PRINCIPIOS

Tú eres el que elige: Miguel A. Boloboski Ferreira

Parafraseando a “Ortega y Gasset”; pareciera ser que: “votar por la izquierda, votar por la derecha o votar por el centro, es una de las infinitas maneras que elige el panameño para ser un imbécil”; ya que, políticamente hablando, hemos sido incapaces de pensar más allá de un efímero interés material (efímera fantasía atizada por un sueño que se transforma en franca pesadilla); y no solo como una limitación de pensamiento, sino además, desde una perspectiva carente de valores y principios; cívicos, éticos y morales. El desprecio para con los electores es evidente. Somos tratados como gallos finos cuando están emplumando: “no sirven para nada, sino cuando sirven para algo”, y ese algo se manifiesta cada cinco años en los procesos electorales. Pero intentemos deshilachar un tanto las razones de los porqués estamos donde estamos.

Por más de cuatro lustros Panamá ha experimentado variados ritmos de democratización. En todos de manera constante e in crescendo; no se ha provocado más que la reafirmación in extremis del presidencialismo “señorial”; socavando como contrapartida a los otros órganos del Estado; y como consecuencia de lo anterior al pilar fundamental de la República, vale decir, la división de poderes y su recíproco control. Este presidencialismo señorial acentuado, se desenvuelve divorciado del estado de derecho y en un amplio espectro de posibilidades, gracias a la reducida capacidad de los contrapesos frente al poder feudal que lo sostiene.

Esa reducida capacidad de contrapeso se ve reflejada de manera exponencial en la actitud sumisa, dócil, obediente y subyugante del Órgano Legislativo, lo que constituye un autogolpe a su razón de ser; “hacedor de las leyes, facultad que implica regular y fiscalizar en nombre del pueblo (Estado), los derechos y las obligaciones de sus habitantes e instituciones, en consonancia con las disposiciones constitucionales; investida de una incuestionable autoridad que le otorga la representación de la voluntad popular”. La independencia del Poder Legislativo representa una limitación al absolutismo que se pretende desde el Ejecutivo, sobre todo, cuando el Legislativo independiente se hace sentir y valer en representación de los intereses del pueblo que los eligió con este propósito (no para repartir dádivas).

Por otro lado, está la pesadumbre que significa ver cómo nuestro estado de derecho, tan frágil en su concepción y sin bases sólidas, se puede terminar de desmoronar si no tomamos conciencia de la importancia de un “Órgano Judicial libre, independiente y reputado”. Por eso, trascendental es “retomar consciencia de la importancia de lo normativo en nuestra existencia individual y social”. El estado de derecho implica separación de poderes y la existencia de contrapesos que de alguna manera eviten abusos de los otros poderes del Estado; por un lado, y que exista una desconcentración de funciones con el fin de que cada poder tenga una misión específica de control y autoridad, en contraposición con el soberano, rey, tirano, caudillo o quien asuma o se le otorguen esas funciones. ¡La independencia del Poder Judicial, es quizás, la cuestión más importante sobre la estructuración y funcionamiento de dicho poder! Por eso, ha sido una necesidad constitucional histórica el proclamar expresamente este principio. La Constitución Política panameña es muy clara al reconocer este principio. Es así como el artículo No. 210 establece que: “Los Magistrados y Jueces son independientes en el ejercicio de sus funciones y no están sometidos más que a la Constitución y a la Ley...”. Sin independencia, las garantías de todos los individuos estarían amenazadas, cuando el sistema de justicia debería garantizar la aplicación de la ley.

Todo se resume a una cuestión de confianza. Nadie confía. La desconfianza se apoderó de nosotros. “La palabra” ya no se entrega, pues no hay quien quiera aceptarla como garantía de lo que sea. Son muchos los factores que influyen para que este valor se diluya; la impunidad, el incumplimiento político institucionalizado en los poderes del Estado, la publicidad que hacen los medios de comunicación a los delincuentes, el debilitamiento de la formación cívica en el sistema educativo, el incumplimiento de compromisos en los miembros de la familia con muchos hogares separados por mencionar algunos. Confiar en las instituciones implica cerrar los ojos y dejarnos llevar. Empero la confianza se construye desde afuera hacia adentro, de ellos hacia nosotros, con acciones que de a poco llenen el vaso; vacío, por cierto, de la confianza.

Al acercarse las elecciones de 2014, recuerda “panameño” que por sobre todo se aproxima ese instante único e inalienable en donde el poder del Estado se atomiza de forma tal; que cada individuo (tú) se convierte en pieza esencial con vida propia; con capacidad para discernir; subordinado únicamente a su conciencia y al conocimiento que sobre sí mismo tiene; facultades estas que te permiten ejercer con absoluta libertad tu derecho al sufragio, según lo manifiesta el artículo 135 de la Constitución Política de la República.

Comentarios

Cerrar

La función de comentar está disponible solo para usuarios suscriptores. Lo invitamos a suscribirse y obtener todos los beneficios del Club La Prensa o, si ya es suscriptor, a ingresar.

Suscríbase gratis por 30 días Prueba
Adquiera un plan de suscripción Suscríbase
Cerrar

Por favor introduzca el apodo o nickname que desea que aparezca en sus comentarios:

Comentar 0 comentarios

Los comentarios son responsabilidad de cada autor que expresa libremente su opinión y no de Editorial por la Democracia S.A.

Por si te lo perdiste

Surse Pierpoint, empresario y consultor, en Café con La Prensa
LA PRENSA/Ana Rentería

Las oportunidades de la Zona Libre de Colón Pierpoint pide actualizar regulaciones y eliminar trabas burocráticas

PANAMÁ Y SU GENTE El mercado de las carretillas

El Mercado de Abastos está ubicado en la vía Omar Torrijos, en el corregimiento de Ancón, justo al lado de la sede del Tribunal Electoral. Gabriel Rodríguez
Luis García /Álvaro Reyes - LP

Última hora

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Loteria nacional

15 Jul 2018

Primer premio

9 7 8 3

CAAD

Serie: 12 Folio: 15

2o premio

2697

3er premio

8169

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Caricaturas

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código