PERFILES

Los candidatos que necesitamos: Jaime Cheng Peñalba

Necesitamos candidatos que tengan un verdadero proyecto y compromiso para resolver los problemas de la comunidad y que se identifiquen con los intereses de sus electores. La mayoría de los diputados, por no decir todos, solo mira a la Asamblea para hacer negocios y aumentar sus patrimonios económicos. El concepto de “servirse de” debe ser reemplazado por el de “servir a”. Hablan de “sus proyectos” y de sus “planes”, pero realmente no tienen ninguno; y si los tuvieran no están dispuestos a cumplirlos. Algunos poseen grandes fortunas, pero son tan ignorantes que ni siquiera el periódico leen. Les gusta comprar celulares modernos con los que se la pasan chateando y hablando de cosas superfluas. Esto es un indicador de la enorme soledad en la que viven. No por mucho hablar el ser humano se comunica más.

Ellos deben bajarse de sus vehículos con vidrios ahumados para escuchar a los ciudadanos de “a pie”, en vez de saludar como si fueran reinas de Carnaval. En algunos pueblos del interior, hay candidatos que piensan que tocando bocinas a los transeúntes conseguirán los votos. Realmente, les aterra tratar con el público, porque piensan que les pedirán algo. Otros tienen una lectura totalmente distinta de la percepción popular. Creen que todo el mundo los apoyará por su linda cara; son egocéntricos de nacimiento y por principio. Sostienen la idea de que sin ellos, sus circuitos electorales estarían sumidos en una calamidad y caos total.

¡Vivan a plenitud lo que predican! Mal puede un candidato hablar del bienestar de las familias, cuando sus casas son un verdadero desastre; engañan a sus esposas con mujeres más “jóvenes”; fabrican orgías y parrandas con alcohol y otras cosas incluidas.

No hay forma más hermosa de ejercer la autoridad que con el ejemplo. ¿Cuántos candidatos a diputado realmente tienen valores morales sólidos? Muchos partidos y grandes sistemas han sucumbido precisamente porque su estructura carece de estos. Casi todos los candidatos presidenciales usan la imagen de la familia para convencer, pero al llegar al poder se olvidan de esta y de sus necesidades; no les importa el encarecimiento de la vida ni la proliferación de impuestos; los ignoran con un cinismo que raya en lo inconcebible.

A ellos les pido que no miren la política como un fin, sino como un medio para realizar proyectos grandiosos; ataquen de frente el “juega vivo”, esa nefasta práctica subcultural que tanto daño le ha hecho a nuestra nación. Un diputado, también, es un formador de actitudes nobles.

Existe liderazgo en dos vertientes: la que nos lleva a la destrucción bajo el manto de un fanatismo enfermizo y la que nos muestra un camino de esperanza, basado en el autocuestionamiento, como pueblo, para superar aquellos males históricos que nos mantienen anclados en la ignorancia. Dejen de hacer payasadas en la Asamblea y shows ridículos.

Se necesita la madurez de nuestros electores para que voten por los mejores; es decir, por aquellos que tienen una formación académica sólida, pero también humana. Esos son los que nuestro país necesita desde hace bastante tiempo. Con la fuerza de acciones ciudadanas y el voto consciente podemos desbaratar la cultura del “caciquismo” y del “clientelismo”, que mantiene casi a perpetuidad a algunos ineficientes diputados.

La Asamblea ha dejado de ser el interlocutor de las necesidades comunitarias y ha sido reemplazada por movimientos y frentes populares. Cuando los moradores de Altos del Cobre y San Pablo, en el distrito de Soná, fueron a pedir las firmas de algunos representantes y del diputado de turno para frenar los embalses de sus ríos, estos con el mayor desparpajo se las negaron, invocando tecnicismos fuera de orden. Pudo más el tintineo de las monedas que su compromiso con los electores.

En ninguna de las pasadas protestas se ha visto algún candidato encabezando las marchas por el alto costo de la vida en Panamá. Pregunto, con relación al tema de las hidroeléctricas y de la explotación minera, ¿dónde estaban los diputados de esos circuitos electorales?

El Tribunal Electoral debe reformar sus reglas antidemocráticas y presentar otras que favorezcan la incorporación de nuevas propuestas políticas que no cuentan con los poderosos recursos de los partidos tradicionales, pero que no por eso dejan de ser aceptables y quizá mejores que las conocidas. Gracias a estos reglamentos maniqueístas los políticos tradicionales que por años han usufructuado de la riqueza nacional (patrimonio de todos los panameños) siguen haciendo lo que les da la gana con el dinero de los contribuyentes.

Ya está bueno de tanta mentira y demagogia. La política no es sinónimo de engaño ni suciedad como la tratan de vender. La política, como forma de hacer lo posible correctamente, nos pertenece a todos y no debe estar secuestrada por un grupito de delincuentes de cuello blanco.

Comentarios

Los comentarios son responsabilidad de cada autor que expresa libremente su opinión y no de Editorial por la Democracia, S.A.

Por si te lo perdiste

La procuradora general de la Nación de Panamá, Kenia Porcell, viajó a España, donde sostuvo reuniones de alto nivel en la sede de la Fiscalía General de ese país.
Cortesía/Gabinete de comunicación de la Fiscalía General de España

CASO ODEBRECHT Porcell se reúne con fiscal que coordina rogatorias en España

AEROPUERTO Despega operación de Taeca

Se trata del primer vuelo comercial  e internacional que se realiza desde la terminal aérea colonense.
LA PRENSA/Roberto Cisneros

Última hora

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Directorio de Comercios

Loteria nacional

22 Nov 2017

Primer premio

3 5 1 5

BBAC

Serie: 13 Folio: 15

2o premio

4722

3er premio

5119

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Caricaturas

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código