PARTICIPACIÓN

¿Los pies sobre el cemento o sobre la tierra?: Gawie Lizeth González

Por tener los pies sobre el cemento, nos olvidamos de que la tierra nos provee todo lo que necesitamos, por eso, los pueblos originarios la defienden con su vida.

Imagina a la comunidad reuniéndose, sembrando, cosechando, compartiendo, como en las juntas de embarra, o a través de las granjas comunales urbanas, así nos acercaríamos a nuestros vecinos. Yo intenté cultivar en mi balcón y, después de muchos meses de tirar semillas, tengo pimientos amarillos orgánicos.

Un proyecto bien organizado de huertos podría hacer mucho por la comunidad urbana y rural en espacios públicos, como parte de una de las tantas alternativas para disminuir los costos de la canasta básica y aprender a amar la tierra.

Sin embargo, a la tierra la abandonamos, por diversas razones y maneras, ya sea por un futuro mejor en la ciudad o por falta de políticas de Estado que conviertan en prioridad la agricultura. La abandonamos cada vez que cortamos un árbol, tiramos una batería al río, o porque no era rentable sembrarla.

Ahora, lo que aparece sembrado por doquier, son los anuncios políticos, con poses retocadas por el photoshop, y los eslóganes demagogos con frases vacías que no dicen nada más que lo que queremos oír, clichés de campaña como: “soy el que te resuelve”, “soy tu voz en la Asamblea”, “pa lante conmigo”, “bajaré la canasta básica así y asá” y ¡abracadabra patas de cabra!

Resulta cómodo que nos resuelvan todos los problemas con una varita mágica. Me pregunto: ¿Necesitamos que alguien nos resuelva nuestros problemas? o ¿necesitamos aprender a buscar la solución por nosotros mismos?

Una muestra de que las cosas no andan bien y hay que cambiarlas, es que la riqueza de los candidatos está directamente relacionada con el éxito de ser elegidos. Es decir, los valores, el honor, la honestidad, la dignidad no fueron relevantes, y a una gran mayoría de candidatos elegidos por intereses particulares los encontraremos en las urnas, con algunas excepciones. Es una pena que tener candidatos o candidatas de impecable trayectoria sea la excepción y no la regla. Los políticos corruptos son el común denominador en cada rincón del mundo y en nuestro patio no son la excepción.

Cómo diría el escritor David Robinson: “Las fuerzas que están tratando de cambiar a la sociedad en estos tiempos (como lo fueron los burgueses durante la revolución francesa), son los grupos ambientalistas, los movimientos indígenas, los grupos feministas, grupos activistas de derechos humanos, grupos pro derechos LGBT y la sociedad civil organizada, entre otros”.

Ya es hora que los partidos incluyan políticas en defensa de estos derechos o mejor aún, es hora que más líderes activistas de estos derechos se lancen a puestos de elección, para tener voz y voto. Ya ocurre, hay más participación de ellos como candidatos en las próximas elecciones, sin embargo, aún son una minoría en un mar de políticos que se reeligen, una y otra vez, porque nosotros los votantes lo permitimos.

Ya es hora de poner los pies sobre la tierra. Si queremos soluciones, entonces sembremos la semilla correcta, el resultado se verá en la cosecha.

Comentarios

Los comentarios son responsabilidad de cada autor que expresa libremente su opinión y no de Editorial por la Democracia, S.A.

Por si te lo perdiste

Consumo de producción agrícola ¿Qué provincia es el reino del aguacate?

En Panamá, 92 productores cultivan 363 hectáreas de aguacate de las variedades ‘simmonds’, choquete, ‘booth’ y criollo.
Archivo

Última hora

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Directorio de Comercios

Loteria nacional

15 Nov 2017

Primer premio

4 7 2 9

BABB

Serie: 20 Folio: 11

2o premio

5026

3er premio

9314

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Caricaturas

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código