MEMORIA

El cambio que no llegó: Álvaro Lasso Lokee

En 2009, el gobierno que asumía prometió a los electores un cambio radical en la política. Sin embargo, nuestra democracia se vio alterada y esos cambios no fueron lo que el 60% de los ciudadanos (entre los que me incluyo) esperaba. Erróneamente nos dejamos llevar por las promesas que nunca se cumplieron. Se controlaron todos los poderes y se practicó una dictadura que fue elegida por los votos. El estado de derecho no se respetaba y la Constitución fue un adorno. Pensar y opinar no era parte de esta administración. Por eso, calificamos de valientes y héroes a quienes lo hicieron sin tapujo.

El control de todos los poderes hace la diferencia entre una dictadura y una verdadera democracia. Esta se practica cuando hay un equilibrio y eso se observa en todos los países que favorecen el sistema democrático. Las elecciones son una parte de ese sistema.

Los tres Órganos del Estado en ese momento estuvieron controlados, aparte de que se persiguió a los opositores, con la finalidad de acallarlos, y se creó una figura llamada “Gladiadores” que amenazaba, en todo el sentido de la palabra, a quien criticara al gobierno. Los gobernantes de turno demostraron estar, una vez más, alejados de su país. Estaban más interesados en los negocios. Se hicieron ventas millonarias a todo nivel; se mencionaban sobrecostos en los proyectos, y se presume que esos excedentes engrosaron los bolsillos de los allegados. Sin embargo, se ufanaban de que eran el mejor gobierno que había tenido el país en 50 años. Hicieron campaña con los “zapatos del pueblo”, pero gobernaron con el látigo del dólar.

Se ubicó a los allegados en puestos clave que se suponía eran para independientes, tales como la Contraloría, Defensoría del Pueblo, Ministerio Público y Fiscalía Electoral, entre otros, y no hubo autonomía. Además, eligió a funcionarios por su lealtad al poder, no por su capacidad. Ahora nos quedan muchos escándalos de lesión patrimonial. ¡Prohibido olvidar! Esperemos que el Ministerio Público los investigue de forma imparcial.

Los Gladiadores solo se diferencian de los Batalloneros de Noriega, en que atacaban a través de las redes sociales. En los tiempos de la dictadura el país entero se transformó y luchó contra la represión y la falta de libertades. Durante la pasada administración, se retomaron esas viejas prácticas, con el control de todos los poderes del Estado. Lo curioso es que hubo quienes lucharon contra la dictadura militar, pero se convirtieron en cómplices de lo que antes criticaron. Al parecer, tenían la boca llena y no pudieron hablar.

Nadie pensó que, después de salir a las calles y combatir a un general que fue declarado “prisionero de guerra” (que nadie vio combatiendo), se podía instaurar otro régimen similar y retroceder en democracia. El respeto a la libertad de expresión se perdió por completo, y muchos medios fueron objeto de persecución, represión y extorsión.

Las compras directas se volvieron la regla, en vez de la excepción y, peor aun, para beneficiar a compañías que nacían en menos de un mes. Las conciencias fueron un producto que se compraba, de acuerdo con los intereses, y las ofertas no faltaron, sobre todo a líderes de grupos. Una cosa es el cambio y otra es hacer lo mismo, pero peor.

Se hizo un himno con lo de bajar el costo de la canasta básica, pero nos salió el tiro por la culata, excepto a los intermediarios. Los que hacían producir la tierra bajaron sus actividades, por razones obvias, y aquí no pasó nada. Se reemplazaron los “diablos rojos” por un transporte que producía filas enormes, y obligaba a los usuarios a esperar horas para poder abordarlo, igual que para recargar las tarjetas prepago.

En los sistemas democráticos, se supone que la consulta es una regla de oro, pero eso no estaba en las páginas amarillas del gobierno. Las imposiciones y el control de todo se volvió costumbre y se vigilaba a todo aquel que fuera considerado un “peligro”.

Los verdaderos cambios le deben restar poderes al Ejecutivo, para que no se repita otro gobierno como el que pasó, y se quiera volver a imponer la venta de Zona Libre, la ley de privatización y el etanol, entre otras pretensiones que arrinconaron a todo el país. Quienes dicen que hacen y también roban, son idénticos a los delincuentes que no hacen, y son peores cuando prometen lo que no cumplen.

Me hubiera gustado publicar este escrito antes de mayo de 2014, pero por seguridad y para evitar represalias no lo hice. Tal como le sucedió a muchos críticos del gobierno pasado, me sentí amenazado.

La pasada administración afirmó que hizo “más en 5 que en 50”, mas hizo lo mismo, pero peor. Fue un “cambio antidemocrático”, el real llegará cuando exista transparencia en las finanzas, se refleje la lista de los donantes de las campañas, los magistrados se elijan por méritos y los poderes trabajen con verdadera separación.

Comentarios

Los comentarios son responsabilidad de cada autor que expresa libremente su opinión y no de Editorial por la Democracia, S.A.

Por si te lo perdiste

carretera entre Santa Fe y Calovébora ‘La conquista del Atlántico’

Última hora

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Directorio de Comercios

Loteria nacional

10 Dic 2017

Primer premio

1 7 9 9

CAAB

Serie: 10 Folio: 14

2o premio

6088

3er premio

4097

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Caricaturas

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código