio de Vivienda y Ordenamiento Territorial construye viviendas fuera de los cascos urbanos de Colón y Panamá, que hoy están vacíos pero tienen cobertura completa de infraestructura de agua y energía.

Invertimos recursos públicos para pagar los viajes de comitivas oficiales, pero escuchamos mensajes contradictorios en el discurso y la acción. La expectativa de lograr cambios importantes y compromisos serios para reducir la emisión de gases atraviesa por una coherencia de políticas públicas en la conservación de los recursos naturales, el control de los usos de suelo en la cuenca del Canal y la reducción de emisión de gases.

Mientras se desarrolla la cumbre en París, en Panamá nos preparamos para cerrar las calles para que los personajes Disney tiren besitos a los ciudadanos, que quedarán “en blanco” por las luces del “espectáculo de fuegos artificiales” en la cinta costera. A otros, la importancia del COP21 se les resbalará, como patines, en la lisa y fría superficie de las pistas de hielo. Mañana, a nadie le importará ni sabrán explicar por qué el nivel de los mares inundó las costas de Panamá y no hay bosques ni agua en el Canal.

Comentarios

Los comentarios son responsabilidad de cada autor que expresa libremente su opinión y no de Editorial por la Democracia, S.A.

Por si te lo perdiste

Última hora

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Directorio de Comercios

Loteria nacional

19 Nov 2017

Primer premio

8 0 5 6

CCAA

Serie: 13 Folio: 12

2o premio

9078

3er premio

3785

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Caricaturas

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código