CULTURA

El clavicordio bien templado: Samuel A. Scribner

Siempre he sido un melómano. Empecé con el omnipresente rock & roll de mi juventud. Después, cuando fui al colegio en Boston y gracias a la influencia de mi mamá, me convertí en un fanático del jazz. En cada oportunidad que tenía iba a ver a los intérpretes célebres de jazz, que ofrecían conciertos en los clubes de la localidad.

Cuando regresé a Panamá, al finalizar mis estudios, tomé clases de piano, porque quería ser músico de jazz. Mi maestra me introdujo a la música clásica y descubrí un nuevo mundo en la música de Bach, Mozart y Beethoven.

Luego de esta larga trayectoria musical de mi vida, pienso que si tuviera que nombrar la obra de música preeminente tendría que decir que es El Clavicordio Bien Templado de J.S. Bach. Música polifónica que contiene múltiples melodías simultáneas dentro de cada pieza.

¿No las conoce? Apuesto que sí. He oído partes de estas obras como timbres de teléfonos celulares. ¡Melodías que tienen ya casi 300 años!

En 1691, el organista alemán Andreas Werckmeister logró el afinamiento uniforme del teclado, dividiendo la octava (distancia entre do y do) en 12 medio tonos iguales, utilizando fórmulas matemáticas. Por eso, hoy tenemos el teclado dividido en 12 tonos (teclas): siete teclas blancas y cinco teclas negras entre do y el próximo do de la escala.

El resultado fue el afinamiento puro entre las teclas, que no existía antes, y la base para la escala musical que usamos hoy en día. Finalmente, permitió la modulación entre claves en una sola composición.

Johann Sebastian Bach (1685-1750) reconoció inmediatamente las ventajas del afinamiento (templado) uniforme y en 1722 terminó una colección de 24 preludios y 24 fugas en cada una de las 12 claves del teclado con el título El Clavicordio Bien Templado. Veinticuatro, porque compuso un preludio y una fuga en cada clave mayor y menor. En 1744, Bach terminó una segunda serie de 24 preludios y fugas. Así que tenemos Libro I y Libro II.

Lo increíble de esta obra perdurable es que Bach escribió estas colecciones como obra pedagógica. El subtítulo dice: “Para músicos jóvenes que desean aprender y además para el divertimiento de aquellos que ya poseen destreza en el estudio”.

No hay más grande elogio que decir que Beethoven las mantuvo cerca y las estudiaba para aprender como escribir música de contrapunto. Si Beethoven le dio tanta importancia a esta obra y un crítico la nombró como una de los big bangs en la historia de la música occidental, creo que vale la pena conocerla.

Comentarios

Los comentarios son responsabilidad de cada autor que expresa libremente su opinión y no de Editorial por la Democracia, S.A.

Por si te lo perdiste

La procuradora general de la Nación de Panamá, Kenia Porcell, viajó a España, donde sostuvo reuniones de alto nivel en la sede de la Fiscalía General de ese país.
Cortesía/Gabinete de comunicación de la Fiscalía General de España

CASO ODEBRECHT Porcell se reúne con fiscal que coordina rogatorias en España

AEROPUERTO Despega operación de Taeca

Se trata del primer vuelo comercial  e internacional que se realiza desde la terminal aérea colonense.
LA PRENSA/Roberto Cisneros

Última hora

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Directorio de Comercios

Loteria nacional

22 Nov 2017

Primer premio

3 5 1 5

BBAC

Serie: 13 Folio: 15

2o premio

4722

3er premio

5119

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Caricaturas

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código