FORMACIÓN INTEGRAL

Una educación para la vida: Miguel Ángel Sánchez Pinzón

Natividad Batista Morales es un maestro rural y dirigente gremial chiricano, cuya actitud frente a la vida y las situaciones sociales las pondera de forma extraordinaria. Durante una conversación (historia oral, según los antropólogos) nos atrevimos a discutir la problemática de la educación en Panamá, en donde las nuevas aristas no eran ni la crisis educativa ni la llamada transformación curricular ni la crítica banal a las actuales dirigencias gremiales, y muchos menos culpar a la estructura socioeconómica vigente.

De Tivo, como cariñosamente lo llamamos, aprendimos las frases “Más vale un día de excursión que un año en el salón” y aquella que dice “Quién aparenta algo y no lo posee, es un farsante; quien lo tiene y no lo desarrolla por desconocer el arte, es un incapaz”.

La conversación planteó otra manera de concebir la educación dentro de procesos simultáneos, convergentes y complementarios. Lo fundamental, según Tivo, era concebir una “educación para la vida”. Esto requiere comenzar en el hogar, con los valores, los principios éticos, la cultura moral y la espiritual. En un segundo momento, Tivo nos manifestó que era importante la “capacitación para el trabajo”. En este apartado, las escuelas, los medios de comunicación, las universidades y otras instancias juegan un rol fundamental. Por último, mencionó la “formación para la acción”, que no es más que la continuación de las anteriores, ampliando los procesos de unidad, solidaridad, cooperación, comprensión, tolerancia y desprendimiento y, ante todo, aprender a trabajar en equipo.

Además, dijo que la esencia de un perfil del educando era enseñarle a ser una persona que pueda desempeñarse en la vida con una identidad sólida, que al mismo tiempo se reconozca como parte del cuerpo social de un colectivo con aspiraciones comunes y como un individuo capaz de participar y aportar.

Por último, expresó ideas que prefiguran el contexto universitario, preguntando: cómo era posible que la Facultad de Derecho enseñe a memorizar las leyes, sin hablar de justicia; que la Facultad de Arquitectura enseñe a construir una casa, sin plantearse el significado de “habitar”; que la Facultad de Psicología enseñe a atender las neurosis, sin preguntarse qué es el ser humano; que en la Facultad de Economía se hable del comportamiento del dólar y el mercado, sin saber que el dólar y el mercado no tienen vida propia y, finalmente, que en una carrera de sociología se enseñen métodos y técnicas de investigación social, pero no se discuta acerca de qué es la sociedad.

Tivo siguió vertiendo ideas, las que como testimonios serán compiladas en un futuro libro, preliminarmente, titulado El factor humano (diferente a la obra de John Carlin, que trata sobre la vida de Mandela), en el que recogeremos una cantidad –más cualitativa que cuantitativa– de testimonios de panameños que han vivido y viven el “factor humano” como norte de sus vidas.

Perdí esa tarde mi transporte a la ciudad de Panamá, pero valió la pena y entre mis pensamientos y sentimientos al cerrar la conversación con Tivo, no me quedó otra forma de conclusión que manifestar: “Sí maestro, una educación para la vida”.

Comentarios

Los comentarios son responsabilidad de cada autor que expresa libremente su opinión y no de Editorial por la Democracia, S.A.

Por si te lo perdiste

FONDOS Banda musical hace recolecta para viajar a Pasadena

La banda está integrada por 250 estudiantes.
Especial para La Prensa/Vielka Corro Ríos

Última hora

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Directorio de Comercios

Loteria nacional

15 Nov 2017

Primer premio

4 7 2 9

BABB

Serie: 20 Folio: 11

2o premio

5026

3er premio

9314

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Caricaturas

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código