De cara a la ciencia

La ciencia no es popular. La percepción que los panameños tienen de ella es desalentadora

Aceptémoslo. La ciencia no es popular. Muy por el contrario, la percepción que se tiene en general de la ciencia y la tecnología dista mucho de ser alentadora. En una encuesta hecha en la página de internet de La Prensa, en la que se le pidió a los lectores marcar los temas que preferían leer, la ciencia y el medioambiente quedaron en último lugar. Sería injusto, y quizás fuera de proporción, comparar el 5 % que recibieron estas temáticas con el abrumador apoyo (32%) que los cibernautas dieron a la política nacional e internacional. Al fin y al cabo, las decisiones de los gobernantes y los vaivenes políticos definen nuestro devenir más inmediato. Nos preocupa quiénes, finalmente, se disputarán la silla presidencial panameña el próximo año y si la guerra en Irak influirá en la economía y en el orden mundial.

La ciencia, por el contrario, es un trabajo a largo plazo cuyos resultados tardan en verse, además de que también tiene sus fallos e incertidumbres. Los científicos no terminan de dar con una vacuna para prevenir el sida, y casi nos obligan a cuestionar nuestras creencias y a tomar posturas cuando nos dicen que la clonación terapéutica servirá para curar enfermedades o que la manipulación genética de los alimentos podría acabar con la hambruna en muchos países.

En la encuesta de La Prensa, la tecnología y la informática recibieron más apoyo (11.6%), lo que no es de extrañar si pensamos que quienes respondieron son personas con acceso a una computadora y a internet.

Sin ser un estudio riguroso, los resultados de esta pequeña encuesta son un reflejo de una realidad que ha sido medida con mayor profundidad.

Al ver que la inversión en ciencia y tecnología es apenas un 0.21% del producto interno bruto del país, la Secretaría Nacional de Ciencia, Tecnología e Innovación (SENACYT) decidió medir cuál era el grado de innovación dentro de las empresas. En otras palabras, lo que se quería era saber cuáles son sus proyectos para utilizar el desarrollo tecnológico y el conocimiento científico en el mejoramiento de la calidad de sus productos y servicios.

Según cuenta Milagro Mainieri, coordinadora del Departamento de Indicadores de SENACYT, el resultado fue que la innovación es poca.

"Hay una cultura empresarial un poco alejada de los principios básicos de la investigación y el desarrollo", cuenta esta ingeniera industrial.

Y entonces surgió la pregunta. Si las empresas innovan poco, y se supone que están muy al tanto del desarrollo tecnológico, ¿cuál será entonces la percepción que tienen de la ciencia y la tecnología una ama de casa, un obrero, un estudiante o un jubilado?

SENACYT se enfrascó en el estudio basándose en experiencias de otros países, y ayudada por el Centro de Estudios Latinoamericanos publicó el año pasado Indicadores de Percepción de la Ciencia y la Tecnología en Panamá, un informe que Mainieri se lleva debajo del brazo, y que va difundiendo ante todo aquel que pueda interesarse en el hecho de que en Panamá "somos consumidores profusos de ciencia y tecnología", aunque el uso no vaya ligado a un entendimiento de estas materias.

En términos generales, los resultados del estudio señalan que la ciencia no sale beneficiada de la enorme exposición a un medio informativo y de entretenimiento como es la televisión, el que más utilizan los panameños, seguido de la radio y los periódicos. Solo un canal de televisión local transmite reportajes científicos y si alguien decía que había leído un artículo científico en un periódico, la semana anterior a la encuesta, por lo general no recordaba de qué se trataba.

El interés por la ciencia y la tecnología aumenta cuando el grado de escolaridad del individuo es mayor, pero todavía hay personas que califican la astrología y la parasicología como disciplinas "altamente científicas".

En cuestiones de actitud, la cosa no marcha mejor. Los panameños no tienen claro que la ciencia pueda servir para resolver problemas ambientales, y mucho menos que contribuya a solventar problemas relacionados con la paz o la economía mundial. Hay una gran desconfianza por temas tan de moda como la clonación y la genética, pero se muestran más permisivos cuando el avance de la investigación está relacionado con la salud.

Por supuesto, las razones de estos resultados están muy ligadas al acceso a información y a la forma en que los medios de comunicación y el sistema educativo tratan los temas relacionados con ciencia y tecnología. Pero, ¿no será también que, en el fondo, estamos muy influidos por el miedo que nos causa lo desconocido?

VEA 4B

Comentarios

Cerrar

La función de comentar está disponible solo para usuarios suscriptores. Lo invitamos a suscribirse y obtener todos los beneficios del Club La Prensa o, si ya es suscriptor, a ingresar.

Suscríbase gratis por 30 días Prueba
Adquiera un plan de suscripción Suscríbase
Cerrar

Por favor introduzca el apodo o nickname que desea que aparezca en sus comentarios:

Comentar 0 comentarios

Los comentarios son responsabilidad de cada autor que expresa libremente su opinión y no de Corporación La Prensa, S.A.

Por si te lo perdiste

Última hora

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Loteria nacional

21 Ago 2019

Primer premio

7 7 0 8

ABDB

Serie: 1 Folio: 11

2o premio

9210

3er premio

6640

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Caricaturas

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código