CAMBIO DE MENTALIDAD

Mis deseos para el nuevo año: Edgardo Lasso Valdés

Con este artículo de opinión deseo presentar a la consideración de los lectores una variante en la forma de expresarme sobre situaciones y acontecimientos que nos afectan de diferentes maneras en el diario bregar.

En esta época del nacimiento del Niño Dios, las familias panameñas y las del resto del mundo celebran unidas tan grande acontecimiento, compartiendo alimentos y regalos con sus familiares y amistades.

En el ambiente se sienten y se respiran aires de amistad, cariño y respeto de unos hacia otros. Yo me pregunto, sin encontrar una respuesta que me satisfaga: ¿Por qué esos deseos de paz, amistad y cariño solo se exteriorizan en las cercanías del 24 de diciembre de cada año?

Si el hijo de Dios se hizo hombre para experimentar los mismos sentimientos que el resto de la humanidad, guiándonos en la búsqueda del camino de la verdad y la comprensión, ¿por qué solo en esta fecha se hacen evidentes los buenos sentimientos hacia nuestro prójimo?

La violencia, la corrupción y la mentira y la deshonestidad en todas sus manifestaciones, son algunas de las muestras del irrespeto a nuestros semejantes, tan queridos y apreciados en diciembre, pero tan menospreciados los otros 11 meses del año.

Cuán diferente sería el mundo si todos sus habitantes se mostraran solidarios con los menesterosos, solucionando sus deficiencias, aliviando sus sufrimientos, compartiendo sus bonanzas financieras, brindando amor, paz, compresión y alivio.

Si los políticos no solo ofrecieran soluciones transitorias a los ingentes problemas de sus electores, sino que, con honestidad, pusieran sus mejores esfuerzos para encontrar la respuesta adecuada y definitiva a estos; si los gobernantes de turno –en todos los niveles de la administración pública– se concentraran en escuchar el clamor de los más pobres y, con sapiencia y entrega sincera, buscaran la solución más factible a sus necesidades, solo entonces darían verdadero testimonio de respeto y cariño por los más débiles.

Ojalá que todos los días del año los vivamos a plenitud, a conciencia y con entrega total, dejando constancia permanente y visible de nuestro amor desinteresado por nuestros semejantes, tal como predicaba Jesús, el hijo de Dios hecho hombre.

Deseo que 2014 se recuerde como el año en el que los habitantes de la Tierra cambiaron de mentalidad, con el firme deseo de encontrar paz, amor, sosiego y ser solidarios con los menos afortunados.

Comentarios

Cerrar

La función de comentar está disponible solo para usuarios suscriptores. Lo invitamos a suscribirse y obtener todos los beneficios del Club La Prensa o, si ya es suscriptor, a ingresar.

Suscríbase gratis por 30 días Prueba
Adquiera un plan de suscripción Suscríbase
Cerrar

Por favor introduzca el apodo o nickname que desea que aparezca en sus comentarios:

Comentar 0 comentarios

Los comentarios son responsabilidad de cada autor que expresa libremente su opinión y no de Editorial por la Democracia S.A.

Por si te lo perdiste

Última hora

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Loteria nacional

18 Jul 2018

Primer premio

5 9 6 0

CABC

Serie: 19 Folio: 9

2o premio

3358

3er premio

4744

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Caricaturas

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código