ELECCIONES

La carrera por ocupar un puesto en la Asamblea: Domingo Espinosa

Al acercarse las elecciones generales en mayo de 2014 en Panamá, comienza la parafernalia política de todo tipo; los precandidatos buscando una postulación por un partido político, y ahora la opción de los independientes, que deben recoger una cantidad de firmas que avalen sus candidaturas.

A pesar de que hay varios puestos de elección popular, tales como: representante de corregimiento, alcalde, diputado, vicepresidente y presidente de la República, todo apunta al más codiciado, el de ser diputado, por lo jugoso del salario y la participación solapada en otras clases de negocios y prebendas, muchos de los cuales se realizan tras bambalinas.

Un ejemplo patético fue el escandaloso caso Cemis (Centro Multimodal, Industrial y de Servicios) que salpicó a muchos diputados y dirigentes políticos en la repartición de los llamados “mameyes” (billetes). Recientemente el caso fue reabierto y tienen a un expresidente en la cuerda floja, a tal punto que ha presentado 16 recursos para evitar ir a juicio, so pretexto de que le han violado el debido proceso.

¿Cuál es la función de un diputado de la República? la Constitución Política expresa que le corresponde hacer las leyes que permitan el desarrollo económico del país y la convivencia pacífica de los ciudadanos y extranjeros que viven aquí; además de servir de contrapeso y vigilancia de los otros dos órganos del gobierno, el Ejecutivo y el Judicial.

Labor que no hacen a cabalidad, porque aprueban leyes impopulares, no supervisan al Ejecutivo, más bien están sometidos a su voluntad, y menos van a fiscalizar al Judicial, porque este tiene ahora la facultad de enjuiciar a los diputados.

Veamos en la práctica qué hacen los diputados, aunque no está en sus funciones constitucionales, se transforman en unos handyman, que tratan de resolver las necesidades de sus electores, repartiendo: bloques, zinc, juguetes, becas, medicinas, bolsas de comida, implementos deportivos y cuanta dádiva les sea útil, con tal de garantizar el voto de sus electores. En todo caso, “el fin justifica los medios”, como decía Maquiavelo, pero todo eso con los recursos del pueblo.

La función legal del diputado es hacer leyes, pero resulta que muchas ya vienen etiquetadas del Ejecutivo, donde solo les queda aprobarlas. Hay otras leyes que obedecen a lineamientos de organismos internacionales, y de algún poder supranacional, donde hasta el mismo Gobierno Nacional queda sometido.

El pueblo debe saber escoger a sus diputados, a fin de llevar al hemiciclo legislativo a los que tengan una trayectoria intachable, porque hay algunos que nunca han presentado un proyecto de ley ni participado en un debate, y solo se circunscriben a su aprobación, quedando secuestrados por las cúpulas de sus partidos y el poder económico que ellos representan; y al que intente salirse de ese molde lo amenazan con la revocatoria de mandato y otros métodos de intimidación, como quitarles las partidas asignadas a su circuito electoral.

Los que quieren ser diputados, ya saben a lo que están expuestos, y el pueblo con su sabiduría debe escoger a los mejores, máxime que han eliminado el voto plancha, porque el nepotismo y la corrupción campean por doquier. Cuando esté frente a la urna, piense en el futuro del país, el legado que le dejará a sus hijos, porque si se equivoca en la escogencia no podrá culpar a otros.

Comentarios

Los comentarios son responsabilidad de cada autor que expresa libremente su opinión y no de Editorial por la Democracia, S.A.

Por si te lo perdiste

Última hora

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Directorio de Comercios

Loteria nacional

19 Nov 2017

Primer premio

8 0 5 6

CCAA

Serie: 13 Folio: 12

2o premio

9078

3er premio

3785

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Caricaturas

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código