EDUCACIÓN

El uso de la ciencia en la prevención de la violencia: Anilena Mejía-Lynch

El asunto de la violencia nos preocupa a todos. Cada vez somos más recelosos con nuestros vecinos. Años atrás disfrutábamos de patios abiertos; hoy nuestras casas parecen cárceles, con rejas de arriba abajo. Hace unas semanas visité una escuela ubicada en uno de los barrios más peligrosos del país, donde un grupo de maestros exige un mínimo de seguridad, pues temen por sus vidas. Día a día somos bombardeados de información sobre cómo este fenómeno se nos está saliendo de las manos.

¿Qué estamos haciendo para mejorar la situación?

El comportamiento violento en jóvenes y adultos no aparece de la noche a la mañana. Es un trastorno que se gesta desde los primeros años de vida. Los “rasgos crueles y sin emociones” o callous unemotional traits han sido descritos por científicos como aquellos que se encuentran en niños y predicen el comportamiento antisocial más tarde en la vida. Estos rasgos pueden ser fácilmente identificados a través de evaluaciones psicológicas.

Una vez identificados los niños con estos rasgos, es posible ofrecer programas de prevención para evitar que se desarrollen comportamientos antisociales durante la adolescencia y la adultez. Estos programas de prevención son de diversos tipos, entre los que han sido más estudiados están los de entrenamiento a padres, madres y familias en general. Se sustentan en la premisa de que, a través de una crianza saludable y positiva, podemos prevenir que se desarrollen problemas de comportamiento en los niños. Estos programas ofrecen estrategias prácticas a los padres para que establezcan mejores relaciones con sus hijos. Las personas en alto riesgo social tienden a repetir patrones dañinos de su propia crianza y, con más razón, requieren de apoyo y entrenamiento para romper el círculo vicioso de relaciones problemáticas.

Hay diversos planes de entrenamiento para padres, desarrollados con base a investigaciones científicas que sustentan su efectividad. Sin embargo, en Panamá hemos decidido implementar programas sin fundamento científico. Un ejemplo son las “Escuelas para Padres”, diseñadas por el Ministerio de Educación (Meduca).

Celebro esa iniciativa que pretende contrarrestar un mal que afecta a toda la sociedad, pero me pregunto: ¿Por qué recurrimos a un programa diseñado arbitrariamente, intuitivo y sin ninguna evidencia que sustente su efectividad, si hay opciones desarrolladas con base científica? Considero que se debería evaluar científicamente la efectividad de las “Escuelas para Padres” del Meduca y así determinar si después de ofrecer el programa ocurren cambios significativos en estas familias. De lo contrario, estaríamos invirtiendo valiosos recursos sin la seguridad de que el programa sea efectivo. Con el fenómeno de la violencia no podemos darnos el lujo de ejecutar programas por intuición. Es necesario utilizar las estrategias desarrolladas de manera científica y sistemática.

Algunos organismos han comenzado a invertir fondos en la investigación de programas de prevención. Un ejemplo, es el programa de Familias Fuertes, implementado por la Cruz Blanca y las Naciones Unidas, contra el delito y el crimen. Hasta ahora, 110 familias se han visto beneficiadas (y se llevan a cabo evaluaciones para establecer su efectividad). Como becaria doctoral de Senacyt, me he dedicado a investigar la efectividad de otro programa para padres, diseñado en Australia e implementado alrededor del mundo, llamado Triple P (Programa de Paternidad Positiva). Este año, 100 padres de comunidades de alto riesgo de la ciudad de Panamá participarán en el programa como parte de un estudio diseñado, científicamente, para evaluar su efectividad.

Los resultados de este estudio nos indicarán, con exactitud, si se redujeron o no las dificultades de estos padres y si la inversión dio resultados positivos. Estudios hechos el año pasado revelan que dicho programa es considerado aceptable y relevante, culturalmente, para los padres panameños. Un 70% de los entrevistados dijo tener interés en participar en un programa como Triple P, y el 100% de los profesionales panameños entrevistados (maestros, psicólogos y trabajadores sociales) afirmó que se necesita un programa con bases teóricas y científicas más sólidas que la “Escuela para Padres” del Meduca.

Estudios de costo-efectividad demuestran que la inversión sería de 2.00 balboas por niño, y que se recuperaría al poco tiempo, porque se gasta más dinero cada vez que ocurre un acto violento en nuestra ciudad. En el caso de la violencia, el costo no es solo monetario y directo, sino psicológico-cultural e indirecto. Un pueblo asustado produce menos, es menos feliz y, por consiguiente, se enferma más. Una persona enferma representa un costo para toda la sociedad. Invertir 2.00 balboas para reducir el riesgo de que un niño panameño se convierta en pandillero no parece un alto precio a pagar.

La intención de este artículo es valorar la importancia de la ciencia en nuestras acciones, y recalcar que sí hay estrategias para combatir y prevenir la violencia. Es posible identificar desde temprana edad a los niños que están en riesgo de desarrollar dificultades y es posible intervenir a las familias de estos niños para evitar el problema. Ya contamos con la infraestructura para atender a las familias (escuelas y centros de salud) y con el personal que se podría capacitar para este fin (maestros y orientadores). Por último, reitero la importancia de utilizar un método científico para evaluar el impacto de estos programas en nuestra realidad. Aún no es tarde para empezar a utilizar la ciencia y prevenir la violencia en nuestro país.

Comentarios

Cerrar

La función de comentar está disponible solo para usuarios suscriptores. Lo invitamos a suscribirse y obtener todos los beneficios del Club La Prensa o, si ya es suscriptor, a ingresar.

Suscríbase gratis por 30 días Prueba
Adquiera un plan de suscripción Suscríbase
Cerrar

Por favor introduzca el apodo o nickname que desea que aparezca en sus comentarios:

Comentar 0 comentarios

Los comentarios son responsabilidad de cada autor que expresa libremente su opinión y no de Corporación La Prensa, S.A.

Por si te lo perdiste

Última hora

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Loteria nacional

22 May 2019

Primer premio

0 6 0 0

ACBC

Serie: 17 Folio: 10

2o premio

4684

3er premio

8600

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Caricaturas

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código