´DIABLOS ROJOS´

´Yo no los extraño´: Sebastián Vásquez Bonilla

Les tengo algunas adivinanzas. ¿Sabe usted qué era lo que nunca le funcionaba bien a los “diablos rojos”? El velocímetro. ¿Será por ello que conducían como alma que lleva el diablo? Los muy endemoniados nunca supieron a qué velocidad conducían. ¿Sabe qué era lo que les funcionaba, pero nunca bien? El limpiaparabrisas. Tenían excelente vista para ver en medio de un torrencial aguacero. Y, finalmente, ¿sabe qué fue lo que siempre les funcionaba bien? Los frenos. Esos eran tan buenos que el tren trasero en ocasiones quedaba pegado a la carretera y el resto del bus salía disparado por delante, como pepita de guaba.

Cuando se inició el servicio del Metro Bus, estos no recorrían la ruta conocida como “Directo”, que en ocasiones utilizaba, y estimé que al instalarse completamente ese servicio de transporte, esa ruta sería eliminada y me vería perjudicado. Sin embargo, en ningún momento abogué por el retorno de los “diablos rojos”. No lo hice, porque no soy egoísta. Afortunadamente para mí, la ruta “Directo” no fue eventualmente eliminada. Me llama la atención que ahora que el Metro Bus ha sacado totalmente a los “endemoniados”, existan personas que soliciten su retorno, solo porque el servicio no es eficiente para ellos. Eso se llama egoísmo.

Entiendo perfectamente las grandes deficiencias que tiene el Metro Bus, pero no por ello debemos retornar al viejo sistema. Lo que hay que hacer es mejorarlo. Para algunos usuarios –como este servidor– el servicio es eficiente; en ocasiones puedo dejar mi vehículo en casa (resido en La Chorrera). Puedo entender a aquellos que deseen otro modelo de transporte, pero nunca el retorno de los “diablos rojos”. ¿Cómo olvidar las muertes que causaron y que se llenaban tanto que no se podía ni cerrar la puerta?

¿Quiénes desean su retorno? Seguramente son los mismos que le roban a los Metro Bus los dispositivos para romper las ventanas en caso de urgencia. Son aquellos que cruzan la calle debajo de un paso elevado peatonal o arriesgan su vida cruzando una autopista por no pagar un transporte seguro. Son los que pagan un dólar por un servicio alternativo, pero pegan el grito al cielo si se les aumenta 25 centavos para mejorar su medio de transporte. También encontramos a aquellos que tienen una agenda, como esa televisora que en forma alarmante anunció un supuesto retorno de los llamados “pavos” al Metro Bus, simplemente porque se asignó que algunas personas orientaran a los pasajeros en la terminal sobre el destino de los buses.

Lo triste de todo esto, mi estimado lector, es que no son pocos los que piden el regreso de los “diablos rojos”. Es parte de nuestra cultura. Son los mismos que en 1994, por su descontento con el panameñismo, le dieron nuevamente la presidencia al Partido Revolucionario Democrático (PRD); luego, en 1999, por su insatisfacción con el PRD, regresaron al panameñismo a la Presidencia; y así sucesivamente. ¿Cuándo será que pensaremos en ir hacia adelante?

Comentarios

Los comentarios son responsabilidad de cada autor que expresa libremente su opinión y no de Editorial por la Democracia, S.A.

Por si te lo perdiste

Última hora

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Directorio de Comercios

Loteria nacional

19 Nov 2017

Primer premio

8 0 5 6

CCAA

Serie: 13 Folio: 12

2o premio

9078

3er premio

3785

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Caricaturas

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código