VOCACIÓN

La capacidad de cambiar vidas que tiene el maestro: Danny Vega Méndez

Hace algún tiempo medité sobre la grandiosa misión de ser maestro. Reflexioné en el papel trascendental que desarrolla en la sociedad y en la huella espacio temporal que deja en las mentes de todos.

Entre mis cavilaciones tenía la necesidad interior de conocer o terminar de convencerme por qué decidí ser educador y no un doctor, un abogado, un ingeniero. Descubrí la respuesta a mis reflexiones existenciales luego que un alumno se me acercara para darme las gracias por haberle cambiado su forma de ver la vida.

Entonces, entendí que no podría ser otra cosa en la vida que un educador. Un ingeniero puede hacer maravillas en la construcción, un doctor puede salvar vidas, pero un profesor puede influenciar no solo en el intelecto sino en el alma y en la psiquis de sus alumnos, al punto de cambiarle no solo la vida sino de transformar toda una generación, sumado al hecho de que sus descendientes tendrán un ADN fresco y renovado, rompiendo con toda herencia negativa o presión social que crea un destino oscuro e incierto, sin otra aspiración que la autocompasión.

Comprendiendo esto, una persona que ha surgido de los estratos más humildes y conflictivos de nuestra sociedad puede cambiar su hermético destino a través de la luz que puede brindar un ángel de la educación.

Luego de nuestros padres, son los profesores con quienes pasamos la mayor parte la niñez y de la adolescencia. Son ellos los consejeros, amigos, sicólogos, costureros, médicos... y, por qué no, hasta nuestros padres. Por ello, si una persona cualquiera llega a altas horas de la noche en compañía de personas de dudosa reputación, la sociedad lo vería con cierto recelo moral; sin embargo, cuando un docente llega en iguales circunstancias, el juicio social caería inmisericordemente con todo su peso; puesto que él es el ejemplo, el modelo de vida a seguir.

Por lo antes manifestado, no cualquiera debería ser docente. Pensé entonces que así como los médicos, psicólogos y otros profesionales que tienen un contacto con el ser humano, el educador también tenga un reconocimiento especial en nuestro medio. La educación no se niega a nadie, pero hay quienes juegan con algo tan delicado como la formación de la sociedad, y por ello debería existir cierto distintivo.

Termino de escribir y me convenzo cada vez más de que si el cielo decidió que mi camino conspirara a mi favor haciendo recorrer el sendero del “gran maestro”, entonces lo que hago, más que un trabajo es una bendición.

Comentarios

Los comentarios son responsabilidad de cada autor que expresa libremente su opinión y no de Editorial por la Democracia, S.A.

Por si te lo perdiste

Última hora

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Directorio de Comercios

Loteria nacional

22 Nov 2017

Primer premio

3 5 1 5

BBAC

Serie: 13 Folio: 15

2o premio

4722

3er premio

5119

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Caricaturas

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código