PREOCUPACIÓN

La corrupción galopa, el gobierno duerme: Victoriano Rodríguez Santos

El Gobierno brasileño asestó un duro golpe a la corrupción, sin que importaran los millones de los que delinquen o cometen actos delictivos. En un caso digno de admirar, la Policía Federal le hizo acusaciones formales a Marcelo Odebrecht por el supuesto delito de pago de coimas en diferentes obras de Petrobras. ¡Qué diferencia a lo que sucede en Panamá! El hoy detenido empresario mantiene un consorcio internacional que está inserto en nuestro país.

Hay muchas versiones sobre el pago de coimas que no se han corroborado quizás por falta de personal para perseguir el delito o porque se encubre. Lo cierto es que la empresa Odebrecht hará negocios con el Gobierno panameño durante varios lustros, tras ganar algunas licitaciones y esto despierta sospechas, tanto de la multinacional como de quienes, de alguna forma, admiten y permiten su actuar.

En Brasil se le acusa de fraude en licitaciones, lavado de dinero, corrupción y crimen contra el orden económico. Se trata de muchos actos de corrupción juntos que parecieran salpicar la economía de otros países, incluyendo el nuestro.

El modo de operación que se le atribuye, al parecer, es el mismo que se ha utilizado históricamente, es decir, inflar el valor de las obras o los servicios, lo que se conoce en Panamá como “sobreprecios”. La diferencia entre el costo real y el sobreprecio se reparte entre políticos y empresarios corruptos. Esta es la razón por la que en Panamá hay muchas investigaciones, algunos bienes incautados y otros que, aun cuando se sepa, quizás la mano de la justicia jamás alcance. Se hacen denuncias públicas a través de los medios, como las que advierte el abogado Ernesto Cedeño y que se pueden investigar en el ámbito judicial, pero muchas caerán en sacos rotos.

Algunos políticos (a la usanza del gobierno anterior) se pasean en vehículos de lujo, en yates y viven en sendos departamentos o mansiones, cuando otrora manejaban autos comerciales para subsistir.

Hicieron trizas el país, modificaron leyes para protegerse y a la fecha todavía no hay consenso legislativo ni gubernamental, para salvaguardarnos de tanto malabarismo. La Ley 22 de 2006, de Contrataciones Públicas, es un ejemplo clásico, le impusieron parches, como la venda en los ojos de la justicia; en el brazo blandía la coima en lugar de la espada y, en vez de la balanza, el balancín de los casinos. Mientras la corrupción galopa, el gobierno duerme, paciente.

Aún tenemos un país en crisis. Las promesas del Presidente parecen cada vez más distantes. El agua escasea con frecuencia, se acumula la basura, las comunidades exigen calles y las letrinas no desaparecen. Requerimos una constituyente que implique la participación. Para que cada ciudadano tenga igual derecho a opinar, y no se convierta en un botín político. Esto solo se logra si se pone “al pueblo primero”.

¡Dios te salve, Panamá!

Comentarios

Los comentarios son responsabilidad de cada autor que expresa libremente su opinión y no de Editorial por la Democracia, S.A.

Por si te lo perdiste

CENTRO DE CONEXIONES AÉREAS DE TOCUMEN China, un reto para el turismo panameño

Aeropuerto Internacional de Tocumen Mitradel ordena arbitraje entre Copa Airlines y sindicato

Los empleados se mantuvieron fuera de sus puestos.
LA PRENSA/Alex E. Hernández

Última hora

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Directorio de Comercios

Loteria nacional

22 Nov 2017

Primer premio

3 5 1 5

BBAC

Serie: 13 Folio: 15

2o premio

4722

3er premio

5119

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Caricaturas

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código