JUSTICIA SOCIAL

El derecho a saber: Fernando Candanedo De Luca

En 2010, la Organización de las Naciones Unidas declaró que la educación integral en salud sexual y reproductiva es un derecho humano. Actualmente está incluida en el Art. 26 de la Carta de Derechos Humanos que garantiza el derecho a la educación. Panamá es uno de los cinco países más atrasados en esta materia en Latinoamérica, solo adelante de Haití, Belice, Bolivia y Paraguay. Nuestros vecinos Costa Rica y Colombia ya cuentan con programas de este tipo.

Mientras el resto de la región avanza, aquí el sexo sigue siendo un tema tabú. ¿Desde cuándo la ignorancia beneficia? Todos tenemos derecho a saber y la educación sexual no es más que eso: explicar qué es una infección de transmisión sexual, qué hacer si se es víctima de una agresión de este tipo, conocer la importancia del papanicolau en la prevención del cáncer cérvico-uterino; en fin, dar a conocer todas las opciones (abstinencia incluida) con las que se cuenta para preservar la salud, evitar embarazos precoces e infecciones de transmisión sexual (ITS).

¿Cómo evitarán los jóvenes una ITS, si ni siquiera saben cómo se transmite? ¿Sabe usted que muchas víctimas de violaciones no saben que pueden denunciar a su asaltante ni que pueden tomar medicinas para evitar alguna infección, como la del VIH, que les haya podido trasmitir su agresor?

La educación sexual es para todos, no solo los jóvenes. ¿Cuántas esposas no fueron contagiadas de alguna ITS por su esposo infiel? ¿Cuántas familias de escasos recursos carecen de los medios e información para evitar tener hijos a los que no pueden mantener?

En cuanto a los valores, estos son muy importantes. Debemos promoverlos, y en efecto, aunar el refuerzo de los valores a la educación, ambos son fundamentales para alcanzar nuestras metas como sociedad. Múltiples estudios científicos, meta-análisis y evidencia empírica confirman la capacidad de la educación sexual para disminuir los males que nos aquejan. Invito a quien le interese el tema que haga las investigaciones pertinentes, analice de forma crítica la literatura disponible y vea los alentadores resultados.

Vivimos en una sociedad que resalta el sexo en los medios y redes. ¿Por qué se protesta contra la educación sexual, pero no se ve a nadie protestando frente a las televisoras contra las telenovelas que rayan en lo pornográfico ni contra los anuncios publicitarios que convierten a la mujer en un objeto? Como siempre, los grupos más afectados por la falta de educación son los más humildes. Es injusto que en pleno siglo XXI algunas indígenas (casadas o solteras) no sepan que hay preservativos y anticonceptivos orales.

Enseñar educación sexual es un deber que tiene la sociedad con todos sus miembros. Es brindarles las herramientas para que tomen decisiones informadas. Es promover el conocimiento sobre la ignorancia. Es dar mejores oportunidades a los jóvenes. No es solo un asunto de salud pública, sino un compromiso con la justicia social.

Comentarios

Los comentarios son responsabilidad de cada autor que expresa libremente su opinión y no de Editorial por la Democracia, S.A.

Por si te lo perdiste

CENTRO DE CONEXIONES AÉREAS DE TOCUMEN China, un reto para el turismo panameño

Aeropuerto Internacional de Tocumen Mitradel ordena arbitraje entre Copa Airlines y sindicato

Los empleados se mantuvieron fuera de sus puestos.
LA PRENSA/Alex E. Hernández

Última hora

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Directorio de Comercios

Loteria nacional

22 Nov 2017

Primer premio

3 5 1 5

BBAC

Serie: 13 Folio: 15

2o premio

4722

3er premio

5119

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Caricaturas

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código