INICIOS

Una faceta de Noriega: Belisario Herrera A.

Retrocediendo en el tiempo, recuerdo a Manuel Antonio Noriega cuando muy lejos estaba de imaginar las responsabilidades históricas que le depararía el destino. Corría la década de 1950, cuando ambos estudiábamos en el Instituto Nacional y un día él me manifestó que seguía algunas de las conferencias sobre capitalismo y socialismo que dictaba el ilustre jurista ya desaparecido, Dr. Demetrio A. Porras. Me preguntó si yo deseaba escuchar esas brillantes exposiciones, entonces le contesté que estaba de acuerdo, porque el tema me interesaba.

Fueron muchas las conferencias que escuché del Dr. Porras en compañía de mi condiscípulo, descubriendo que no estaban exentas en muchos aspectos de nuestra realidad sociológica, de la que se ocupaba ilustrando a todos sus asistentes.

Muy avanzado en el curso que dictaba el Dr. Porras en forma improvisada, no puedo precisar ahora por qué no continué asistiendo. Lo cierto es que Noriega siguió a su lado, no solo en las conferencias que dictaba, sino que militó, muy lealmente, junto al Dr. Porras e ingresó a las células juveniles de su partido, el Socialista. Por eso se le notó públicamente por largo tiempo como una figura muy íntima y leal al destacado sociólogo panameño.

Noriega y el suscrito nos perdimos de vista por algunos años. Y fui absorbido por el movimiento estudiantil lo que me costó la aplicación de medidas disciplinarias por parte de director del Nido de Águilas, ello sumado a que en diversas manifestaciones me enfrenté a las fuerzas represivas y, en consecuencia, fui sancionado con arrestos por parte de corregidores y jueces nocturnos, con penas que oscilaban en días o semanas. Por eso no pude graduarme, como mi amigo Noriega, en el Instituto Nacional. Continué mis estudios en otros colegios. Pero no deseo extenderme sobre las persecuciones que entonces sufrí por mi militancia estudiantil y política. Lo que quiero precisar es que no que fue sino hasta que Noriega regresó graduado de cadete del Perú, cuando accidentalmente nos encontramos y su trato fue igual de afable.

En el proceso revolucionario, liderado por el general Omar Torrijos, nos encontramos en la misma trinchera, sobre todo en sus inicios cuando yo residía, junto a mi familia, en San Miguelito. Entonces eran frecuentes los contactos no solo con Torrijos, sino con el general Noriega, en la marcha por la composición del nuevo distrito.

Debo concluir que los amigos se prueban en las buenas y en las malas, yo lo sigo siendo del general Noriega, quien a su retorno a nuestro país ha llegado detenido y padeciendo serios problemas de salud, como lo han podido certificar las autoridades respectivas.

Obligatoriamente, le tendrán que ser probados los cargos que se le imputen, pero soy del criterio, como abogado, que su casa será su última morada.

Comentarios

Los comentarios son responsabilidad de cada autor que expresa libremente su opinión y no de Editorial por la Democracia, S.A.

Por si te lo perdiste

Consumo de producción agrícola ¿Qué provincia es el reino del aguacate?

En Panamá, 92 productores cultivan 363 hectáreas de aguacate de las variedades ‘simmonds’, choquete, ‘booth’ y criollo.
Archivo

Última hora

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Directorio de Comercios

Loteria nacional

15 Nov 2017

Primer premio

4 7 2 9

BABB

Serie: 20 Folio: 11

2o premio

5026

3er premio

9314

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Caricaturas

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código