FACTOR DE ÉXITO

Cinco claves para una vocería estratégica: Diana Medina

Ser vocero (a) requiere de entrenamiento. Es una de las destrezas indispensables de todo líder. Muchas veces pensamos que hablar bien es lo único que necesitamos, pero aunque es una condición importante no es suficiente para ejercer lo que se conoce como vocería estratégica.

Un vocero estratégico tiene toneladas de sentido común. Esto le permite reconocer el momento adecuado para hablar y el tema que se debe tratar. Parece fácil, pero no lo es, si consideramos que muchas veces nuestra posición, reconocimiento social, incluso, el ego nos impulsan a querer comentar cualquier situación sobre la que somos cuestionados. Además del sentido común, ciertas técnicas ayudan a mejorar las destrezas al ejercer la vocería. Aquí presento cinco muy fáciles de poner en práctica y que ayudan a afrontar los problemas de comunicación interpersonal:

1. Elaborar una lista de los temas clave para la organización permite tener claro de qué se puede o se quiere hablar en distintos escenarios. La lista por sí sola no funciona, en cada aspecto es necesario trabajar los mensajes más relevantes a divulgar y reforzarlos en cada oportunidad.

2. Así como funciona conocer las cosas de las que se quiere hablar, también ayuda tener un listado de las que no se puede o no se desea tratar. Es importante incluir aspectos generales como política, a menos que la empresa tenga una estrategia específica con relación a estos. Hablar de política o religión es complejo para una compañía y, muchas veces, genera malos entendidos.

3. Construir frases sencillas que faciliten eludir ciertos temas con delicadeza y educación. Esto genera tranquilidad y cuando se evita hablar de algún tópico, le permitirán salir del aprieto con elegancia.

4. Utilizar “frases puente” ayuda mucho cuando uno cae en cuenta que habló de más. Ellas vienen en auxilio para retomar el camino, con astucia, y sin causar molestia en los oyentes.

5. Por último, saber respirar permite calmar los pensamientos y orientarlos hacia nuestros objetivos. Antes de iniciar una conversación, charla, presentación o entrevista, hay que hacer conciencia de la respiración y llevar el aire al fondo del estómago. Esta acción es relajante, genera autocontrol y hace que la voz se escuche con mayor claridad. Si la conversación se torna complicada, se debe volver a tomar conciencia de la respiración, porque ayuda a calmar y a bajar cualquier tono que se haya subido.

Ser vocero de una organización requiere de preparación y entrenamiento constante. Es una habilidad que puede ser adquirida y se ha convertido en un factor crítico de éxito para todo ejecutivo.

Comentarios

Los comentarios son responsabilidad de cada autor que expresa libremente su opinión y no de Editorial por la Democracia, S.A.

Por si te lo perdiste

FONDOS Banda musical hace recolecta para viajar a Pasadena

La banda está integrada por 250 estudiantes.
Especial para La Prensa/Vielka Corro Ríos

Última hora

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Directorio de Comercios

Loteria nacional

19 Nov 2017

Primer premio

8 0 5 6

CCAA

Serie: 13 Folio: 12

2o premio

9078

3er premio

3785

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Caricaturas

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código