AMENAZA A LA DEMOCRACIA

La pérdida de credibilidad institucional: Jorge Chang Villarreal

Para nadie es un secreto el deterioro de las instituciones democráticas en este país. Lo más triste es que mientras más profunda sea la caída más difícil será la recuperación. Hace algunos meses, el cientista social Juan Carlos Hidalgo, analista de políticas públicas sobre América Latina del Cato Institute, decía que “en materia de institucionalidad es donde ha habido los mayores retrocesos en Panamá”.

La historia se repite. En 1968 se dio la toma del poder por medio de las armas, porque los gobernantes anteriores no respetaron la institucionalidad, luego de mucho esfuerzo y de la pérdida de muchas vidas se logró volver a la democracia. El grado de corrupción fue aumentado, como una bola de nieve, en la mayoría de los gobiernos posteriores a 1990, al punto de que la credibilidad, tanto en los políticos como en sus partidos e incluso en las instituciones, está ahora por el piso. Muchas veces, los analistas del Gobierno señalan que Panamá registra uno de los mayores crecimientos económicos de la región, que somos la envidia de Latinoamérica y que la pérdida de la institucionalidad es un invento de los opositores, sin embargo, la realidad es otra. Una cosa es el crecimiento económico y otra las instituciones democráticas. Es como tratar de comparar limones con peras.

Estamos orgullosos del crecimiento, pero este debe ir de la mano con un fortalecimiento democrático que logre equilibrar y hacer efectiva la teoría de los frenos y contrapesos. Pero poco podemos hacer por mejorar, si las personas que ocupan los cargos públicos y que deben hacer valer la Constitución y las leyes no lo hacen, en cambio mantienen lealtades irrestrictas con aquellos a quienes les deben su nombramiento. El Índice de Desarrollo Democrático de América Latina (IDD-LAT 2013), refleja en su medición sobre la democracia de Panamá un índice de 5.243 en una escala que va del 1 al 10 (el mayor número es el óptimo), en donde países como Chile, Uruguay y el vecino Costa Rica marcan por encima de los nueve puntos. A simple vista se puede determinar que más desarrollo económico no es garantía de mejor democracia.

En los últimos meses hemos visto cómo los supuestos actos de corrupción, la poca rendición de cuentas, la cero transparencia están acabando con nuestra democracia. Son muchas las instituciones señaladas, entre ellas la Corte Suprema de Justicia, la Asamblea Nacional, la Defensoría del Pueblo, la Contraloría, etc. El respeto a estas es el pilar fundamental de la democracia en un estado de derecho, porque garantiza la paz y la estabilidad social, brinda el cumplimiento efectivo de los derechos cívicos y políticos, evita las dictaduras, el autoritarismo y la violación de los derechos humanos.

Si perdemos la institucionalidad que tanto nos costó a todos los panameños, marcaremos un retroceso profundo en el país. Por eso, es momento de exigirle a nuestras autoridades que cumplan con el mandato que les hemos entregado, haciendo valer la Constitución y las leyes.

Comentarios

Los comentarios son responsabilidad de cada autor que expresa libremente su opinión y no de Editorial por la Democracia, S.A.

Por si te lo perdiste

Consumo de producción agrícola ¿Qué provincia es el reino del aguacate?

En Panamá, 92 productores cultivan 363 hectáreas de aguacate de las variedades ‘simmonds’, choquete, ‘booth’ y criollo.
Archivo

Última hora

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Directorio de Comercios

Loteria nacional

15 Nov 2017

Primer premio

4 7 2 9

BABB

Serie: 20 Folio: 11

2o premio

5026

3er premio

9314

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Caricaturas

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código