DEMOCRACIA

Sobre cambios electorales: Marco Julio de Obaldía Miranda

Creo que el término democracia se ocupa del ciudadano. De ser así, es él quien tiene derecho a elegir y ser elegido. El Estado, mediante su ordenamiento jurídico ha de garantizar a todo ciudadano el disfrute de este derecho en igualdad de condiciones, así como sus limitaciones. En particular, que no habrá fueros ni privilegios.

En el caso de la elección de diputados, hay diferentes circuitos en los que compite diverso número de candidatos y se elige uno o más diputados. Si el circuito es uninominal, el ciudadano tiene derecho a votar por uno de los candidatos. Ahora bien, si es plurinominal, la condición de ciudadano no varía y, en justicia, también debería votar por uno solo de los candidatos. Es cierto que en el circuito serán electos varios diputados, pero igualmente, hay más votantes. Cada elector votará por aquel que considere mejor. No creo que haya dificultad en esto.

La elección de mayo pasado ha sido la primera y única, que yo sepa, en la que se utilizó el método correcto de un ciudadano un voto. Es natural que eso traiga confusión y sinsabores, así como aciertos, pero es a los partidos políticos a los que toca acoplarse mejor al sistema y, dentro de las reglas, sacar el mayor provecho partidario posible.

Defender el “voto en plancha”, es colocar al partido antes que al ciudadano, esto es un error. De hecho, el “voto en plancha” es una inyección antirraciocinio que se autoimpone todo aquel que considera que “pertenece” a un determinado partido. Pienso que debemos erradicar este concepto. Sé muy bien que el método dista mucho de ser perfecto. Si lo fuese, los políticos profesionales lo rechazarían.

Lo que se busca es que el ciudadano común –usted, por ejemplo – se anime a presentar su nombre y credenciales al escrutinio público sin la desventaja del “voto en plancha”.

La humanidad avanza a hombros de titanes, con sus virtudes y defectos, y estos titanes han obedecido solo a sus instintos y talentos, sin “pertenecer” a nadie.

Dejemos que en Panamá, crisol de razas, germinen libremente y sin ataduras las simientes positivas traídas en sus genes por personas originarias de tierras lejanas, para lograr, mezcladas con las autóctonas, un país donde reine el amor a la vida y al prójimo.

Lo que me parece que se debe estudiar es si el hecho de escoger el 100% de la Asamblea en coincidencia con la elección de presidente, alcaldes, etc., es una decisión sabia o no. Como el período presidencial es de 60 meses, la asamblea podría irse renovando aproximadamente un tercio cada 20 meses, o bien un cuarto cada 15 meses, o un quinto, cada año, etc. El período de un lustro para cada diputado no varía.

Esto, de aprobarse como es debido, sería democrático, bien recibido por los partidos y aliviaría las angustias decada presidente electo, quien quiera que fuere.

Comentarios

Los comentarios son responsabilidad de cada autor que expresa libremente su opinión y no de Editorial por la Democracia, S.A.

Por si te lo perdiste

Consumo de producción agrícola ¿Qué provincia es el reino del aguacate?

En Panamá, 92 productores cultivan 363 hectáreas de aguacate de las variedades ‘simmonds’, choquete, ‘booth’ y criollo.
Archivo

Última hora

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Directorio de Comercios

Loteria nacional

15 Nov 2017

Primer premio

4 7 2 9

BABB

Serie: 20 Folio: 11

2o premio

5026

3er premio

9314

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Caricaturas

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código