COMPORTAMIENTO POLÍTICO

La falta de ética debilita la democracia: Carlos David Abadía Abad

La democracia es el sistema político perfecto, son los hombres y mujeres quienes, por su actuar sin ética y sin principios, la distorsionan.

Hace unos días asistí a la conferencia sobre ética en la política que dictó el cardenal Óscar Rodríguez Maradiaga; entre los asistentes había miembros de diferentes partidos, quienes están muy distanciados de la ética política (que el cardenal esbozó ese día) y cuyos principios no han sido los más democráticos (al menos en una etapa de su vida).

Como estos políticos nunca han dado señales de arrepentimiento, concluimos que mantienen los mismos bajos niveles de ética. Ahí nace la situación crítica que vive hoy nuestra democracia, que está en peligro porque sus principales pilares que son los partidos políticos, la Asamblea Nacional y la administración de justicia carecen de la mínima credibilidad y cuentan con tal descrédito ante la sociedad, que los dos primeros podrían desaparecer y todos aplaudirían, sin darnos cuenta de que eso es lo primero que sucede cuando se implanta una dictadura.

¿Quiénes son los culpables de esto? Todos los ciudadanos, principalmente, los políticos de los partidos que han estado gobernando o en oposición desde 1994, excluyo el período del presidente Guillermo Endara, porque durante su gobierno se respetaron las instituciones democráticas, aunque le faltó implementar una serie de transformaciones para fortalecer ese respeto, pero –sin querer excusar esa acción– la prioridad del gobierno del presidente Endara fue rescatar al país del desastre financiero y económico en que lo dejó la dictadura cívico-militar.

Hoy los políticos que están en oposición protestan por la injerencia del Ejecutivo en el Legislativo, por el nombramiento de magistrados que no tienen la idoneidad ni la moral para ocupar dicho puestos, por el transfuguismo en todos los niveles de los puestos de elección, por la percepción de corrupción... pero sucede que ellos, en su momento, hicieron lo mismo, probablemente de manera más “solapada”, pero lo hicieron y hoy estamos sufriendo las tempestades que otros propiciaron, porque nunca les preocupó soplar en ese sentido. Hoy tenemos una serie de escándalos, como el de Juan Hombrón, pero antes tuvimos el caso Cemis y los “durodólares”, ilícitos que han quedado impunes. Es decir, por el juega vivo que practicaron, hoy ellos mismos sufren las consecuencias.

Considero que ha llegado el momento de hacer transformaciones estructurales para fortalecer nuestra democracia, de lo contario todos nos arrepentiremos. Los precandidatos, en vez de hacer falsas promesas, deberían plantear las políticas a desarrollar para que el próximo torneo electoral no sea una olimpiada de dinero, que abre las puertas al ingreso de fondos del narcotráfico. Además, deberían proponer que la designación del contralor salga de una terna que los grupos de la sociedad civil presenten a la Asamblea Nacional y que el nombramiento de los magistrados sea producto de un acuerdo, como el Pacto de Estado por la Justicia, que el presidente Martín Torrijos incumplió, hecho que dejó la puerta abierta para que el actual gobierno actuara de la misma manera y por lo que hoy tenemos un presidente de la Corte que fue censor de la libertad de expresión, condenado y que tuvo que salir de la PTJ.

Los precandidatos deberían establecer, con claridad, las reglas para que los diputados dejen de ser simples hacedores de obras, porque ello se presta para que el Ejecutivo los manipule con el otorgamiento de partidas, dependiendo si pertenecen o no al partido en el gobierno. Así ganan su chenchén, pierden independencia.

Estas y otras medidas son las que necesitamos para fortalecer nuestra democracia y para afirmar que estamos camino a ser un país del primer mundo. La corrupción es una de las principales causas de la pobreza, sino la principal, y un sistema democrático fuerte, en el que la justicia se aplique de manera correcta, es la fórmula necesaria para acabar con la inequidad en que vivimos actualmente... podremos tener un moderno Metro, amplias avenidas, cinta costera, pero cientos de ciudadanos seguirán sin agua potable y un tercio de nuestra población vivirá en casas con piso de tierra.

Los políticos partidistas tienen un reto, si no quieren seguir siendo secuestrados por sus acciones deshonestas. Los ciudadanos políticos sin partido o, mejor dicho, con criterios democráticos, debemos organizarnos, para detener esta debacle y para que en 2014 no tengamos que elegir entre el menos malo, sino al mejor candidato. Les reitero, ¡la democracia sí está en peligro!

Comentarios

Los comentarios son responsabilidad de cada autor que expresa libremente su opinión y no de Editorial por la Democracia, S.A.

Por si te lo perdiste

Consumo de producción agrícola ¿Qué provincia es el reino del aguacate?

En Panamá, 92 productores cultivan 363 hectáreas de aguacate de las variedades ‘simmonds’, choquete, ‘booth’ y criollo.
Archivo

Última hora

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Directorio de Comercios

Loteria nacional

15 Nov 2017

Primer premio

4 7 2 9

BABB

Serie: 20 Folio: 11

2o premio

5026

3er premio

9314

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Caricaturas

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código