CRÍTICA

El deporte como negocio lucrativo: Jorge E. Madrid M.

El último escándalo de la FIFA denunciado por la fiscal general estadounidense, Loretta Lynch, quien anunció nuevos cargos de corrupción contra 16 dirigentes del fútbol latinoamericano, deja en evidencia lo lucrativo que puede ser el deporte para los dirigentes que dicen amarlo, porque para algunos de ellos no es más que una fuente de ingresos millonarios que van a parar a sus cuentas bancarias.

La corrupción alcanza a las dirigencias deportivas de Honduras, Guatemala, El Salvador, Bolivia, Brasil, Argentina, Paraguay, Perú y Panamá, según lo señalado por la fiscal Lynch. Estos hechos de corrupción afloran en medio de situaciones extrañas en los resultados de los partidos de fútbol, caso de la derrota de Panamá frente a México, con el juez central al que poco le faltó meter los goles a favor del equipo mexicano. Se comenta que los partidos se ganan metiendo goles, pero al ver la corrupción de los dirigentes no es de extrañar que se den resultados amañados como parte del arreglo para la transmisión por televisión, bajo contratos millonarios para el rating. Esto se vio en la Copa Oro, con los equipos de Estados Unidos y México, como los taquilleros para las finales.

A los futbolistas se les exige que sean buenos, transparentes, éticos en el terreno y que no consuman ningún tipo de droga, pero no ocurre igual con los líderes de las organizaciones rectoras de este deporte. Parece que no hay reglas ni mecanismos para impedir que incurran en el mal manejo de las cifras millonarias de que disponen. Esto explica ese afán que tienen algunos políticos y dirigentes de ser los presidentes de federaciones como el Comité Olímpico de Panamá, tan cuestionado en los medios de comunicación social.

En este contexto, las autoridades deportivas en Panamá deberían reglamentar la participación para prevenir la corrupción en el manejo de los fondos; para ello hay que investigar a los aspirantes a esos cargos y aceptar solo a aquellos que no roben ni sean corruptos y cuya trayectoria en el deporte sea ejemplar. Un primer requisito es que deben ser deportistas, no burócratas de escritorio, tampoco políticos ni dirigentes de ese tipo de organizaciones. Se les debe exigir tanto como a los magistrados de la Corte Suprema de Justicia, y deberían someterse al escrutinio público y de la Asamblea Nacional para su nombramiento.

La corrupción en este ámbito es un atentado contra las ilusiones de millones de hombres y mujeres que aman el deporte y aspiran a dar gloria y fama al país que representan. Llevar a una delegación deportiva con más funcionarios que deportistas es una práctica de corrupción. Estamos en el momento de hacer los correctivos para que Panamá no figure en la lista internacional de corruptos.

Comentarios

Los comentarios son responsabilidad de cada autor que expresa libremente su opinión y no de Editorial por la Democracia, S.A.

Por si te lo perdiste

Última hora

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Directorio de Comercios

Loteria nacional

22 Nov 2017

Primer premio

3 5 1 5

BBAC

Serie: 13 Folio: 15

2o premio

4722

3er premio

5119

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Caricaturas

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código