CRÍTICA Y REFLEXIÓN

Una expresión indecente: Ebrahim Asvat

Una expresión a todas luces antisemita ha generado una reacción negativa en el amplio espectro de la sociedad panameña. Una periodista que años atrás perdió sus bríos en su profesión y todavía incursiona en la vida política demostró sus verdaderos colores, a pesar de gozar de la simpatía y el apoyo de la comunidad judía en Panamá. Cuando se pierde un argumento o no se tiene las herramientas propias de las técnicas argumentativas el insulto y la descalificación son las armas de los vencidos. “Judiíta de la Gestapo” no es un insulto que pase inadvertido.

Tampoco un insulto contra la contraparte. A todas luces un insulto a una comunidad o grupo humano y yo añadiría un insulto a la condición humana de la cual todos formamos parte. Los ruines, más allá de la protagonista de este insulto, han hecho apología del mismo o luego utilizan la frase para trivializar lo que muchos pensadores denominan “el evento” por la imposibilidad de describir las profundidades del horror creado por el hombre contra el hombre. El solo hecho de culpar a los propios judíos por la existencia o la muerte en los campos de exterminio es peor al insulto de la periodista de marras. Es carecer de valores humanos.

El insulto antisemita ha provocado diversas reacciones. Aplaudo los que salen en los espacios públicos a defender no solo a los judíos sino a la condición humana. No entro a discutir todo el cúmulo de imprecisiones históricas. La historia del antisemitismo me interesa y de alguna forma la percibo como una posibilidad que me acecha. Ayer fueron los judíos y mañana podré ser yo si no evitamos detener cualquier brote de ese mal guardado muy por dentro y que nos lleva a generalizar contra personas por razones de raza, religión, color, etnia o condición social. No lo niego. Todos podemos caer en las generalizaciones pero no tenemos el derecho a hablar de la Shoah ligeramente.

Me ha causado repulsión el artículo de opinión publicado en La Prensa donde culpan a las víctimas por haber terminado en los campos de exterminio. Toda esta discusión tiene algo de irónico Existe una naturaleza humana. No podemos definir naturalezas judías, indostanas, chinas o negras. El exterminio de los judíos como política de Estado se produjo en Europa, la cuna de la civilización occidental. Ni en el mundo árabe, la India o China. El antisemitismo es y ha sido históricamente el lado oscuro del cristianismo. La culpa teológica la cargan los judíos por más de dos mil años. Afianzados en su religión y tradiciones han podido sobrevivir. La responsabilidad frente al antisemitismo es compartida. Los judíos deben saber, no están solos. Defendiéndolos nos redimimos todos. No hay tribus, somos una sola humanidad.

Comentarios

Los comentarios son responsabilidad de cada autor que expresa libremente su opinión y no de Editorial por la Democracia, S.A.

Por si te lo perdiste

carretera entre Santa Fe y Calovébora ‘La conquista del Atlántico’

Última hora

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Directorio de Comercios

Loteria nacional

10 Dic 2017

Primer premio

1 7 9 9

CAAB

Serie: 10 Folio: 14

2o premio

6088

3er premio

4097

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Caricaturas

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código