POCO IMPORTA

La cinta canina: Guillermo L. López

Quiero empezar por señalar que no tengo nada en contra de las mascotas y mucho menos contra los perros, porque al final de cuentas la culpa de lo que les voy a contar no es de ellos, sino de sus propietarios. La cinta costera, un lugar de esparcimiento con áreas para caminar o correr, montar bicicletas y, sobre todo, con espacios verdes, se ha convertido ahora en el lugar favorito de los dueños de perros, que los llevan allá para que hagan sus necesidades.

Quienes hacemos ejercicios todos los días en este lugar somos testigos de la gran cantidad de canes que hacen sus necesidades en cualquier parte, pero lo peor es que la mayoría de los dueños no tengan la decencia de recogerlas después.

¿Cómo puede ser posible que en un sitio acondicionado con un área especial para montar bicicletas y en el que muchos corremos y caminamos, debamos sortear los regalitos (excrementos) esparcidos a lo largo de las aceras, además de las largas correas con las que muchos pasean a los perros.

En innumerables ocasiones hemos visto perros que intentan atacar a los corredores o corretean a los ciclistas e incluso peleando entre ellos. Y qué decir de la mala costumbre de algunos dueños que caminan en un extremo de la acera y en el otro va el animalito sujeto a la correa o cable extensible, lo que impide el paso del resto de los mortales que tenemos que esquivar o saltar por encima de la correa o cable. Esto también ocurre en otras áreas de la ciudad, en las que los peatones se tiran a la calle para dejar pasar a los animales con sus dueños o las nanas.

Hay algunos más atrevidos que llevan a los perros sin ningún tipo de correa. He visto inclusive que pasean así a los de algunas razas consideradas peligrosas. Al parecer, sale a relucir el poco importa de muchos panameños con los demás. De nada sirve que haya decretos alcaldicios que regulen esta materia, si no hay quien los haga cumplir.

Sugiero establecer sitios exclusivos para perros, en donde se les pueda soltar para que jueguen libremente, pero creo también que tenemos derecho a sitios que prohíban a los animales porque esa fórmula de corredores y ciclistas con perros al acecho no es compatible.

En días pasados, escuché a unas señoras extranjeras que al ver pasar a un caminante con su perro suelto, decían que en su país de origen eso era prohibido y que inclusive se exigía que los que pasearan con correas tuvieran bozal.

De igual forma, en una ocasión atendimos a un inversionista norteamericano que al llegar a nuestras oficinas se percató de que había pisado un excremento de perro en la acera y esparció la suciedad y el mal olor en toda la oficina.

Espero que las autoridades de la Alcaldía de Panamá tomen cartas en el asunto, antes de que una persona salga lastimada por un can, a pesar de que sus dueños afirmen que su mascota no muerde.

Comentarios

Los comentarios son responsabilidad de cada autor que expresa libremente su opinión y no de Editorial por la Democracia, S.A.

Conquista

La Prensa en alianza con el Pulitzer Center invita a sus lectores a una experiencia inédita de periodismo transmedia. Una historia sobre la costa Atlántica que pone en cuestionamiento qué tipo de desarrollo queremos para nuestro país. Haga clic en la foto.

Por si te lo perdiste

GOBIERNO MANTIENE INHABILITACIÓN Tocumen rechazará oferta de Odebrecht

Carlos Duboy, gerente de Tocumen, S.A.LA
Ricardo Iturriaga

Última hora

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Directorio de Comercios

Loteria nacional

13 Dic 2017

Primer premio

0 4 5 4

DAAD

Serie: 7 Folio: 1

2o premio

1238

3er premio

1041

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Caricaturas

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código