FUTURO DEL PAÍS

Lo que se espera con otro gobierno de CD: Temístocles De Obaldía

Estamos en la recta final y la etapa más importante en estas elecciones presidenciales, legislativas y municipales. Serán las quintas en democracia y quizás las más relevantes para el futuro del país, dado el excesivo presidencialismo y la dinámica del mandatario Ricardo Martinelli y las interrogantes y suspicacias que despierta en muchos sectores la posibilidad de reelección del actual gobierno.

Sin lugar a dudas, este no es un proceso electoral más, nos jugamos el futuro del país en todos los aspectos. Hasta el momento lidera las encuestas José Domingo Arias, quien hasta hace poco tiempo era una figura desconocida, de bajo perfil, cuya trayectoria y experiencia política es de muy reciente data. Tiene a su favor la maquinaria gubernamental, con todo lo que eso significa en el uso ilimitado de los recursos económicos del Estado y un desproporcionado ventajismo publicitario.

La personalidad del candidato Arias parece ser muy diferente a la de su padrino político. Se muestra como una persona afable, tranquila, confiable y no controversial. Le cae como anillo al dedo al presidente Martinelli, quien seguirá gobernando y ejecutando la estrategia de ampliar su poder si hay reelección del gobierno.

En artículos anteriores he afirmado que Martinelli tiene un plan a largo plazo para mantenerse en el poder. Es un amante del mando político y económico y toda su gestión gubernamental confirma que ese plan está en marcha. Arias es para Martinelli otra pieza en el ajedrez.

Algunas personas mantienen la esperanza de que si Arias es elegido, gobierne alejado de Martinelli, imprimiendo su estilo y sello personal. Lamento decirles que esto no sucederá. El señor José Domingo Arias no tiene el liderazgo, la sagacidad, la experiencia, la capacidad política ni el respaldo en su partido para jugársela contra su padrino. No será el Harry Truman panameño.

Martinelli controla la Asamblea Nacional, la Contraloría, el Ministerio Público y la Corte Suprema. Además se ha encargado de tener un dossier de los funcionarios para asegurar su “lealtad”. A todo esto tenemos que sumar sus enormes inversiones en medios de comunicación, televisivos, radiales y escritos.

Estoy convencido de que si Cambio Democrático se reelige, mediante el triunfo de Arias, consolidará su control del país en el próximo lustro a través de las siguientes acciones:

1. Volverá a tener mayoría en la Asamblea, con la misma receta del transfuguismo, sumando a los aliados camuflados en otros partidos.

2. Designará a cuatro nuevos magistrados en la Corte.

3. Entre 2014 y 2015 nombrará a dos nuevos magistrados del Tribunal Electoral, en reemplazo de Erasmo Pinilla y Eduardo Valdes Escoffery, garantizando el control absoluto de esta importantísima institución y árbitro electoral.

4. En 2016 designará a tres nuevos miembros de la junta directiva de la Autoridad del Canal de Panamá; en 2018, uno más y en 2019, tres más. Tendremos, por primera vez, una ACP politizada y proclive a los negociados de amigos y allegados.

5. Emprenderá acciones concretas para intentar tomarse al PRD y al Partido Panameñista por medio de dirigentes leales a quienes proveerán de recursos, puestos de trabajo en el Gobierno, etc. Esto les permitirá tener dos partidos políticos marioneta.

6. Coaccionará, con mayor dureza, a TVN Canal 2, Telemetro Canal 13 y el diario La Prensa, para limitar su trabajo independiente y, si es posible, hacerse del control de estos.

A todas luces, esto es un escenario lúgubre y peligroso, que pudiera llevarnos a un cataclismo con consecuencias nefastas.

Esta situación se dio por 71 años con el PRI, en México; la trató de implementar Silvio Berlusconi en Italia; la vemos hoy en la Rusia de Vladimir Putin, y ni hablar de Venezuela o Argentina. Los resultados de estas aventuras antidemocráticas seguirán siendo negativas y un impedimento para el desarrollo de las personas.

Mi experiencia me dice que todos los gobiernos reelegidos en América Latina tienen segundos periodos muy cuestionables. En los países de esta región la reelección no es una buena inversión para los pueblos, dada la debilidad de las instituciones democráticas, la falta de transparencia y de verdaderos mecanismos de control.

Hay mucho en juego. Mucho que perder y que temer para Martinelli y su grupito de allegados si no logran el objetivo de la reelección. Es una apuesta a ganar y harán lo que tengan que hacer para lograrlo. Como sociedad, quizás no tengamos la suficiente cultura y madurez política que nos permita discernir a la par de pueblos altamente educados, pero todavía queda mucho tiempo para apelar, con los mensajes adecuados, a la sabiduría popular del panameño que en momentos importantes de la historia patria ha sabido tomar la decisión correcta.

Comentarios

Cerrar

La función de comentar está disponible solo para usuarios suscriptores. Lo invitamos a suscribirse y obtener todos los beneficios del Club La Prensa o, si ya es suscriptor, a ingresar.

Suscríbase gratis por 30 días Prueba
Adquiera un plan de suscripción Suscríbase
Cerrar

Por favor introduzca el apodo o nickname que desea que aparezca en sus comentarios:

Comentar 0 comentarios

Los comentarios son responsabilidad de cada autor que expresa libremente su opinión y no de Editorial por la Democracia S.A.

Por si te lo perdiste

Última hora

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Loteria nacional

18 Jul 2018

Primer premio

5 9 6 0

CABC

Serie: 19 Folio: 9

2o premio

3358

3er premio

4744

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Caricaturas

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código