REFLEXIÓN

El camino hacia un corazón nuevo: Gloria Zúñiga de Preciado

El profeta Ezequiel fue un joven sacerdote llevado a Caldea entre los desterrados después del sitio de Jerusalén en el año 598, a.C. Sus profecías se encuentran en el “Libro de Ezequiel” en la Biblia. Él tuvo importantes revelaciones y habla de la vuelta de Israel a su tierra por pura misericordia de Dios. En el capítulo 36, versículo 26 dice Yavé: “Les daré un corazón nuevo y pondré dentro de Uds. un espíritu nuevo. Les quitaré del cuerpo el corazón de piedra y les pondré un corazón de carne”.

Hoy día, este mensaje de Yavé en el Libro de Ezequiel sigue vigente, pues se transforma en un mensaje para la humanidad que está destinada a cambiar su rumbo, convirtiéndose, lo que significa volvernos a Dios después de habernos alejado de Él, de haberlo desterrado de nuestros corazones.

Dios no es indiferente ante el bien y el mal. Él obra en los corazones, en lo más íntimo de nuestro ser, en nuestra mentalidad y en nuestras actitudes. Lo tenemos permanentemente en nuestra vida, en nuestra historia universal e individual con su juicio para identificar el mal e indicar el camino de la justicia, señalando que el fin de la conducta divina no es la condena del pecador. “Acaso quiero que el pecador muera, y no más bien que tome otro camino y viva”, dice Yavé por boca de Ezequiel. (Ez. 18,23) ¡Siempre hay esperanza y salvación para el pecador!

Danos Señor un corazón nuevo, dice una oración. ¿Por qué debemos pedir el corazón nuevo del que nos habla Yavé? Como una exaltación a la misericordia, un corazón nuevo nos enseña a ser realmente humanos reconociendo las injusticias, el sufrimiento y la ausencia de paz.

En estos días santos, días de recogimiento, busquemos más la cercanía de Dios, en su Evangelio y en la oración diaria, para sentir la presencia de Cristo resucitado que significa confiar en su misericordia. Pero no quedarnos solo allí.

El camino a un corazón nuevo implica la preocupación por el que camina a nuestro lado, el enfermo, el rechazado, el marginado, el oprimido, el pobre y convertirnos en hombres y mujeres de buena voluntad comprometidos en ayudar a construir un mundo más justo y más humano.

La Semana Santa es una oportunidad para entrar por ese camino de conversión hacia ese corazón nuevo y, como dice una canción, abrir los ojos para ver al Señor y nunca más perderlo.

Comentarios

Los comentarios son responsabilidad de cada autor que expresa libremente su opinión y no de Editorial por la Democracia, S.A.

Conquista

La Prensa en alianza con el Pulitzer Center invita a sus lectores a una experiencia inédita de periodismo transmedia. Una historia sobre la costa Atlántica que pone en cuestionamiento qué tipo de desarrollo queremos para nuestro país. Haga clic en la foto.

Por si te lo perdiste

Última hora

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Directorio de Comercios

Loteria nacional

13 Dic 2017

Primer premio

0 4 5 4

DAAD

Serie: 7 Folio: 1

2o premio

1238

3er premio

1041

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Caricaturas

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código