SEGUIMIENTO Y CONCIENCIA

El voto católico es muy importante: Carlos Vargas Vidal

En los tiempos pasados el voto independiente se esgrimía con mucha candidez y ligereza. Y por ello, al correr de los años hemos visto entronizados en el poder político a gente codiciosa y embustera. Capaz de mentir, una y otra vez, con el fin de lograr su cometido: ¡manejar la cosa pública y darse la notoriedad que nunca han tenido!

Y este desmedido afán de gobernar el país, disfrazado y manipulado, nos ha hecho a los votantes menos dignos y más pobres. Sin trabajo. Y más inseguros en las calles. Con valores menos auténticos y propios. Y con una moral vilipendiada y más alejada de Dios.

La política no puede ni debe ser ajena a quienes busquen con verdadero desprendimiento y sinceridad el bien común y la paz. Si dejamos que las ideologías políticas actuales, mezquinas y ensoberbecedoras prevalezcan, el final será siempre trágico: más pobreza e injusticias a costa del provecho de unos cuantos.

El cristiano es y debe ser un ser alegre y feliz, porque ama la justicia y el bien común. Y porque tiene una conciencia recta e iluminada de su razón de ser. Por ello, su voto y sus creencias no son negociables. Solamente se puede ser más libre y más responsable cuando impera la verdad revelada. Esa verdad que es la única que nos hace dignos y nos hace más justos. No esa verdad mediatizada y relativizada.

El voto católico es igual que un voto partidario. Pero no está con la izquierda ni con la derecha, ¡está con Dios! Respeta la tradición cristiana y guarda las normas más elementales de la ley natural. No discrimina ni humilla con mentiras. Se sirve de lo bueno para dar paso a lo mejor. Y no está con los soberbios ni con los que han hecho del erario público su razón de vivir. Razón por la cual observa la honradez y la competencia de quienes compiten. Pero, sobre todo, el voto católico hace un seguimiento de la gestión de los candidatos cuidando de no menospreciar cuál es el verdadero talante y cuál es el auténtico talento de los mismos.

La oportunidad de dar al país un buen mandatario, sin demagogias y engreimientos políticos, está en las manos de quienes votemos en conciencia, eligiendo libre y acertadamente, al mejor. Y tampoco se trata de elegir al más publicitado. Mas bien, como diría un muy apreciado y conocido obispo de España: “Deberíamos votar por quienes menos se distancien por sus programas y sus hechos, de lo que expresa la doctrina social de la Iglesia”.

Comentarios

Los comentarios son responsabilidad de cada autor que expresa libremente su opinión y no de Editorial por la Democracia, S.A.

Por si te lo perdiste

Última hora

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Directorio de Comercios

Loteria nacional

19 Nov 2017

Primer premio

8 0 5 6

CCAA

Serie: 13 Folio: 12

2o premio

9078

3er premio

3785

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Caricaturas

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código