COLÓN

Otro diálogo y otra frustración: Marcelo Antinori

Un diálogo más destinado a la frustración y al fracaso. Esto no sorprende, o será que alguien es lo suficientemente ingenuo para creer que el Gobierno está interesado en dialogar con las “fuerzas vivas” de Colón. Si lo estuviera lo habría comenzado hace tres años y medio, o será que en aquel momento aún tenía dudas de que allí existían problemas.

Este diálogo no pasa de ser una farsa para salvar las apariencias, porque el “juega vivo” no les funcionó. Y disculpen por la agresividad de mis palabras, pero se me agotó la paciencia para hablar del gobierno de turno con diplomacia. A ellos solo les interesa lo que genera billete, como las tierras de la Zona Libre; los problemas de las 16 calles no les generan ninguna ganancia. Sin embargo, aprovecho el momento para hablar del diálogo que, algunos lo saben, fue mi gran frustración en Panamá. Por más de dos años visité Colón para entender e intentar contribuir con la solución de sus problemas. La primera parte, “comprender”, creo que comprendí, pero con la segunda, “contribuir”, nada logré.

Comparto aquí algunas conclusiones que me hacen hoy creer que la sociedad panameña no está lista para resolver el problema de Colón. Y lo resumo en pocas palabras: para los que viven bajo la cultura de la ciudad de Panamá, resolver el problema de Colón significa transformarla en una ciudad blanca, pero Colón es una ciudad negra. Ciertamente, alguien como Raúl Leis describiría esto con palabras más bellas, pero no creo que sean necesarias, pues los que conocen esa ciudad saben que tengo razón; los que no la conocen es mejor que sigan con sus ilusiones.

Un diálogo de Colón no significa consultar a esas “fuerzas vivas” que nadie sabe quiénes son; debe ser un diálogo con el gueto, y si alguien no entiende lo que eso significa, que pase por la calle nueve o por la calle cuarta, donde cualquier colonense, con orgullo, le explicará lo que es el gueto.

La negra y el negro colonense, por décadas, aprendieron a “resolver” sus problemas sin la ayuda de nadie y a convivir con el menosprecio de todos. Y fue de su lucha diaria que ellos formaron su consciencia, su pensamiento y su cultura. Y nosotros, los de afuera, lo único que hacemos es repetir en cada oportunidad que para resolver el problema de Colón es importante que “ellos se vayan”, que “cambien”, “que dejen de ser lo que son” y pasen a ser, pensar y comportarse como blanquitos.

A los más hipócritas, que los acusan de ladrones, les recuerdo que algunos ladrones blancos –que todos conocemos muy bien– roban con la coima de un único contrato mucho más que todas los pandillas de Colón en un año, pero con una gran diferencia: unos roban para vivir, pero son negros, y otros roban para hacerse millonarios, pero son blancos. Si estas palabras le incomodan, por favor, deténgase dos minutos a pensar y dígame si tengo razón o no.

Escribo desde lejos, por eso también me disculpo. Hace más de un año que no voy a Colón, pero dudo que se haya producido algún cambio significativo. Ser negro en Colón no se limita solo al color de la piel, se trata de un profundo tema antropológico y cultural de los afrocaribeños que fueron traídos porque hablaban la lengua del Canal, aunque no fuera la lengua del resto del país, pero a quién le importaba esto si “ellos vinieron para trabajar, no para integrarse al país”.

Es a partir de este universo afrocaribeño que nace la cultura del gueto en Colón, donde cada quien tiene que “resolver” su vida sin la ayuda de blancos, chinos, judíos o árabes, porque para algunos de ellos sería mejor que los del gueto no existieran.

¿Quieren cambiar esto? No creo que sea difícil, pero hay que sentarse en la mesa con los del gueto, y antes que todo, escucharlos, comprenderlos, para junto con ellos construir una ciudad que sea blanca, judía, árabe, china, y también orgullosamente negra. El día que lo hagan entenderán que, precisamente, esta parte negra de Colón es la más rica de la tacita de oro. Se imagina lo aburrida que sería sin los encantos de la negra y sin la alegría del negro. Pero como les dije al inicio, tengo dudas de que la sociedad panameña esté lista para abrazar con orgullo al hermano afrocaribeño que vive en las 16 calles de la ciudad de Colón.

Comentarios

Los comentarios son responsabilidad de cada autor que expresa libremente su opinión y no de Editorial por la Democracia, S.A.

Por si te lo perdiste

Donderis instó a la población del país a seguir los informes oficiales.
LA PRENSA/Archivo

Se recomienda mantenerse alejado de las zonas de playa Hay aviso de prevención por incremento de oleajes y vientos

POSIBLE DELITO CONTRA LA ADMINISTRACIÓN PÚBLICA Suspenden audiencia por el préstamo de la Caja de Ahorros

Felipe ‘Pipo’ Virzi
Archivo

Última hora

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Directorio de Comercios

Loteria nacional

10 Dic 2017

Primer premio

1 7 9 9

CAAB

Serie: 10 Folio: 14

2o premio

6088

3er premio

4097

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Caricaturas

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código