MEDIDAS

El aire contaminado que respiramos: Johanna Elizabeth Ku

El 20 de marzo de 2013, la ciudad se despertó entre una nube de humo producto del incendio en el cerro Patacón. En las noticias se cruzaban las declaraciones del director del Sistema Nacional de Protección Civil con las de los funcionarios del Ministerio de Salud, con respecto a la toxicidad del humo del incendio. Entre la población, la incógnita era si se debía utilizar un pañuelo húmedo para tapar la nariz y boca. Y el ministerio recomendó la suspensión de actividades al aire libre.

Da tristeza que haya tenido que ocurrir este hecho para que el tema calidad del aire de la ciudad capital cobrara notoriedad. La cruda realidad es que, desde hace más de una década, el aire que respiramos está viciado.

El 1 de julio de 2000, La Prensa publicó en su sección de Trasfondo el artículo “Contaminación del aire, más allá del límite”. Pero desde antes, se pueden encontrar noticias en las que el actual director del Instituto Especializado de Análisis (IEA) de la Universidad de Panamá, Vasco Duke Hernández, nos recuerda la mala calidad del aire que respiramos.

Desde 2000 a la fecha, se logró prohibir la venta de la gasolina con plomo y reducir los niveles de azufre presente en los combustibles. Sin embargo, la medida que buscaba no otorgar el revisado a los vehículos registrados en el Municipio de Panamá, que no pasaran las evaluaciones de emisión de gases, que se intentó aplicar en 2002 y 2009, permanece archivada. Hoy, el parque vehicular –y la contaminación– siguen en aumento.

El aire de la ciudad capital no es saludable; afecta negativamente nuestra salud sin darnos cuenta. Empecemos a hacer algo al respecto hoy, no cuando otro incendio en cerro Patacón nos recuerde lo contaminado que está. Aboguemos para que al IEA se le asignen más fondos que le permitan expandir la red de monitoreo y hacer dicha información más accesible. En otros países, la calidad del aire es una información que se brinda, junto al estado del tiempo diariamente.

Impulsemos el concepto de carpooling, que a su vez reduce la cantidad de vehículos que circularían en esta ya supercongestionada ciudad. Aunque la Autoridad del Tránsito discrepe, realmente ningún sistema de transporte puede brindar servicio al 100% de la población. De lo contrario, el carpooling no sería una alternativa en muchos países. Exijamos la actualización de leyes, como la que permite un alto contenido de azufre en el combustible. El que consumimos contiene niveles por encima de los recomendados internacionalmente. Y, por último, démosle mantenimiento a nuestros vehículos. Recordemos que un auto desajustado produce más contaminantes.

Comentarios

Los comentarios son responsabilidad de cada autor que expresa libremente su opinión y no de Editorial por la Democracia, S.A.

Por si te lo perdiste

Última hora

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Directorio de Comercios

Loteria nacional

22 Nov 2017

Primer premio

3 5 1 5

BBAC

Serie: 13 Folio: 15

2o premio

4722

3er premio

5119

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Caricaturas

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código