ADECENTAR EL PAÍS

Entre la constituyente y la demagogia electoral: Carlos Herrera Morán

Como dice el refrán popular: “No hay peor ciego que el que no quiere ver”. Evidentemente, nuestra sociedad está hundida en una profunda crisis de principios y valores de distinta naturaleza, desde hace aproximadamente 25 años, pues la mentira y la demagogia electorera se han convertido en moneda de curso corriente en la vida de los panameños. Esto es la esencia de muchos de los males que aquejan al país.

Antes, cuando una persona hacía una promesa la cumplía sin falta para no empañar su imagen y honorabilidad. Hoy, las promesas de los políticos tradicionales quedan reducidas a palabras que se lleva el viento o que están escritas sobre hielo. Es decir, la nación es prisionera de la demagogia electoral.

El señalamiento anterior viene al caso por razón de algunas actuaciones frustrantes que ha asumido el presidente de la República, Juan Carlos Varela, entre las que podemos destacar las que se refieren a la no eliminación del Programa de Ayuda Nacional y a la postergación, sin fecha definitiva, de la convocatoria a una asamblea constituyente. Esto ha provocado, en no pocos ciudadanos, un sentimiento de desconfianza e incertidumbre respecto a si el Gobierno cumplirá, o no, sus promesas electorales.

Las fundamentales son atender y resolver, con eficacia, las deficiencias de tipo material que sufre el pueblo (falta de viviendas, calles, etc.) y, además, construir una institucionalidad que responda a un verdadero estado democrático de derecho.

Como jurista, estimo que la supuesta “postergación” de la convocatoria de la constituyente le trunca al pueblo la posibilidad para que, de forma soberana y democrática, proceda a desmantelar las estructuras jurídico-políticas podridas y obsoletas sobre las que se ha edificado la vida nacional, que se han convertido en la infraestructura de la corrupción. Mantener intacta “esa infraestructura jurídica” equivale a perpetuar la inequidad nacional.

Hay que renovar los poderes públicos, sobre todo, el Órgano Judicial que en los últimos tiempos ha sido objeto de fuertes críticas y del rechazo popular, por su rol en la impunidad de la corrupción pública. Este garantiza privilegios intocables a personas y sectores poderosos que han cometido toda clase de abusos, injusticias y delitos, pero pierde de vista que “no hay mal que dure cien años ni cuerpo que lo resista”.

¿De qué sirve, ahora, contar con un Ministerio Público que trabaja con las uñas y de manera incansable para meter presos a ciertos exfuncionarios públicos y empresarios corruptos, si en ciertos sectores de la administración de justicia no se han concretado los cambios sustanciales? Es decir, en sectores que representan al mismo Órgano Judicial que se estructuró, basado en la Constitución militarista de 1972. Esa que, a pesar de sus reformas, el Dr. César Quintero denominó como la “Constitución de la dictadura” y que, por muchos años, ha hecho que el ladrón de gallinas se pudra en la cárcel, mientras que el delincuente de saco, corbata y alma negra, queda impune y se le llama “honorable”.

No debemos ignorar que los altos funcionarios públicos ven en la asamblea constituyente un enorme peligro para sus intereses personales y sus privilegios, pues tal acción democrática supondría el estrangulamiento de la gallina de los huevos de oro de la corrupción. De parte de esos politicastros solo debemos esperar una férrea oposición a la constituyente y, quizás, la persecución y marginación de cualquier ciudadano o movimiento social que abogue por el adecentamiento del país.

Sin embargo, esos que pretenden acallar la voluntad popular pierden de vista que el pueblo y los sectores vulnerables cuentan con el respaldo de los periodistas, las redes sociales y los medios de comunicación independientes y efectivos, que siguen siendo trincheras de luchas a favor de los grandes intereses nacionales, y desde donde se han librado valientes batallas públicas, con miras a desenmascarar a los políticos demagogos, a los funcionarios públicos y empresarios corruptos.

Hoy, podría decirse que nos toca vivir una vez más un amanecer irreverente, en el que el pueblo indignado confirma la “utopía” de que este orden injusto cambiará, y tendremos una nueva carta magna, que lleve a la Nación por los senderos de las grandes rectificaciones nacionales.

Comentarios

Los comentarios son responsabilidad de cada autor que expresa libremente su opinión y no de Editorial por la Democracia, S.A.

Por si te lo perdiste

Donderis instó a la población del país a seguir los informes oficiales.
LA PRENSA/Archivo

Se recomienda mantenerse alejado de las zonas de playa Hay aviso de prevención por incremento de oleajes y vientos

POSIBLE DELITO CONTRA LA ADMINISTRACIÓN PÚBLICA Suspenden audiencia por el préstamo de la Caja de Ahorros

Felipe ‘Pipo’ Virzi
Archivo

Última hora

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Directorio de Comercios

Loteria nacional

10 Dic 2017

Primer premio

1 7 9 9

CAAB

Serie: 10 Folio: 14

2o premio

6088

3er premio

4097

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Caricaturas

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código